Se acelera el ritmo de caída del PIB ruso

Fuente: Sergei Bobylev / TASS

Fuente: Sergei Bobylev / TASS

En marzo el PIB de Rusia descendió un 3,4% respecto al mismo mes del año anterior, según el Ministerio de Desarrollo Económico. Mientras que en febrero el descenso fue del 1,2%. La inflación y la caída del consumo son las principales causas. Los analistas creen que la situación se estabilizará a finales de año.

“La aceleración de la caída del PIB en Rusia en marzo está relacionada con el la presión de la inflación y con el alto precio de recursos crediticios”, dice Alexéi Kozlov, analista de UFS IC.

El pronóstico de inflación para este año es del 11,9% y la tasa del Banco Central, por la que se orientan los bancos privados, era del 12,5% a principios de mayo.  

Por su parte, según datos del Ministerio de Desarrollo Económico, los salarios reales siguen cayendo y en marzo ha llegado hasta el 9,3% en marzo. A causa de esta tendencia salarial, la población ha comenzado a ahorrar más. Según Rosstat, en el primer trimestre del 2015 los rusos destinaron el 78,1 %  de sus ingresos a los pagos de servicios, lo que supone un 4% menos que el año anterior. Al mismo tiempo, la compra de valores se ha duplicado.

Según algunos economistas la caída del PIB está relacionada con cuestiones del ciclo económico. “La recesión se parece a un agravamiento de la etapa final de un ciclo económico”, declara Antón Soroko, analista de Finam. Según explica, hay un estancamiento de los sectores de la economía real en un contexto de caída de los precios de petróleo. Al mismo tiempo, el crecimiento de los riesgos geopolíticos y la inestabilidad de los mercados financieros afectan a las inversiones de las empresas. Considera que aún es pronto para decir que la economía ha tocado fondo y que esta situación llegará no antes de la segunda mitad del 2015. 

Por su parte, Borís Pivovar, profesor de la Academia Rusa de la Economía Nacional y Administración Pública, cree que “la caída del PIB continuará, pero no de manera tan significativa. En primavera y verano desciende el consumo, sobre todo el de electrodomésticos y automóviles”. Además, en estos meses hay menos exportaciones de petróleo y gas y en las condiciones políticas actuales es poco probable esperar un auge de las ventas o los contratos.

Este experto cree que “la tendencia negativa cambiará en otoño e invierno, cuando surja de nuevo la cuestión de la exportación de gas, sobre todo a Ucrania”. Es más, en otoño y sobre todo en invierno aumentará el consumo. Pivovar pronostica una leve caída en el tercer trimestre y después un crecimiento del 0,5-1.5% para el cuarto trimestre.

Según Alexéi Kozlov, debido a la estabilización de la tasa de cambio del rublo, se reducirán las tendencias inflacionistas y también lo harán las tasas de interés, lo que quitará presión a la economía y contribuirá a enderezar la dinámica del PIB.

Lea más: ¿Hasta dónde seguirá reforzándose el rublo?>>>

Artículo basado en información de Védomosti y RBC Daily.

Todos los derechos reservados por Rossiyskaia Gazeta.