Empresas extranjeras, dispuestas a abandonar Rusia a causa de las sanciones

En el primer trimestre el intercambio comercial con EE UU ha caído un 20%. Fuente: Valeri Matitsin / TASS

En el primer trimestre el intercambio comercial con EE UU ha caído un 20%. Fuente: Valeri Matitsin / TASS

Si la administración estadounidense y la UE mantienen o endurecen las sanciones, las empresas occidentales se verán obligadas a retirarse del mercado ruso, anunció en el Foro Económico Internacional de San Petersburgo el director de la compañía Boeing en Rusia y los países de la CEI, Serguéi Krávchenko. Sin embargo, la empresa Coca-Cola no está dispuesta a salir del mercado ruso bajo ninguna circunstancia, ya que se ve a sí misma como un jugador local más.

Los ministros de Exteriores de la Unión Europea (UE) aprobaron oficialmente ampliar hasta el 31 de enero de 2016 las sanciones económicas impuestas a Rusia por su papel en la crisis en el este de Ucrania, para que se cumpla el acuerdo de paz de Minsk para esa región. Este tipo de medidas restrictivas impuestas a Rusia en julio de 2014, que afectan a los mercados de capital, defensa, productos de uso dual y tecnologías sensibles, tenían una validez de un año y la UE debía decidir antes del fin de ese plazo si optaba por renovarlas o levantarlas, informa EFE.

Si la Administración de Obama y la UE mantienen o endurecen las sanciones, las empresas occidentales se verán obligadas a atenerse a ellas y retirarse del mercado ruso. Así lo anunció en el Foro Económico Internacional de San Petersburgo el director de la compañía Boeing en Rusia y los países de la CEI, Serguéi Krávchenko.

Según sus palabras, la compañía siempre sigue la ley al pie de la letra, y las sanciones no son otra cosa que un “paquete de leyes”. “No nos gustaría tener que hacerlo, porque generamos en Rusia cientos de miles de puestos de trabajo”, declaró. Mientras tanto, según otros representantes del sector empresarial, las negociaciones entre Rusia y EE UU siguen en el mismo punto.

Según el viceministro de Desarrollo Económico de Rusia, Oleg Fomichev, “la cooperación entre Rusia y EE UU empezó a colapsar solo en 2015, aunque en 2014 la dinámica fue mejor que durante el año anterior”.

Así, durante el primer trimestre de este año, la facturación de EE UU  mostró una caída del 20 %. “Esto refleja que los negocios que han aguantado durante un año, empiezan a dar señales de desgaste”, anunció Fomichev. Tal como señaló el director del grupo IBS (empresa desarrolladora de soluciones de TI), Anatoli Karachinski, “el sector de mercado dedicado a los productos de inteligencia continúa trabajando con los socios norteamericanos.

“El mundo es tan complicado desde el punto de vista tecnológico, que no se puede concentrar todo en un solo país. Por esta razón no hemos perdido ni un solo socio y continuamos trabajando con agentes como Boeing, IBM y Microsoft”, declaró. En palabras del vicepresidente del grupo Summa, William Shore, la cooperación entre empresas rusas y norteamericanas se da, generalmente, en el campo de la alta tecnología.

Según Zajar Smushkin (cuyo patrimonio asciende a 750 millones de dólares según Forbes), presidente del Consejo de directores del grupo Ilim —especializado en la exportación de maderas y celulosa—, la crisis ruso-americana tiene una base exclusivamente política.  “Debido a la devaluación del rublo, hemos aumentado repentinamente nuestra productividad y ha mejorado nuestra situación financiera; pero una compañía que genera beneficios pero no invierte representa una amenaza”, afirmó Smushkin.

El empresario asegura que si el enfriamiento de las relaciones se prolonga uno o dos años más, esta situación frenará las inversiones en Rusia.

Inversores estratégicos

“Los principales inversores occidentales en la economía rusa se sienten ya como en casa, es poco probable que se marchen”, anunció el vicepresidente de la compañía Coca-Cola, Clyde Tuggle.

“Si prestamos atención a los ingresos de la población y a las perspectivas de crecimiento del consumo interno, nuestra empresa no tiene un mercado mejor que el de Rusia, y las posibilidades de hoy aquí son las mismas que antes”, declaró. Según Tuggle, la compañía Coca-Cola posee en Rusia 12 fábricas, las cuales generan 100.000 puestos de trabajo en el mercado local.

“Cuando miro adelante, veo a Rusia como uno de nuestros principales mercados a pesar de las sanciones. No obstante, como inversores necesitamos que haya estabilidad económica, política y social, necesitamos transparencia y previsibilidad”, añadió Tuggle, quien, a continuación, formuló una petición al gobierno ruso: que el trato a Coca-Cola sea el mismo que el que se da a cualquier empresa rusa.

Lea más: ¿Por qué Rusia compra dólares para fortalecer el rublo?>>>

Todos los derechos reservados por Rossíiskaia Gazeta.

Más historias fascinantes en la página de Facebook de Russia Beyond.

Esta página web utiliza cookies. Haz click aquí para más información.

Aceptar cookies