¿Puede Rusia ayudar a Grecia?

Fuente: Reuters

Fuente: Reuters

Según los expertos del mercado, uno de los países que puede ayudar a Grecia es Rusia, aunque según los expertos rusos, este escenario a duras penas sería posible: Rusia no tiene tanto que temer del default griego y, además, el país no tiene fondos suficientes como para cubrir la deuda griega.

“La desaceleración que vivió la economía rusa a finales de 2014 y principios de 2015 ha provocado en gran medida que Rusia se aislara de los mercados externos”, comenta Konstantín Korischenko, director adjunto del departamento de mercados de valores e ingeniería financiera de la facultad de Finanzas y Actividad Bancaria de la Academia Rusa de Economía Nacional y Administración Pública.

Según el experto, las consecuencias de un probable default griego y de la posible caída del mercado chino serán mucho menos perjudiciales para Rusia que para una abrumadora cantidad de las deudas del mercado occidental.

La deuda total de Grecia asciende a 320.000 millones de euros, o a un 177 % del PIB. De ellos, Grecia debe cerca de 56.000 millones de euros directamente a Alemania. “La economía de Grecia requiere reformas radicales y, hasta que los cambios en la economía de este país del sur de Europa no se hagan realidad, seguirá siendo necesario inyectar efectivo en el país”, comenta el analista principal de UFS IC, Alexéi Kozlov.

Según el experto, teniendo en cuenta el contexto exterior y la presión que sufre en estos momentos la economía rusa, este país no podrá ofrecer a Grecia el apoyo financiero suficiente. Sin embargo, cree que la cuestión del apoyo a Atenas no sólo tiene una naturaleza económica, sino también política.

En particular, el presidente del gobierno griego, Alexis Tsipras, acudió al Foro Económico Internacional de San Petersburgo de este año.  Por esta razón, Rusia podría ofrecer a Grecia un volumen menor de apoyo financiero: de 1.500 a 4.000 millones de euros, opina Alexéi Kozlov.

Sin embargo, según el experto, podría tratarse únicamente de créditos para proyectos concretos, y estos serán evidentemente insuficientes para Grecia, que en julio el país debe pagar otros 5.950 millones de euros.

Además, Antón Soroko, analista del holding de inversión Finam, explica que una posible ayuda a Grecia deterioraría todavía más las relaciones de Rusia con los países de la UE.

“Rusia no puede ir en contra de la opinión de los acreedores. Al fin y al cabo, Grecia forma parte de la UE, de modo que los problemas de la economía del país deben solucionarse dentro del bloque en primer lugar”, opina el experto. Según Soroko, el uso de ventajas económicas o la entrega de dinero a fondo perdido perjudicarían a Rusia. El Ministerio de Desarrollo Económico de Rusia ha anunciado que la caída del PIB ruso en mayo de 2015 se ha acelerado hasta un 4,9 % anual tras el 4,2 % en abril.  

Lasprincipalesconsecuencias

Según señala Konstantín Korischenko, el posible default de Grecia afectará a Rusia mucho menos que a otros países, aunque de todos modos podrán notarse las consecuencias.

“Para Rusia las consecuencias de este posible evento podrían ser menos perjudiciales que para Europa, aunque también se notarán”, comenta Korischenko. En primer lugar, según el experto, se producirá una “huida hacia la calidad”: la venta de deuda de los países emergentes y la compra de bonos de EE UU.

Esto provocará la caída del mercado de valores y, como consecuencia, una ralentización del proceso de operaciones de crédito. En segundo lugar, los acontecimientos en Grecia han coincidido con la caída del mercado de China, lo cual provocará una ola negativa en los mercados todavía mayor que la de Grecia.

Sin embargo, según Korischenko, tras la restructuración de la deuda griega para Rusia y otros posibles socios de Grecia será mucho más fácil desarrollar proyectos conjuntos sin temer que los créditos concedidos se destinen a cancelar antiguas deudas”, comenta Konstantín Korischenko.

Uno de estos proyectos será la construcción del Turkish Stream, un gasoducto desde Rusia al sur de Europa que pasará por el lecho del Mar Negro. Para llevar a cabo este proyecto, Rusia ya ha accedido a destinar a Grecia un crédito de 2.000 millones de euros.

¿Quiere recibir la información más destacada sobre Rusia en su correo electrónico? Suscríbase a nuestros boletines semanales y reciba cada viernes el material más interesante.

Todos los derechos reservados por Rossíiskaia Gazeta.

Más historias fascinantes en la página de Facebook de Russia Beyond.

Esta página web utiliza cookies. Haz click aquí para más información.

Aceptar cookies