Estos son los verdaderos amigos de Vladímir Putin

AP
Putin tiene muchos amigos y conocidos. Con algunos de ellos se va a pescar o conduce vehículos vintage. Entre sus amigos hay empresarios, gente con la que hace judo y viejos compañeros de trabajo. Presentamos algunas de las personas más cercanas al presidente ruso

Serguéi Rolduguin

Solista y director en el Teatro Mariinski, manager musical, filántropo y virtuoso de fama mundial procedente de San Petersburgo. Durante muchos años, “el mejor amigo de Putin” no era el más importante entre ellos. Rodulguin nunca ha tratado de esconder su larga amistad con el jefe del Estado ruso. La primera vez que apareció como el “mejor amigo de Putin” fue en abril de 2016, cuando ICIJ trató de vincularlo a una serie de compañías offshore con base en Panamá.

En la biografía de Putin, Primera persona (2000), Rolduguin explica cómo conoció al futuro presidente en 1977 y cómo “ha estado con él desde entonces”. En aquella época ambos tenían poco más de 25 años. Putin se acaba de graduar en leyes y estaba trabajando para el KGB, en la división de contrainteligencia. Rolduguin recuerda: “Volodia estudiaba con mi hermano. Vivía en otra ciudad y cuando vine a Leningrado, mi hermano me habló de Vovka. Es como un hermano para mí. Cuando no tenía donde ir, iba donde él, dormía y comía allí”. Rolduguin es el único amigo del presidente que se refiere a él utilizando diminutivos informales, tal y como señaló el diario Védomosti.

Juntos han luchado en peleas callejeras, han conducido un vehículo destartalado por la noche y llevaron juntos a Masha -la hija de Putin- del hospital cuando nació. Rolduguin es su padrino. En comparación con Putin, en aquella época estaba en una situación mucho más favorable. Se había graduado en el Conservatorio de Leningrado y se fue de gira a Jpaón. “Tenía más dinero que Vovka. Le traje souvenires de mis viajes, camisetas y otras cosas”.

Tijon Shevkunov

Desde hace más de 15 años, tanto los medios como algunos políticos afirman que este influyente obispo es el confesor de Putin, aunque el propio Tijon nunca lo ha confirmado (o denegado públicamente). El Kremlin tampoco lo ha hecho. Se dice que es un amigo muy cercano del presidente y que nadie lo conoce tanto. Aunque él dice “conozco a Vladímir Vladímirovich Putin solo un poco”.

Se cree que su amistad comenzó cuando la entonces mujer de Putin, Liudmila, casi muere en un accidente de tráfico en 1993. “Un día vino a nuestra iglesia porque nuestro monasterio está cerca de donde solía trabajar”, dice Tijon. Antes de conocer a Putin se le conocía como el “cura de Lubianka”. Y es que Putin no era el único creyente de la Iglesia ortodoxa rusa entre los miembros del KGB que iba a hablar con el religioso.

También se dice que Shevkunov tuvo una gran influencia sobre Putin. Algo que rechaza: “No soy la  eminencia gris de Richelieu y la persona capaz de influir en las decisiones de Putin, no existe”.

Por otro lado, Shevkunov es un graduado de la VGIK (una de las escuelas de cine más prestigiosas del país) y está rodando una crónica sobre el monasterio en el que también aparece él mismo. Escribe libros, incluyendo sus memorias, pero nunca ha mencionado al presidente.

Víktor Medvedchuk

A principios de la década del 200 parecía “un hombre de otro planeta”. En el libros de Mijaíl Zygar Todos los hombres del Kremlin. Dentro de la corte de Vladímir Putin, los asesores describen a Medvedchuk como un "europeo por los cuatro costados, completamente diferente al resto. Refinado, educado y muy eficiente". Actualmente, según el mismo libro, es una persona muy inaccesible y para llegar a él hay que pasar por una docena de asistentes y asesores.

Es bien conocida su amistad con Putin. Comenzó cuando Medvedchuk era el director de la administración del presidente ucraniano Leonid Kuchma (2002-2005). Putin es el padrino de la hija de Medvedchuk, y durante las visitas a Crimea se quedaba en su dacha, en un ámbito familiar. Según Putin Medvedchuk es un nacionalista ucraniano aunque al aludido no le gusta esa definición y prefiere que lo llamen patriota. “No es un secreto que su padre fue un activo miembro de la OUN (una organización de ultraderecha ucraniana), fue sentenciado por un tribunal soviético y pasó un tiempo en prisión y en el exilio, en el territorio de Krasnoyarsk, donde nació Medvedchuk”, dijo Putin, sin entrar en más valoraciones.

Medvedchuk ha sido un activo intermediario entre Moscú y Kiev, algo confirmado por el Kremlin. Según el libro de Zygar, durante la revolución naranja de 2004-2005, la única persona en Kiev en la que Putin confiaba era su amigo Víktor Medvedchuk.

Lázar Matvéiev y Serguéi Chémezov

También se dice que Putin solo confía realmente en la “gente de Dresde”, sus compañeros en la división de inteligencia en la ciudad alemana, donde Putin trabajó entre 1985 y 1990. Uno de estos “amigos de por vida” es Serguéi Chémezov, que actualmente dirige la enorme corporación estatal Rostec. Otro es el “mentor” de Putin, su jefe en aquella época, Lázar Matvéiev. Unos 30 años después siguen en contacto. Matvéiev ha cumplido 90 y Putin fue a visitarlo con Chémezov el día de su cumpleaños. Vive en un apartamento normal en el distrito moscovita de Zhulébino.

“¿Qué sentido tiene negar algo que ocurrió? De hecho trabajamos juntos en la República Democrática Alemana... Vivíamos en el mismo bloque, estábamos cerca los unos de los otros, tanto como compañeros como vecinos”, recuerda Chémezov. En aquella época ambos estaban casados y sus mujeres también eran amigas.

La ley de derechos de autor de la Federación de Rusia prohíbe estrictamente copiar completa o parcialmente los materiales de Russia Beyond sin haber obtenido previamente permiso por escrito y sin incluir el link al texto original.

Más historias fascinantes en la página de Facebook de Russia Beyond.
Lee más

Esta página web utiliza cookies. Haz click aquí para más información.

Aceptar cookies