El precio que pagan las petroleras rusas por reducir las extracciones

Serán 300.000 barriles diarios menos, lo que supone una enorme suma.

Serán 300.000 barriles diarios menos, lo que supone una enorme suma.

Reuters
Las compañías petrolíferas rusas extraerán 300.000 barriles menos al día por el acuerdo acordado con la OPEP y otros países productores. El gobierno deberá convencer a las compañías privadas para que se unan al acuerdo.

Los países de la OPEP en su reunión del 30 de noviembre acordaron reducir en 1,2 millones de barriles diarios su extracción petrolera, mientras que los productores externos al bloque- entre los que se encuentran Rusia, Kazajistán, Azerbaiyán o México- se sumaron a esta iniciativa el 10 de diciembre y se comprometieron a disminuir su extracción en 558.000 barriles diarios.

La reducción empezará a realizarse a partir de enero próximo, el acuerdo se concertó para el primer semestre de 2017 previendo la posibilidad de prolongarlo.

En opinión del ministro de Energía, Alexander Novak, es la primera vez que tal cantidad de países participa en este tipo de acciones conjuntas. Según los datos de la agencia Bloomberg, la decisión de reducir los volúmenes de petróleo se ha convertido en el primer acuerdo de este tipo en los últimos 15 años entre la OPEP y los países que no forman parte del cártel. Sin embargo, será Rusia la que deba realizar la mayor reducción de extracción.

Anteriormente, a finales de noviembre, los países de la OPEP acordaron una reducción de la extracción de petróleo de 1,2 millones de barriles al día. De este modo, los productores de petróleo intentan conseguir un aumento de los precios de los hidrocarburos.

La clave del acuerdo

Los 11 países que no forman parte de la OPEP acordaron que a partir enero reducirán sus volúmenes de extracción de petróleo en 558.000 barriles diarios, siguiendo la reducción por parte de la OPEP. Según los datos de Bloomberg, Rusia reducirá la extracción en 300.000 barriles; México, en 100.000; Omán, en 40.000; Azerbaiyán, en 35.000; y el resto, en cantidades aún menores.

Según explicó el ministro Alexander Novak, las compañías rusas tomarán como referencia los niveles de octubre para proceder a la reducción. Las petrolíferas extraían diariamente unos 11,2 millones de barriles, lo que supune el máximo nivel de extracción en la historia de Rusia desde la disolución de la URSS en 1991. Los participantes en el encuentro acordaron crear un comité para supervisar el cumplimiento de las condiciones del acuerdo que contará con dos presidentes: uno Kuwait, en representación de los miembros de la OPEP, y de Rusia, como por parte del resto de países.

A diferencia de los países de Oriente Medio, en Rusia no hay monopolio estatal sobre la extracción de crudo. Por ello, el Estado tendrá que convencer a los principales operadores del sector, incluyendo a los productores privados. Hasta ahora no está del todo claro cómo se hará. “Se estudiará asignar cuotas a cada compañía”, según afirma el director de operaciones bursátiles de la compañía inversora Freedom Freelance, Gueorgui Vashchenko.

El mecanismo de reducción solo puede ser voluntario, explicó Alexander Novak a los periodistas. Según sus declaraciones, las petrolíferas rusas están dispuestas a reducir la extracción para conseguir la estabilización de los precios. En concreto, el presidente de la petrolífera privada más importante de Rusia, Lukoil, ya ha declarado que apoya la postura del Ministerio de Energía y que está dispuesto a unirse al cumplimiento de las obligaciones asumidas por el país, según informa la agencia TASS.

Pérdidas de las petrolíferas

Las compañías petrolíferas rusas deberán reducir sus extracciones en algo menos del 3% respecto al nivel actual, y la distribución del volumen entre los países no miembros de la OPEP está relacionado con la parte del mercado correspondiente a Rusia, según explica Iván Kapitónov, docente de la Escuela Superior de Administración Empresarial de la Academia de Economía Nacional y Servicio Civil.

En opinión de Kapitónov, la reducción será proporcional para todas las petrolíferas, lo cual beneficiará a las compañías con una extracción en aumento, incluyendo las filiales del gigante gasístico Gazprom Neft, o la recientemente privatizada Bashneft; sin embargo, resultarán perjudicadas las compañías con niveles de extracción en retroceso, en concreto Lukoil.

Según Georgi Vashchenko, Lukoil puede dejar de ingresar alrededor de 2.500 millones de dólares a causa de estas medidas. “La lógica del acuerdo es que el aumento del precio debe cubrir las pérdidas por la reducción de la extracción, que serán mayores que una simple reducción del volumen en un 3%. El aumento del precio hasta los 55 dólares por barril compensará las pérdidas de las compañías en el segundo trimestre de 2016”, afirma.

No se contemplan compensaciones oficiales por parte del Estado y las ganancias se lograrán mediante el aumento de los precios, y es que según Kapitónov resulta más ventajoso comerciar con una pequeña cantidad a un precio más alto, que a la inversa.

Todos los derechos reservados por Rossiyskaia Gazeta.