6 récords establecidos por rusos durante el confinamiento

Mijaíl Shorov
Desde subir de manera virtual hasta la cima del monte Elbrús hasta la mayor cantidad de horas seguidas en streaming… estos rusos han decidido pasar el tiempo del confinamiento con un propósito.

1. Subir el monte Elbrús

Para el corredor de maratón Alexéi Lijarev, estar confinado no significa estar sentado en el  sofá todo el día. En abril usó la escalera de incendios de su edificio de nueve pisos para subir la altura equivalente al monte Elbrús (¡5.642 m!), la montaña más alta de Europa. Subió y bajó, desde el primero al noveno, 280 veces, lo que le llevó un total de 9 horas y 34 minutos, sin incluir las pausas para el almuerzo.

“Lo más difícil para mí en el aislamiento es aceptar la ausencia de actividad física y reprimir mi sed de aventura, y no voy a hacerlo”, admite en el vídeo en el que documenta su logro. 

2. 100 km alrededor de una cama

Otro corredor ruso, Dmitri Yakuhnyi, decidió probarse a sí mismo y corrió 100 km sin salir de su apartamento. Este deportistas se ha estado preparando durante los últimos nueve meses para el ultramaratón de 250 km más duro del mundo, el MDS (Marathon Des Sables), que se suponía que se celebraría en abril, pero debido al coronavirus se ha pospuesto hasta septiembre. 

Así que, para mantenerse en forma, a Dmitri se le ocurrió correr 100 km alrededor de su cama. Explica que su familia al principio pensó que era una broma, pero luego apoyaron la idea e incluso corrieron parte de la distancia. El maratón duró 10 horas con ocasionales transmisiones en vivo en Instagram. 

3. 50 km en una cinta de correr

Los corredores Iván Motorin e Iskander Yadgárov tampoco se quedaron de brazos cruzados. Actualizaron el récord mundial corriendo 50 km en una cinta de correr como parte del flashmob de #RunAtHome. Motorin completó la distancia en 2 horas 44 minutos y 18 segundos mientras que Yadgárov tardó 2 horas 45 minutos y 10 segundos. El récord es, sin embargo, no oficial y anteriormente pertenecía al corredor suizo Matthias Kyburz, cuyo resultado fue de 2 horas 56 minutos y 35 segundos.

4. Con los nudillos en una tabla con clavos

El atleta ruso de artes marciales Mijaíl Súrikov estableció un récord mundial al colocarse con los puños en una tabla con clavos y 10 kg sobre la espalda. El 13 de abril estuvo durante 2 minutos y 10 segundos y dedicó este logro a todos los médicos del mundo que luchan contra el coronavirus.

Por cierto, esto no fue todo. Unos días después, el 17 de abril, estableció otro récord al estar de pie durante 10 minutos y 30 segundos en una “postura de jinete” sosteniendo un peso de 10 kg. 

5. 12 récords en una semana

Karolina Chernij, una niña de 11 años de Ekaterimburgo, tampoco se quedó quieta. En un maratón que llamó “Clavos y pesos contra el virus y la pandemia”, la colegiala estableció 12 récords personales, desde levantar pesos mientras se paraba sobre los clavos hasta voltear neumáticos de 70 kg (150 veces en 20 minutos). “Es doloroso para mí pararme sobre los clavos, pero levantar pesas está bien. Tengo mucha fuerza”, dice, y añade que levantar pesas es más bien un hobby, ya que juega en un equipo de tenis universitario.

6. Streaming durante 108 horas

 

El gamer ruso, Dmitri “Pupsiso” Kashperuk, estableció un nuevo récord de retransmisión por WASD.TV. en 108 horas y 11 minutos. Estuvo jugando a “Escape from Tarkov” y “Last Oasis”, mientras participaba en una competición del streaming más largo.

De acuerdo con las reglas, no podía dejar su computadora durante más de 15 minutos, lo que significaba que no podía dormir bien. “Puse la alarma del reloj (durante 15 minutos), luego me levantaba y continuaba. Comí la comida que tenía en casa, a veces pedí comida rápida”, dice. “No tenía tiempo ni para ducharme. Mi familia me ayudó, así que me las arreglé para hacerlo e incluso estaba listo para seguir con el streaming.

Nuevo flashmob para la cuarentena: los rusos responden los mensajes abandonados.

La ley de derechos de autor de la Federación de Rusia prohíbe estrictamente copiar completa o parcialmente los materiales de Russia Beyond sin haber obtenido previamente permiso por escrito y sin incluir el link al texto original.

Más historias fascinantes en la página de Facebook de Russia Beyond.
Lee más

Esta página web utiliza cookies. Haz click aquí para más información.

Aceptar cookies