Te presentamos a la rusa creadora del movimiento ‘Las Tetas Grandes Importan’ (Fotos)

@tonyamilk
Antonina Davidova es una esteticista de Moscú, que estudia para ser farmacéutica. Le gusta escribir monólogos en su tiempo libre. A pesar de la cantidad de nuevos seguidores que tiene, todavía hay rusos que critican su meme “Las tetas grandes importan", acusándola de “usar los pechos para su autopromoción”.

“¡Empapémonos del espíritu de tolerancia, camaradas! ¡Respiremos profundamente el aire de igualdad! Aquellos que son diferentes de la norma común deben estar libres de opresión”. Este fue el título que Antonina eligió para su publicación de junio de 2020 “Las tetas grandes importan” en Instagram.

En 2013, Antonina se trasladó desde Ucrania a Moscú, donde se gana la vida recomendando y vendiendo cosméticos, así como realizando consultas digitales sobre alimentación saludable. También se ha inscrito en un curso a distancia en la Facultad de Farmacia de una escuela de medicina ucraniana, e incluso tiene tiempo para escribir sus propios monólogos cómicos.

La idea de publicar la foto (y el movimiento subsiguiente) le vino mientras discutía con sus amigos sobre movimiento Black Lives Matter surgido en los Estados Unidos.

“Llegamos a la conclusión de que toda persona con rasgos distintos a los de la mayoría (ya sea el color de la piel, la sexualidad o cualquier otro rasgo físico) siempre termina usándolos como criterio de valor social. De esta manera, mis ‘pronunciados activos biológicos’ son también una provocación para muchas personas. Mis amigos bromearon sobre mi conversión en la fundadora de un movimiento alternativo para los derechos de las mujeres genéticamente ‘dotada’s”. Y así es como ese post se vio materializado”, recuerda.

La idea original fue difundir el “movimiento” entre las audiencias rusoparlantes, sin intención de trazar paralelos o ironizar sobre los acontecimientos actuales que se estaban produciendo en los Estados Unidos. Sin embargo, la publicación tuvo sus primeras reacciones en webs extranjeras, incluyendo algunas famosas como 9GAG y Reddit.

“Ya en junio, noté un aumento en el interés en varios grupos satíricos y políticos de habla inglesa en Facebook y Twitter. Me recibieron con los brazos abiertos allí. Todo el mundo escribía cosas como: ‘Por fin, una protesta que puedo apoyar’”, recuerda Davidova.

Mujeres afro-americanas también se mostraron solidarias, comenta. Incluso volvieron a publicar su foto y etiquetaron a sus amigos para conseguir apoyo para el  “movimiento”.

Fue en agosto cuando el meme finalmente llegó a Rusia y fue entonces cuando comenzó la ola de negatividad y los comentarios críticos.

“En su mayoría, los usuarios de habla rusa me acusaron de autopromociionarme usando mis pechos, o de que estoy buscando un sugar daddy. Algunos me llamaron directamente “vaca”, o predijeron que mis pechos se caerían cuando fuera mayor, y finalmente, que mi ‘protesta es por nada’ y que nadie está violando mis derechos”, comenta la protagonista de nuestra historia.

A pesar del hecho de que el movimiento Tetas Grandes buscaba ser visto como un meme, muchas mujeres realmente sufren de la incomodidad física de tener pechos grandes, dice Antonina.

“La mayoría de las veces, cuando los hombres me ven con una camiseta normal, recibo silbidos y piropos, mientras que algunos tratan de coquetear conmigo, los transeúntes señalan con el dedo, a menudo diciendo cosas como '¡mira lo que tiene!' o '¡eso sí que son un par de melones!”. También las mujeres mayores emiten comentarios críticos como ‘¿No te da vergüenza salir a la calle con este aspecto, chica?’ Algunas personas que simplemente se ríen a carcajadas. Por eso siempre salgo con mis AirPods”, explica Antonina.

Debido a reacciones como esta, Antonina decidió usar vestidos anchos, mientras sus amigos bromeaban con que se había vuelto célibe. Hoy, la joven ha aprendido a usar ropa ajustada, pero incluso ahora, todavía se espera recibir comentarios groseros de la gente cuando anda por la calle.

Davidova trata de tomárselo todo con calma, pues cree que la mayoría de la gente simplemente piensa en estereotipos, raíz de sus actitudes desagradables que surgen contra ella. Al mismo tiempo, los rusos y los habitantes de los países vecinos de la CEI han conservado una considerable dosis de mentalidad soviética, algo que les obliga a sentir vergüenza y a avergonzar a los que destacan entre la multitud, cree ella.

Gracias a Dios, su sentido de la ironía siempre viene en su rescate.

“Hago la broma de que mi cuerpo es obra del diablo. En primer lugar, cualquier prenda de vestir que me ponga me va a quedar ajustado, es verdad. En segundo lugar, mira lo que le hace al sentido de tolerancia de la gente, especialmente en Internet. En realidad, incluso me siento algo afortunada [de haber nacido en nuestro tiempo], de haber nacido en la antigüedad podría haber sido tomada por bruja y quemada en la hoguera”, bromea.

LEE MÁS: Esta amazona rusa es capaz de romperte no solo el corazón sino también los huesos   

La ley de derechos de autor de la Federación de Rusia prohíbe estrictamente copiar completa o parcialmente los materiales de Russia Beyond sin haber obtenido previamente permiso por escrito y sin incluir el link al texto original.

Más historias fascinantes en la página de Facebook de Russia Beyond.
Lee más

Esta página web utiliza cookies. Haz click aquí para más información.

Aceptar cookies