Pasión por el cosplay: cómo un empresario de Moscú imita a personajes de Hollywood

El “cosplay" es más que un pasatiempo para Alexánder Kravéts. Transformarse en héroes de películas de Hollywood y personajes famosos es su pasión, y su creciente ejército de seguidores de Instagram demuestra que sus esfuerzos son están siendo recompensados.

Durante años, el empresario moscovita Alexánder Kravéts tuvo una cuenta típica de Instagram, pero de repente en 2015 se enamoró del cosplay (disfrazarse, para entendernos).

Su adicción por esta disciplina se hizo tan grande que ya no había espacio para fotos normales y cotidianas. Ahora, casi todas las fotos de Alexánder son imitaciones de héroes de programas de televisión, películas y videojuegos.

Alexánder llama a su arte, "cosplay sostenible", un cosplay minimalista que sólo requiere el uso de elementos que cualquier persona puede encontrar en casa: ollas, sartenes, secadores de pelo e incluso salchichas.

En su momento de cosplay más desafiante, Alexánder intentó imitar al Doctor Octopus de Spider-Man 2. Durante horas buscó la mejor manera de combinar pesas, una fregona, escalera y una aspiradora. ¡Todo con tal de conseguir una buena foto!

A Alexánder le gusta hacerse fotos en lugares inusuales. Una vez incluso se coló en una base militar rusa, evitando cuidadosamente las patrullas de vigilancia.

Algunos cosplayers de Moscú llaman a su actividad, “el hacer el tonto de toda la vida", pero parece Alexánder parece ser más que un simple hobby. Publica fotos 3-4 veces cada semana, y demuestra tener una pasión genuina por hacerlo.

La cuenta de Alexánder en Instagram cuenta con casi 50.000 seguidores, pero se niega a considerarse un blogger. Los seguidores le envían ideas a las que él da vida rápidamente.

Los animales domésticos figuran fuertemente en el cosplay de Alexánder, como los tigres...

... revienta pechos a lo “alien”...

... ¡e incluso un sombrero! 

La ley de derechos de autor de la Federación de Rusia prohíbe estrictamente copiar completa o parcialmente los materiales de Russia Beyond sin haber obtenido previamente permiso por escrito y sin incluir el link al texto original.

Lea más