¿Qué compran los rusos de manera desesperada durante estos días? No es papel higiénico

anna_rodina
En muchos países ha desaparecido el papel higiénico de las estanterías, te contamos qué consideran estratégico los rusos.

Debido al coronavirus, muchos países han impuesto cuarentenas y la gente está guardando en casa muchos bienes para pasar el aislamiento. Aquellos que vivieron la escasez en la URSS y la terrible crisis económica de los años 90 están teniendo una sensación de déjà vu.

A diferencia de un creciente número de países europeos, Rusia no está en un cierre total y hya lugares abiertos, pero eso no ha impedido que se vacíen las estanterías de muchas tiendas. Según los portavoces de las cadenas de tiendas, simplemente no están logrando sacar productos de sus almacenes en respuesta al repentino aumento de la demanda, pero hasta ahora no está claro cuánto tiempo durarán este tipo de compras compulsivas. Entonces, ¿qué hay en el kit de supervivencia ruso para estos días?

Alforfón, el clásico que nunca falla 

(Moscovitas, ¿le llevo a alguien algo de trigo sarraceno? ¡Smolensk tiene de todo!)

En ningún lugar del mundo el trigo sarraceno es tan popular como en Rusia y los países postsoviéticos. En parte se debe a que el alforfón crece mejor en el duro clima ruso, es barato y tiene una larga vida útil. Pero también es rico en proteínas y no contiene gluten, en otras palabras, es un gran alimento.

(¡Vayamos a buscar un poco de trigo sarraceno!)

En caso alarma, lo primero que desaparece de las tiendas es el trigo sarraceno. Así ocurrió en la época soviética y en los años 90, y así es ahora, durante la epidemia del coronavirus.

La gente también compra arroz y pasta, pero no tanto. Por cierto, el trigo sarraceno verde (sin pulir) actualmente está de moda pero no es tan popular. Ocurre algo similar como con la pasta farfalle en Italia. Según los informes del país europeo, el tipo de pasta que no se vende bien en la actual ola de pánico en las compras es la penne lisce (penne liso).
Carne enlatada

No puede decirse que la carne enlatada tenga una gran demanda en Rusia en condiciones normales. La única excepción quizás sean los pescadores de cierta edad que la llevan consigo cuando van a pescar. Hay carne fresca en cualquier tienda o mercado y suele ser más barata que la enlatada. Parece que la carne ordinaria puede ser congelada y se conservará todo el tiempo que esté enlatada, pero no todo el mundo lo tiene tan claro. Actualmente incluso los jóvenes se están abasteciendo de carne enlatada.

El secreto es simple: se puede conservar alrededor de cinco años, e incluso más tiempo, sin nevera. Será muy útil en caso de que se corte el suministro de electricidad (y sabemos que esto puede pasar en tiempos de crisis).

Se está comprando tan frenéticamente como el trigo sarraceno.

La gente también conserva la carne en casa, y mete en frascos los platos de cerdo y ternera.

La sal y el azúcar, que se pueden conservar casi indefinidamente, también están desapareciendo de los estantes.

La fragancia del jabón

Muchos jóvenes rusos todavía encuentran en la casa de sus parientes más mayores jabón soviético, guardado en una caja. Sirve tanto para lavar la ropa como para las manos. Tiene un olor particular y es una auténtica arma de destrucción masiva contra bacterias y microorganismos.

Además del jabón, los rusos también están abasteciéndose de todo tipo de desinfectantes, desde limpiadores hasta lejía. Y con razón, al igual que en todos lados, no hay suficientes mascarillas y guantes para todos

¿Qué pasa con el papel higiénico?

En la sección rusa de internet es fácil encontrar chistes sobre cómo el papel higiénico nos puede salvar del coronavirus.

Bromas aparte, todo el mundo se llevó un par de paquetes extra, por si acaso.

Así se enfrentan con humor los rusos al coronavirus.

La ley de derechos de autor de la Federación de Rusia prohíbe estrictamente copiar completa o parcialmente los materiales de Russia Beyond sin haber obtenido previamente permiso por escrito y sin incluir el link al texto original.

Más historias fascinantes en la página de Facebook de Russia Beyond.
Lee más

Esta página web utiliza cookies. Haz click aquí para más información.

Aceptar cookies