Carne asada y tacones de aguja: aventura por las playas de Rusia

Getty Images
Prepara tu pollo a la parrilla, sácate una foto con ‘el sol entre las manos’ y prueba los dulces típicos.

¿Has ido a la playa en Rusia alguna vez? Te suena un poco raro, ¿no? En el país eslavo es habitual ver a gente haciendo asados en la playa, a las mujeres con tacones de aguja y a múltiples vendedores pululando entre la arena y la gente.

1. No puede faltar la barbacoa

El ocio al aire libre consume tanta energía que la gente comienza a comer nada más llegar a la playa. Suele haber gran cantidad de cafés y restaurantes, aunque mucha gente prefiere preparar su propia comida. Algunos llevan tartas y bebidas de casa, pero es habitual que los grupos de amigos organicen una barbacoa. Como ya sabes, preparar shashlik es una manera de relajarse para los rusos. No te sorprendas si tus amigos rusos van a la tienda antes de ir a la playa y compran carne, pan, verduras, frutas, bocadillos y refrescos. Parte de la comida se comerá como aperitivo antes del shashlik.

2. Trata de resistir ante los vendedores locales

Si planeabas pasar un rato a la sombra de una palmera leyendo un libro, tendrás que llevar unos buenos tapones para los oídos porque estos tipos pueden ser bastante ruidosos. A medida que van de un lado a otro, los vendedores gritan cosas como “maíz caliente”, “bebidas frías”, churchjela (el popular postre caucásico hecho a base de nueces glaseadas con jugo de uva dulce), “pasteles caseros” y demás. No encontrarás kioskos, sino solamente vendedores que se abren camino entre los veraneantes tendidos en la arena.

3. Una sesión de fotos memorables

No te sorprendas si ves a chicas maquilladas y con tacones de aguja en la playa. Lo de sacarse fotos junto al mar es una vieja tradición rusa. ¿Lo harías con unas algas en la cabeza? Suponemos que no. Las típicas fotos incluyen: “el sol entre las manos”, “retrato sobre una piedra” y “contemplando el horizonte”.

4. Nostalgia por la infancia soviética (aunque no la tuvieras)

¿Sabes cuál es el juego más popular en la playa? Te lo contamos aquí. Se trata del “balón pionero”, un  deporte infantil soviético basado en el voleibol. El juego al aire libre requiere contar con una red, una pelota y un grupo de personas alegres, generalmente entre cuatro y diez. La principal diferencia con el voleibol es que no es necesario golpear la pelota, solo hay que atraparla. A veces se puede ver gente jugando sin red.

5. Completa tu plan

Hay dos estrategias para obtener un bronceado “a la rusa”. Mientras algunas personas simplemente juegan al voleibol bajo el sol, hay otras que adoptan enfoques más científicos y calculan la dirección en la que se mueve el sol para así obtener la máxima exposición. La clave es no quedarse dormido, porque te puedes despertar como una langosta. Si te quemas, échate crema agria, confía en nosotros, es de gran ayuda. Según un chiste, las únicas personas que se queman la espalda son las solteras, porque no tienen a nadie que les frote la crema. Nos parece tan triste... A pesar de que todos conocemos los peligros de los rayos UV, los rusos no suelen usar crema solar durante los primeros días de sus vacaciones. Vaya a saber por qué.

6. Prueba hacer algo extremo

¿Estás cansado de comer y de ponerte moreno? En cada centro turístico ruso habrá la posibilidad de hacer alguna actividad extrema, desde la banana acuática o el esquí acuático hasta los castillos hinchables. Y cuando te sientas cansado de todo, ¿por qué no darse un masaje?

Se suele decir que los rusos son algo peculiares, aquí te presentamos diez cosas que entenderás solo si has nacido y vivido en el país eslavo.

La ley de derechos de autor de la Federación de Rusia prohíbe estrictamente copiar completa o parcialmente los materiales de Russia Beyond sin haber obtenido previamente permiso por escrito y sin incluir el link al texto original.

Más historias fascinantes en la página de Facebook de Russia Beyond.
Lea más

Esta página web utiliza cookies. Haz click aquí para más información.

Aceptar cookies