Las autoridades rusas prevén un paro del 6% para finales del 2015

La tasa de desempleo es del 5,3% una de las más bajas del mundo, y no aumentará considerablemente a causa de la crisis . Fuente: TASS / Vladímir Smirnov

La tasa de desempleo es del 5,3% una de las más bajas del mundo, y no aumentará considerablemente a causa de la crisis . Fuente: TASS / Vladímir Smirnov

Este año el gobierno ruso destinará casi 52.000 millones de rublos (cerca de 780 millones de dólares) a la lucha contra el paro. Según datos oficiales, el porcentaje de parados sigue siendo en Rusia uno de los más bajos del mundo, cerca del 5,3%. La crisis podría provocar un aumento de esta cifra.

A finales de 2014, el gobierno ruso empezó a hacer un seguimiento semanal de la situación del mercado laboral. En el Ministerio de Economía pronostican un crecimiento de los desempleados en Rusia hasta alcanzar el 6 % a finales de 2015. Como referencia, durante la crisis de 2008-2009 el número de parados pasó en un año del 6,2% al 8,3%.

Según datos del Ministerio del Trabajo, del 21 al 28 de enero, la cantidad de personas sin empleo registradas oficialmente creció en un 3,4% y ascendió a 903.300 personas, esto es, en una semana perdieron su puesto de trabajo cerca de 30.000 trabajadores.

Además, el Ministerio incluyó en la lista de “los que presumiblemente serán despedidos” a 235.000 personas más. Mayormente se trata de trabajadores del sector del automóvil y de construcción de maquinaria, pero también de empleados en la manufactura de aparatos eléctricos, de materiales de construcción o productos alimentarios.

“Ahora, los mayores riesgos se observan en empresas cuya demanda de producción está cayendo o en aquellas que no tienen suficiente capital activo”, dice Vera Kónonova del Instituto de Investigaciones Estratégicas Complejas (IKSI, por sus siglas en ruso). Según la experta, estas empresas dependen mucho de la existencia de ayudas estatales.

El Ministerio de Trabajo espera una mayor cantidad de despidos en la región de Cheliábinsk, una región predominantemente industrial, situada a 1.800 kilómetros al este de Moscú. Hasta mayo de este año, se prevé que en esta región pierdan su empleo hasta el 82% de los trabajadores de la fábrica de tractores local, es decir, 6.100 personas.

A su vez, la fábrica Volvo, en la región de Kaluga, se prepara a reducir el 30% de su plantilla debido a la suspensión de la producción de camiones. No sólo son susceptibles de perder el empleo los obreros sino también los profesionales.  “En el grupo de riesgo se incluyen los expertos en marketing, los representantes de ventas, los juristas”, señala Alexander Poliakov, colaborador científico de la Academia Presidencial Rusa de Economía Nacional y Administración Pública (RPANEPA).

A su vez, el Ministerio de Comunicaciones pronostica la reducción del 15-20% de colaboradores en los medios de comunicación rusos debido a la caída de la publicidad y el encarecimiento de las imprentas.

Paro encubierto

En Rusia crece con gran celeridad el denominado paro encubierto, esto es, trabajadores que figuran como empleados, pero que trabajan a tiempo parcial. El número de estos empleados, según datos del Ministerio de Trabajo, ascendía al 12,8% en la última semana de enero.

“En Rusia hay muchas empresas vinculadas con el desarrollo de una ciudad [cuando todos los trabajadores de una ciudad o de una región trabajan en una única fábrica]. Y en tiempos de crisis, para evitar la escalada de tensión social, los empresarios prefieren no despedir a los empleados, sino reducirles la jornada laboral o enviar a sus empleados a unas vacaciones forzosas”, explica Vera Kónonova.

Según el profesor de la cátedra de trabajo y de política social de RPANEPA, Alexander Scherbakov, “en la mayoría de los casos, el trabajo en una empresa grande de estas características significa para la gente una suerte de asistencia social, por eso el despido se considera una medida extrema”. En conjunto, según datos en 2013, en Rusia había 342 ciudades cuya actividad económica principal estaba generada por una o varias empresas. En 142 de estas ciudades, la desocupación aumentó considerablemente respecto al promedio del país.

Sin embargo, según Alexander Poliakov, algunos factores suavizan el crecimiento del paro como, por ejemplo, la salida de migrantes de Rusia.  Según datos del Servicio de Migración de la Federación de Rusia, el número de extranjeros entrantes en el país disminuyó en enero de este año en un 70% en comparación con el periodo análogo del año pasado. “Si se produce una salida de trabajadores migrantes, podrían ocupar su lugar trabajadores desempleados o a tiempo parcial”, señala Alexander Scherbakov.

Lea más: Cómo los rusos se adaptan a la crisis económica>>>

Todos los derechos reservados por Rossíiskaia Gazeta.

Más historias fascinantes en la página de Facebook de Russia Beyond.

Esta página web utiliza cookies. Haz click aquí para más información.

Aceptar cookies