Cómo sentirte como un mandamás en Rusia y conseguir de todo sin salir de tu habitación

Antón Novoderezhkin/Legion Media
¿Estás harto del sombrío clima invernal de Moscú y no quieres salir de casa? ¿No tienes fuerzas para realizar las tareas más básicas? Bueno, ahora puedes sentirte como uno de los clásicos aristócratas perezosos rusos de la literatura del siglo XIX, Iliá Oblómov. Sin tener que levantarte de la cama, puedes solicitar una amplia gama de servicios que satisfagan todos tus caprichos y necesidades. Adelante, ¡disfruta del Oblómov que llevas en tu interior!

1. Comida

Usa algunas de las muchas aplicaciones que permiten pedir comida de McDonalds y otros restaurantes de comida rápida. Puedes estar seguro de que nunca te morirás de hambre en Moscú. Entre los servicios más populares se encuentran Delivery Club, Foodfox y el popular Uber Eats. Además, puedes solicitar que un chef personal vaya a tu casa a cocinar.

2. Limpieza

¡Si este servicio hubiera existido cuando éramos jóvenes y nuestras madres nos obligaban a limpiar nuestras habitaciones! ¡Solo tienes que hacer un click, y un limpiador profesional llegará ese mismo día a tu casa y lo dejará  todo pulcro un precio asequible! La mayoría de los servicios, comoqlean.ru, envían personas elegidas al azar, pero si prefieres un trabajador específico, puedes solicitarlo de nuevo.

3. Marido por una hora

No, esto no es lo que piensas. ¿Necesitas poner algunos clavos en la pared o arreglar los muebles rotos? Estos chicos pueden ayudarte. Mientras que a algunas personas les puede resultar ofensivo llamar a una limpiadora, "esposa por una hora", estos obreros y artesanos no están hechos de cristal, por lo que no se ofenden con facilidad.

4. Bania sobre ruedas

¿Quieres divertirte un poco a la rusa? ¡Pide una bania! Con un solo click, una bania móvil te brindará energía y te atizará bien con escobas de abedul. Por cierto, puedes comprar una bania sobre ruedas y transportarla como si fuese un yate remolcado. ¿No es una solución perfecta?

5. Entretenimiento

Si vas a organizar una fiesta y ya has pedido comida y bebida, has invitado a tus amigos a través de las redes sociales y el apartamento está como si lo estuvieses estrenando (todo sin levantarte de la cama), entonces es hora de pensar cómo entretener a tus invitados. Puedes encargar todo tipo de juegos de mesa , solicitar un quiz (muy popular en los bares rusos), o encargar un cantante o una banda musical para tu fiesta, pero en este último caso prepárate para gastar mucho dinero en efectivo.

6. Gimnasio y yoga

Cuando terminen las fiestas y sientas que ya es hora de que levantarse de la cama, ¡ponte en forma! La tecnología moderna también puede ayudar. En tan solo un click, un entrenador personal y un profesor de yoga estarán en tu casa con todo el equipamiento necesario. Incluso podrás emplear uno de los nuevos trajes electroestimuladores, diseñados para sesiones de ejercicios de 10 a 20 minutos de duración. El efecto es como si realizaras una sesión de cardio durante una hora.

7. Imitando la buena vida

Todo esto te puede plantear un dilema digital: si estás en casa todo el rato, ¿cómo mostrarás a tus seguidores de Instagram que eres interesante, inteligente y genial? Bueno, simplemente solicita servicios de alquiler de utilería para sesiones fotográficas. Por ejemplo, pueden traerte unas flores impresionantes y sacarte una foto para que parezca que te las ha regalado tu pareja. También pueden llevarte a un perro caro de pura raza, para que lo abraces y obtengas una gran fotografía.

¿Te ha parecido raro que en Rusia se pueda acceder a este tipo de servicios? ¡Pues no te pierdas como los trabajadores de estas empresas encontraron sus empleos!

La ley de derechos de autor de la Federación de Rusia prohíbe estrictamente copiar completa o parcialmente los materiales de Russia Beyond sin haber obtenido previamente permiso por escrito y sin incluir el link al texto original.

Más historias fascinantes en la página de Facebook de Russia Beyond.
Lee más

Esta página web utiliza cookies. Haz click aquí para más información.

Aceptar cookies