¿Por qué todo a todo el mundo le encanta el infame “flequillo de gángster ruso”?

Getty Images
Imagínate esta imagen: el pelo cubre la frente de un hombre, peinado con demasiada pulcritud con los cabellos agrupados en una fila precisa en una cabeza que de otra forma estaría lisa y afeitada. Todo el mundo que vive en Rusia ha visto este misterioso y horrible, pero popular peinado. Los extranjeros tuvieron suerte y se libraron…hasta que una serie de desfiles de moda en París (en ruso) fueron organizados no hace mucho por los famosos diseñadores rusos Gosha Rubchinski y Lotta Vólkova.

El mundo de la moda puede que ahora se pregunte qué hay detrás del “flequillo de gángste”, el peinado de los matones callejeros rusos de baja estofa.

La teoría del ejército

Las opiniones de los expertos sobre los orígenes del flequillo gangsterista varían. La teoría más extendida y plausible se remonta a los orígenes del ejército soviético y de las escuelas militares.

“Según el código militar, el pelo en las sienes y la nuca debe ser corto para que sea imposible agarrarlas con la mano, pero los cadetes querían tener el pelo más largo. Por lo tanto, lo dejaban crecer en las partes de la cabeza que el código militar no regulaba”, escribió (en ruso) un ex cadete, Antán Jramchenkov, en un foro de Internet.

Una ligera variación de esta historia afirma dice que el “flequillo del ejército” simbolizaba que su dueño era un soldado con más experiencia y posiblemente superior, en lugar de un nuevo recluta que estaría completamente afeitado.

“Más tarde, cuando abandonaron el ejército, muchas de estas personas se convirtieron en gópniks (lo que se traduce más o menos como ‘tipos duros de la calle’) y mantuvieron el peinado que ya habían hecho suyo”, explicó (en ruso) un usuario de Internet que se hacía llamar Zmei Gorinich en el mismo sitio web.

Volviendo a sus hogares, mientras se dispersaban por todo el país, los ex soldados de alto rango exportaron (sin saberlo) esta moda militar a las masas civiles.

Teoría cultural

Otra versión explica el origen del peculiar peinado a una subcultura única, que alcanzó su pico de popularidad en la Rusia post-soviética en los años 90, una época en la que las nuevas subculturas se extendieron rápidamente por toda la nación.

Los ‘verdaderos muchachos’, como se los conoce en Rusia, querían distanciarse de los punkis, roqueros, metaleros y otros grupos neformali (miembros de grupos sociales clandestinos), manteniendo sus cabezas bien afeitadas.

Un flequillo colgando de una cabeza rapada simbolizaba así una afiliación a un grupo sub-cultural particular que se caracterizaba por una actitud semi-criminal, masculina alfa hacia la vida mundana, en oposición a las aspiraciones idealistas de la juventud progresista pero algo femenina. Los propietarios orgullosos de los flequillos de gángster consideraban que era su deber sagrado intimidar a los progresistas menos aptos físicamente, culpando a los que llevaban un estilo de vida equivocado, extorsionándolos y amenazándolos física y emocionalmente.

Estado de ánimo

El legendario flequillo vivió un renacer mucho más tarde, como un meme de Internet, y uno puede encontrar los resultados más sorprendentes y ridículos googlando chelka gopnika (челка гопника, que se traduce aproximadamente como “flequillo de gángster”). La enorme cantidad de resultados va desde el vecino de al lado hasta estrellas como Jason Statham y Justin Timberlake.

Naturalmente, las fotos de las celebridades se alteran con Photoshop previamente, como diversión, pero los que llevan honorablemente el flequillo estrella lo hacen con profundo respeto a la tradición a pesar de su origen confuso. Este peinado no es una cuestión de broma, y (según muchos gopniks sinceramente creen) a las damas les encanta.

Si quieres vestir como un gópnik, pincha aquí.

Haz click aquí si quieres suscribirte a nuestros boletines semanales.

La ley de derechos de autor de la Federación de Rusia prohíbe estrictamente copiar completa o parcialmente los materiales de Russia Beyond sin haber obtenido previamente permiso por escrito y sin incluir el link al texto original.

Más historias fascinantes en la página de Facebook de Russia Beyond.
Lee más

Esta página web utiliza cookies. Haz click aquí para más información.

Aceptar cookies