¿Por qué varias regiones rusas se enfrentan a la amenaza de bancarrota?

Vladímir Putin junto a Serguéi Mitin, gobernador de la región de Nóvgorod, durante su encuentro en la residencia de Bochárov Ruchei en Sochi

Vladímir Putin junto a Serguéi Mitin, gobernador de la región de Nóvgorod, durante su encuentro en la residencia de Bochárov Ruchei en Sochi

La quiebra técnica de la región de Nóvgorod, la primera de una región desde la crisis de 2008, ha puesto encima de la mesa el problema de la deuda regional. Los analistas consultados creen que tras el aumento de los tipos de interés no han podido hacer frente a los gastos públicos.

Vladímir Putin junto a Serguéi Mitin, gobernador de la región de Nóvgorod, durante su encuentro en la residencia de Bochárov Ruchei en Sochi. Fuente: Mijaíl Metsel / TASS

Por primera vez desde la crisis de los años 2008-2009 una región rusa ha caído en una quiebra técnica. La región de Nóvgorod, a 600 kilómetros al noroeste de Moscú, no ha podido devolver a tiempo el crédito al segundo banco estatal de Rusia, VTB, de una cantidad de 1.680 millones de rublos (30,2 millones de dólares), según informa el periódico ruso RBC Daily citando datos de analistas de Standard & Poors.

Según el analista del holding inversor Finam, Timur Nigmatullin, de momento hay que hablar sólo de indicios de quiebra técnica en la región de Nóvgorod, ya que esta región consiguió liquidar la deuda al cabo de un mes, pero el problema de la crisis de la deuda en las regiones de Rusia es muy actual. Según los datos de Standard & Poor's, la situación puede repetirse en cualquier momento y sólo durante el año 2015  para refinanciar la deuda las regiones rusas tendrán que atraer al mercado hasta 900.000 millones de rublos (1.620 millones de dólares) y en tres años 4 billones (71.900 millones de dólares).

La analista de UFS IC Yulia Galon explica que los problemas financieros de las regiones son el resultado de la influencia de varios factores. En primer lugar, el agravamiento de la situación macroeconómica del país, que afectó negativamente a la actividad empresarial, castigó a los negocios y con ello se redujo drásticamente la entrada de ingresos en los presupuestos locales.

En segundo lugar, el incremento de las obligaciones sociales tras la aprobación de los decretos de mayo del presidente ruso. Se trata de un conjunto de documentos que se aprobaron en mayo del 2012, tras la investidura de Vladímir Putin a la presidencia de Rusia.

Según estos decretos, las autoridades regionales tienen que indexar regularmente los sueldos de médicos, maestros y trabajadores de la esfera estatal. “La financiación de los decretos se convierte prácticamente en imposible y no hay ninguna salida especial de esta situación que se ha creado. Al parecer, una parte de las regiones finalmente incurrirá en la suspensión de pagos, lo que en un futuro les dificultará enormemente la captación de financiación de la deuda”, explica Timur Nigmatullin.

Hasta el año 2012 la mayoría de presupuestos regionales se cuadraban sin déficit pero a partir del 2013 hubo un cambio brusco de tendencia, explica Yulia Galon. Según el balance del año pasado el presupuesto consolidado de las regiones de Rusia se ejecutó con un déficit de 447.600 millones de rublos (8.000 millones de dólares), dos veces más del valor esperado, con la particularidad de que en casi un tercera parte de la regiones el déficit superó el 15% de los ingresos del presupuesto del sujeto administrativo y sólo en 11 regiones hubo superávit.

Esta situación obligó a los sujetos de la federación a ampliar los préstamos, lo que produjo un incremento en el año 2014 de la deuda estatal de las regiones en un 20%. Con todo, el volumen mayor de deuda estatal lo tiene Moscú, la región de Moscú, que rodea la capital, y el territorio de Krasnodar, la región de Sochi olímpica.

Solución del problema

“En la situación actual, de una ralentización económica que todavía continuará, es poco probable que se pueda contar con una solución rápida e independiente a los problemas financieros regionales”, explica Yulia Galon. Según esta analista, en el contexto actual se podría estudiar la posibilidad de descentralizar los impuestos, lo que permitiría a las regiones ampliar las fuentes de ingresos.

Por otra parte, según explica el analista de IK Russ Invest, Semión Nemtsov, el único que puede cambiar la situación es el Banco Central, que es el que establece la tasa clave de interés, la tasa de crédito en la que se orientan los bancos privados. “El incremento brusco de la tasa clave de interés en diciembre del año pasado y su mantenimiento a un nivel alto durante un largo período de tiempo dificulta a muchos prestatarios, incluidas las regiones, la posibilidad de volver a pedir prestado a crédito”, explica este experto. 

¿Quiere recibir la información más destacada sobre Rusia en su correo electrónico? Suscríbase a nuestros boletines semanales y reciba cada viernes el material más interesante.

Todos los derechos reservados por Rossiyskaia Gazeta.