Por qué Rusia registra una deflación por primera vez en cinco años

Reuters
El motivo principal es la caída de los precios de los alimentos, especialmente los de las frutas y las verduras, aunque en el futuro los expertos esperan una reducción de la inflación en 2017 que alcanzará el 4 %, un récord absoluto en la historia reciente de Rusia.

A principios de agosto en Rusia se registró por primera vez en cinco años una deflación, es decir, una caída de los precios de los bienes de consumo. Esta caída la certifican los datos del departamento de estadísticas Rosstat.

De este modo, durante la primera semana de agosto los precios cayeron en un 0,1 %. La última vez que se observó una deflación en Rusia fue en septiembre de 2011. En contraste, en 2015 la inflación en el país ascendió al 12,9 %. “Para la economía rusa, la reducción de la inflación es una buena noticia. Si esto se mantiene, podríamos llevar rápidamente el nivel de inflación al objetivo del Banco Central del 4 % en 2017” — comenta el analista financiero de Finam Timur Nigmatullin.

Este es el objetivo que se puso el organismo regulador ruso a finales de 2014, cuando implementó el tipo de cambio flotante del rublo, provocando que este alcanzara la mitad de su valor respecto al euro y al dólar estadounidense.

Razones principales

Según los analistas, en 2016, como hace cinco años, la deflación tiene motivos estacionales. “Por lo general, durante el verano los precios de los alimentos se reducen, las verduras y las frutas se abaratan porque al mercado llega una nueva cosecha” — comenta el analista Andréi Kochetkov de Open Broker. Según este, debido a la temporada de vacaciones se reduce también la demanda de los servicios en las grandes ciudades. Las cadenas comerciales suelen organizar campañas de rebajas para atraer a los compradores durante los meses de mayor tranquilidad.

La caída de los precios tiene otras causas más profundas. En este sentido desempeña un papel importante la menguante demanda de consumo, comenta el analista de TeleTrade Mijaíl Poddubski. Según el experto, debido a la caída del PIB a los ciudadanos cada vez les cuesta más mantener su anterior volumen de gastos, ya que su nivel de ingresos también se ha reducido.

No obstante, a pesar de todas las restricciones, la deflación continuará siendo una noticia positiva para el mercado ruso. “Esto incrementará la confianza en la divisa nacional y debería tener un impacto positivo en la actividad económica” — comenta Dmitri Bedenkov, director del departamento analítico de Russ-Invest. El especialista asegura que la reducción de la inflación permitirá, en primer lugar, incrementar el poder adquisitivo de los consumidores y estabilizar el nivel de ingresos.

La inflación a un nivel del 4 %

La deflación registrada a principios de agosto demuestra que en 2017 Rusia podría alcanzar un nivel del 4 % de inflación por primera vez en su historia, comenta Dmitri Bedenkov. Según él, este efecto se ha conseguido en gran medida gracias a la implementación de una severa política crediticia y monetaria.

“Las tasas de interés en el mercado financiero superan el 10 %, lo cual limita el acceso al crédito de los actores económicos y actúa como factor de contención para reanudar el crecimiento” — comenta. Para la población esta es una buena noticia, ya que esto provocará el crecimiento de los ingresos disponibles reales y la reducción de las tasas de interés de los créditos, incluidos los hipotecarios, añade Timur Nigmatullin.

Según señala el antiguo vicepresidente del Banco Central y actual director del departamento de mercados de valores e ingeniería financiera de la Academia Rusa de Economía Nacional y Administración Pública, Konstantín Korischenko, para que la inflación llegue a un nivel del 4 % es necesario que los precios del petróleo suban o que se retiren las sanciones occidentales. “Lo más probable es que la inflación a finales de 2017 se reduzca hasta un 5,5-6 %” — comenta Mijaíl Poddubski. Según el experto, dado que la economía rusa depende en gran medida de la importación, el tipo de cambio del rublo ejercerá una gran influencia en ello. Cuanto más débil sea el tipo de cambio de la divisa rusa, más difícil será alcanzar los objetivos de inflación, añade.

Todos los derechos reservados por Rossíiskaia Gazeta.

Más historias fascinantes en la página de Facebook de Russia Beyond.

Esta página web utiliza cookies. Haz click aquí para más información.

Aceptar cookies