Borrando tópicos: ¿cómo son realmente los empresarios rusos en el extranjero?

Getty Images

¿Cómo son realmente los negocios rusos a nivel internacional? A pesar de la fama que pueda haber, los datos muestran que lo más habitual son empresas y pequeñas empresas.

“Muchos rusos abren negocios en Europa. Los destinos más populares son Alemania, España, Italia y la República Checa”, explica a Russia Beyond, Pável Butenko, de la agencia de seguros INTOUCH de Moscú. Una gran parte de estos negocios los crean rusos que viven en el extranjero y suelen ser pequeñas y medianas empresas.

No resulta fácil abrir un negocio en Europa. Hay que cumplir con muchos requisitos, además, los impuestos son altos. Aunque merece la pena porque Europa garantiza un alto grado de seguridad para la propiedad privada y cuenta con un sistema más transparente a la hora de hacer negocios. “La apertura de un negocio en Europa quizá no siempre prometa grandes beneficios, en comparación con Rusia, pero se corren menos riesgos”, explica Butenko.

Desde 2015, cuando la crisis económica afectaba a Rusia, muchos empresarios han pensado seriamente en trasladar su negocio fuera del país. De hecho llegó a haber un foro espacial en Berlín para empresarios rusos que quisieran abrir su compañía en Europa.

En mayo el medio ruso RBC informaba de algunas compañías que se habían mudado a China, India y Europa porque era más fácil y más barato para ellos o porque habían recibido algún tipo de ayuda para introducirse en el mercado local. En ocasiones las condiciones de los mercados locales hacían que fuera más barato producir en el extranjero y después exportar a Rusia.

“Claro que nos gustaría exportar nuestros productos desde Rusia pero el problema es que resulta muy difícil encontrar apoyo aquí. En Europa un negocio se desarrollará más rápidamente y de manera más eficiente”, explica Evald Aliev, socio de Prodgreen, una compañía que produce comida dietética semi-acabada.

Pequeñas y medianas empresas

Los rusos que viven en el exterior suelen preferir hacer negocios en hostelería o turismo. Habitualmente suelen ser pequeños negocios y con un marcado acento ruso. Restaurantes de comida rusa, tiendas de comida, guías turísticos o servicios de traducción. Es posible encontrar este tipo de compañías no solo en Europa sino también en Asia, en países que son populares entre los turistas rusos. Konstantín Pináiev, que trabajó como consultor en Rusia, creó en 2013 su propio negocio de guías turísticas por Londres para rusoparlantes.

Otras compañías apelan a un público más amplio, de cualquier nacionalidad. Por ejemplo, en Londres y Nueva York es posible encontrar locales del popular café Ziferblat, que cobra por minutos, mientras que en Barcelona hay un local de aventuras organizado por una compañía rusa. El dueño comenta: “En Moscú es posible hacer todo en una noche si lo necesitas. En Barcelona es imposible. Por otro lado, resulta más fácil trabajar en España porque tiene claras y justas reglas para regular los negocios. En Rusia puedes escalar alto muy rápidamente pero también puedes perder todo igual de rápido. Aquí el desarrollo es lento y estable. El interés y la confianza de los clientes se va ganando de manera gradual”.

Encontrar socios

También hay proyectos de colaboración pero suelen ser de grandes empresas o de compañías de tecnología. “Todo lo relacionado con las altas tecnologías tiene un gran potencial para la colaboración con socios extranjeros”, dice Pável Sigal, vicepresidente de Opora Rossii, asociación de pequeñas y medianas empresas.

“Los inversores extranjeros pueden proporcionar una especialización valiosa en tecnología y atraer profesionales cualificados”, explica Signal a Russia Beyond. “Puede ser en todas las esferas, desde la venta al por menor hasta el comercio online”.

Uno de estos ejemplos en es Cloudike, una solución en forma de nube personal desarrollada por profesionales rusos de tecnologías de la información en 2013. Tras conseguir un millón de dólares para invertir de fondos coreanos en 2014 y hacerse con un socio en el país asiático, los desarrolladores consiguieron exportar su tecnología al extranjero. Implementaron diez grandes proyectos con grandes empresas, incluida Vodafone Turquía, la indonesia Indosat Ooredoo y el productor de aplicaciones profesionales turco Vestel. Actualmente trabajan en México, Turquía, Indonesia y Corea del Sur.  

Lea más:

Oportunidad de negocio: ¿cuánto cuesta abrir un restaurante en Moscú?

Soy extranjero, ¿cómo puedo abrir una granja en Rusia?

Se lanza en Rusia nueva empresa de e-comercio de 1 billón de dólares

Oportunidades de negocio en Rusia en tiempos de crisis

Las cinco personas más ricas de Rusia, según 'Forbes'