Rusia busca nuevos socios comerciales

Fuente: TASS / Yevgueni Kurskov

Fuente: TASS / Yevgueni Kurskov

El gobierno se centra en la región del Pacífico, incluyendo no solamente a Asia, sino también América Latina. Esta fue la conclusión que sacaron los participantes del reciente foro económico de Krasnoyarsk.

“Daremos buena acogida a todos los inversores, sin que tengan que competir para elegir sus socios”, dijo el vicepresidente del gobierno Arkadi Dvorkovich en el foro económico de Krasnoyarsk. Según explicó, los inversores chinos trabajan más activamente que los de otros países, ya que este país es el socio más grande de Rusia en la región de Asia- Pacífico. Al mismo tiempo, según Dvorkovich, Rusia aspira también a aumentar la cooperación y el comercio con los países latinoamericanos de la región de Asia-Pacífico.

Según Stanislav Voskresenski, viceministro ruso de Desarrollo Económico, “no existe ningún giro hacia Asia, pero sí se lleva a cabo un trabajo pragmático para promover los intereses rusos en la región de Asia-Pacífico, sin perjudicar a las relaciones con los socios tradicionales que son la UE y los EE UU”.

“Según evaluaciones del FMI, China representa la primera economía del mundo, mientras que los países de APEC (Asociación Cooperación Asia Pacífico) son la séptima. China, Japón y APEC suponen el 27% de la economía mundial mientras que Europa supone el 21%”, declaró el viceministro. Sin embargo, según explicó, solamente el 1% por ciento de todas las inversiones asiáticas se destina a Rusia.

“Es un hecho que en los países asiáticos se conoce bastante poco la economía rusa. Estamos dispuestos a prestar ayuda a los inversores extranjeros. Les ayudaremos a superar los obstáculos burocráticos y a resolver los problemas que surjan”, afirmó el político.

Por su parte, Rusia quiere redescubrir América Latina estimulada por las sanciones occidentales a través de un aumento del comercio, la transferencia de tecnología y la llegada de una nueva hornada de estudiantes a las universidades rusas.

"América Latina no es sólo México, Brasil y Argentina. Queremos llegar a otros países con equipos de alto valor tecnológico, como Ecuador o Bolivia", aseguró en diciembre Denís Mantúrov, ministro de Industria y Comercio de Rusia, informa EFE. El sector de la alimentación es uno de los más destacados. En este sentido destaca GRUMA, la empresa mexicana de producción alimenticia, anunció en diciembre que ha decidido desarrollar su producción en la región de Moscú, donde invertirá 50 millones de dólares.

Al mismo tiempo, mientras crece la participación asiática en la industria rusa, en el mercado financiero Europa y EE UU se mantienen como los socios tradicionales, ya que el euro y el dólar son monedas importantes para el sistema financiero de Rusia. Ekaterina Trofímova, consejera de Gazprombank, destacó esta idea. También dijo que en el futuro las empresas rusas están dispuestas a adoptar parcialmente el sistema de pagos en otras monedas, por ejemplo, en yuanes chinos. Sin embargo, el trueque entre rublos y yuanes aún no he tenido demanda, a pesar del cambio de rumbo de la política exterior rusa.

Según Arkadi Dvorkóvich, el gobierno ruso está dispuesto a cooperar con nuevos inversores en proyectos de materias primas, incluyendo la explotación de nuevos yacimientos. Sin embargo, no planea entregar el control de los proyectos estratégicos a socios extranjeros, ni siquiera a los más cercanos, lo que incluye a los chinos. “Estamos dispuestos a cooperar con China según principios prioritarios: 50/50 ó 49 contra 51. La parte china se da cuenta de que este tipo de cooperación es más cómoda para nosotros, y accede a llegar a compromisos”, explicó.

Según el Ministerio del Desarrollo Económico, hay otro ámbitos de creación de nuevos acuerdos de cooperación con empresas extranjeras. En particular, el grupo Olam, de Singapur, invirtió 258 millones de dólares en la producción de leche en la región de Penza (640 km al sureste de Moscú) y en la región de Tomsk (5.600 kilómetros al este) comenzaron los trabajos de la empresa ruso-china de transformación de madera, cuyo volumen total de inversiones fue de 244 millones de dólares. Los inversores tienen planeado incrementar la producción y crear más de 5.000 empleos. “Debemos luchar por cada plaza de trabajo que nos ayuda a diversificar la economía”, dijo Voskresenski. Sin embargo, según él, las empresas europeas continúan incrementando su presencia en Rusia. En particular, la empresa sueca IKEA anunció que planea invertir 2.000 millones de euros más en Rusia.

Lea más: China, Rusia e India piden un nuevo orden multipolar>>>

Todos los derechos reservados por Rossíiskaia Gazeta.

Más historias fascinantes en la página de Facebook de Russia Beyond.

Esta página web utiliza cookies. Haz click aquí para más información.

Aceptar cookies