Así se prepara el transporte público de Moscú para el invierno ruso

Legion Media
El la capital rusa puede nevar mucho y hay múltiples heladas. ¿Cómo se adapta el transporte público a esta difíciles circunstancias?

La temporada de invierno para el transporte público en Rusia llega en octubre y dura hasta abril. Aunque todavía no hay nieve o incluso heladas, el metro, los autobuses y los tranvías se preparan para cualquier cambio en el clima. El duro invierno llega a menudo durante la noche. Y entonces las nevadas y ventiscas pueden perturbar seriamente el viaje al trabajo de millones de moscovitas. Sin embargo, debido a las condiciones meteorológicas ni una sola vez el tráfico en la capital no se ha detenido.

Las carreteras son cruciales

No se puede decir que haga mucho frío en Moscú, en comparación a otras partes del país. La temperatura media en invierno es de -10°C, mientras que las heladas de -30°C son bastante raras y no duran mucho. Aunque sí que puede haber a menudo fuertes nevadas que interrumpen el tráfico. En esos días se aconseja a los moscovitas que dejen sus coches en casa y que vayan en autobuses y metro para evitar los atascos (en muchas carreteras de la ciudad hay carriles especiales para el transporte público) y los accidentes de tráfico. Esto es particularmente importante cuando a una caída de nieve le sigue un período de clima templado y luego una ola de frío intenso, que da lugar a la formación de hielo negro en las carreteras, lo que es peligroso tanto para los peatones como para los vehículos.

En enero de 2019, cuando cayó en Moscú la mayor nevada de los últimos 70 años, en una autopista del sur de la ciudad unos 50 automóviles y camiones bloquearon la carretera durante varias horas tras una serie de accidentes menores. En ese momento, unas 14.000 unidades se ocuparon de liberar a la ciudad de la nieve y había alrededor de 32.000 personas limpiando la nieve y el hielo a mano.

Según la normativa vigente en Moscú, se da un plazo de tres días para cada 10 centímetros de nieve caída y se añade un día más por cada tres centímetros adicionales. Mientras nieva las calles deben ser despejadas continuamente con un equipo especial. La limpieza de la nieve comienza en cuanto comienza a caer. Las áreas prioritarias para la limpieza de nieve son las salidas del metro, las paradas de autobús y los aparcamientos. En las carreteras principales, la nieve debe ser retirada en 24 horas, como máximo.

Independientemente de la altura de la nieve acumulada, debe ser retirada en un plazo de dos días. Toda ella se lleva a lugares especiales para derretir la nieve. Hay alrededor de 200 de ellos en la ciudad. Los productos químicos antihielo también se utilizan en Moscú, así como en otras ciudades del norte.

Puertas dobles en el metro

A primera vista puede parecer que, como el cetro es subterráneo, es inmune al impacto del clima. Hay algo de verdad en esto. El metro es la forma más fiable de llegar a cualquier destino en la ciudad. Pero esto no significa que el clima que hace fuera no lo afecte.

En octubre, se instalan puertas secundarias en los vestíbulos de las estaciones para proteger a los pasajeros de las ráfagas directas de aire frío y se instalan cortinas de aire caliente en las entradas para mantener la temperatura en el interior. Los sistemas de aire acondicionado se comprueban en los trenes.

En los lugares donde los escalones conducen a los vestíbulos de las estaciones, se encienden los sistemas de calefacción para evitar el hielo. Y, por supuesto, durante las nevadas se presta especial atención a la eliminación de la nieve de las secciones del metro que están sobre el suelo.

No hay rutas de autobús a la playa

Los transportes terrestres se someten a una inspección técnica antes del comienzo de la temporada de invierno: se comprueban los sistemas de calefacción y los sellos de puertas y ventanas. La calefacción se enciende cuando en el exterior la temperatura cae por debajo de +5°C y, según la normativa, la temperatura en el interior debe ser de al menos +12°C. En los autobuses modernos el equipo de aire acondicionado se ajusta automáticamente: a temperaturas de +15°C a +21°C funciona en modo de ventilación y a temperaturas más altas en modo de refrigeración, de modo que la temperatura interior se mantiene constante en +21°C.

Los autobuses y los tranvías tienen un horario diferente en invierno y aumentan su frecuencia en relación al verano. No solo se debe al clima, sino también al final de la temporada de vacaciones. El número de pasajeros en las rutas hacia las escuelas y universidades aumenta significativamente. Pero los autobuses que llevan a los pasajeros a las playas de Moscú (existen) funcionan con menos frecuencia o desaparecen por completo hasta mayo.

Los autobuses de Moscú no tienen neumáticos de invierno, sino que usan los mismos neumáticos durante todas las estaciones del año.

LEE MÁS: ¿Cómo funciona el transporte público en Rusia cuando hace -50ºC?

La ley de derechos de autor de la Federación de Rusia prohíbe estrictamente copiar completa o parcialmente los materiales de Russia Beyond sin haber obtenido previamente permiso por escrito y sin incluir el link al texto original.

Más historias fascinantes en la página de Facebook de Russia Beyond.
Lee más

Esta página web utiliza cookies. Haz click aquí para más información.

Aceptar cookies