‘Bábushkas’ cyberpunk: estas abuelitas no te pedirán ayuda para cruzar la calle

Eduard Nabiullin
Tras ver estas imágenes cambiará tu idea sobre estas indefensas mujeres…

¿Cuál es la imagen típica de una abuelita rusa? Seres adorables que hornean tartas, tejen calcetines y destilan ternura.

Pero, ¿y si tuvieran un lado oscuro? ¿Y si no fueran tan angelicales como parecen? El ilustrador moscovita Eduard Nabiullin ha descubierto otra parte de su naturaleza.

El personaje principal de esta serie cyberpunk es bábushka Petrovna. Asegúrate de que ella ni su dura compañera Kuzmínishna no se cuelan en una fila para hacer un “breve pregunta”.

¿Has oído hablar de los tratamientos caseros de las abuelas rusas? Muchas bábushkas creen ciegamente en ellos y en vez de pastillas se colocan hojas de col en los puntos doloridos y hacen todo tipo de remedios con hierbajos. Obviamente, no hay mejor cura para el resfriado que.... colocarse frascos de vidrio en la espalda, como si fueran ventosas. Otro remedio típico de la bábushka es que cualquier cosa se puede curar con orina.

Las bábushkas pasan por la burocracia como un cuchillo a través de la mantequilla y que se pongan a temblar los que están de servicio si se corta el agua.

Si tienen un problema con la seguridad social, nadie estará a salvo. El departamento al que van las bábushkas a por sus subsidios ha existido desde los tiempos de la Unión Soviética, por lo que están bien capacitados para el combate.

Los oficiales menores tratarán de defenderse pidiendo documentos adicionales o cerrando temprano para ir a almorzar, pero ¡nada quebranta el espíritu guerrero de una bábushka rusa!

¿Y qué te parece el guapo Arjipych? Y pensar lo mucho que ha tenido que soportar de las bábushkas ciberpunk...

Estas imágenes son divertidas, pero reflejan la mentalidad de muchos ancianos que crecieron en condiciones completamente diferentes a las nuestras.

¿Por qué necesitas poner una ‘bábushka’ rusa en tu vida? 

La ley de derechos de autor de la Federación de Rusia prohíbe estrictamente copiar completa o parcialmente los materiales de Russia Beyond sin haber obtenido previamente permiso por escrito y sin incluir el link al texto original.

Más historias fascinantes en la página de Facebook de Russia Beyond.
Lee más

Esta página web utiliza cookies. Haz click aquí para más información.

Aceptar cookies