Aumenta el impago de los créditos

Reuters
En el último año el número de préstamos vencidos ha crecido en Rusia hasta niveles sin precedentes: los prestatarios encuentran cada vez más difícil saldar sus deudas debido a la caída de sus ingresos.

El porcentaje de impago en los créditos al consumo aumentó este año hasta un nivel récord del 11 %, según afirman los expertos del Instituto Gaidar, uno de los principales centros de investigación económica del país. El nivel más alto hasta el momento se había situado en el 9,1%. “Además, la proporción de pagos demorados ha pasado del 10 % al 20 %”, informa a RBTH Mijaíl Jromov, director del laboratorio de estudios financieros del Instituto Gaidar.

Según los expertos consultados por RBTH, la principal causa de la deuda es la caída de los ingresos.

“Esto lleva a los prestatarios a incumplir sus obligaciones bancarias”, afirma Alexéi Volkov, experto de la NBKI. La agencia de recopilación de datos Sequoia Credit Consolidation confirma estos datos. En el segundo trimestre de 2015, esta empresa realizó una encuesta a 3.000 prestatarios para averiguar las razones por las que habían dejado de pagar sus créditos. El 43 % de los encuestados se quejó del empeoramiento de su situación económica. “En 2014, la renta real disponible de la población disminuyó un 1 % a causa del empeoramiento de la situación macroeconómica; la previsión para este año es de -8 %. Como consecuencia de esto se gasta más dinero en artículos de primera necesidad y quedan menos recursos para pagar las deudas contraídas previamente”, explicó a RBTH la presidenta de Sequoia Credit Consolidation, Elena Dokuchaeva.

De acuerdo con los datos de la Oficina Nacional de Historial Crediticio (NBKI, por sus siglas en ruso) —el mayor historial crediticio del país—, actualmente los rusos deben más de 10 billones de rublos (unos 155.000 millones de dólares) en créditos bancarios al por menor. De esta suma, la morosidad asciende a cerca de 1 billón de rublos (unos 15.500 millones de dólares).

En este contexto, los bancos han empezado a conceder menos créditos. El volumen de créditos al consumo concedidos entre enero y octubre en comparación con el mismo periodo del año pasado se ha reducido un 35 % hasta los 51.800 millones de dólares.

Sin embargo, según Alexéi Volkov, hay un factor subjetivo que también desempeña un papel crucial en el impago de la deuda: la percepción errónea que tienen los propios prestatarios sobre sus posibilidades. “Para que esto no ocurra, hay que controlar el historial  crediticio personal, valorar las posibilidades reales de pago y acudir al crédito solo cuando sea imprescindible”, explica.

En comparación con otros países, Rusia no es un país muy endeudado. Por ejemplo, el volumen total de deuda privada es cinco veces inferior al de EE UU. Sin embargo, los prestatarios norteamericanos tienen más facilidad para devolver sus deudas, ya que los plazos son más largos y la tasa de interés es inferior. Así, según los datos de Rosstat, el Banco Central de Rusia y la Reserva Federal de EE UU, la carga de la deuda sobre la renta disponible de los rusos es del 11,1 %, mientras que en EE UU es del 9,9 %.

¿Quiere recibir la información más destacada sobre Rusia en su correo electrónico? Pincha en  y reciba cada viernes el material más interesante.

Todos los derechos reservados por Rossíiskaia Gazeta.

Más historias fascinantes en la página de Facebook de Russia Beyond.

Esta página web utiliza cookies. Haz click aquí para más información.

Aceptar cookies