Los bajos precios del petróleo amenazan al PIB de Rusia

Si el barril se mantiene a 40 dólares la caída será del 5%. Fuente: Reuters

Si el barril se mantiene a 40 dólares la caída será del 5%. Fuente: Reuters

Durante el primer trimestre de 2015, el PIB de Rusia se reducirá en más de un 1%. Sin embargo, si los precios del petróleo se mantienen en el nivel de los 40 dólares por barril, en un año la economía de Rusia podría caer en un 5%, según los pronósticos del Ministerio de Desarrollo Económico.

Sólo durante la primera semana de 2015, el precio el petróleo cayó por debajo de los 50 dólares por barril, perdiendo más de un 11% de su valor y recuperando su índice mínimo de los últimos seis años. La caída de los precios se produjo tras las declaraciones de representantes de los Emiratos Árabes Unidos acerca de que la OPEP se negaba a reducir las cuotas de extracción. Como resultado, el 15 de enero de 2014 el precio del barril de petróleo Brent durante las subastas de la bolsa de futuros ICE de Londres cayó hasta los 47,65 dólares. 

La magnitud de la caída

En opinión de Alexander Prosviriakov, consultor sobre operaciones de tesorería y materias primas de PwC en Rusia, la magnitud de la caída de la economía rusa dependerá directamente de la dinámica de los precios del petróleo.

La parte principal de los ingresos del presupuesto de Rusia está compuesta por la venta de recursos energéticos, y el presupuesto para el año 2015 se calculó partiendo de unos precios del petróleo en el nivel de los 100 dólares por barril. Según las valoraciones de Alexéi Kozlov, analista principal de UFS IC, si los precios del petróleo se mantienen alrededor de los 50 dólares por barril a largo plazo, cabría esperar una caída de la economía rusa en un 5%.

“La dinámica del PIB en Rusia depende en gran medida del coste del petróleo, aunque este no es el único factor. También influye considerablemente el tipo de cambio de las divisas, el nivel de la carga fiscal y el flujo de capitales”, añade el profesor de la facultad de finanzas y actividad bancaria de la Academia Rusa de Economía Nacional y Administración Pública, Serguéi Jestánov.

Otro factor importante, según el experto, es la influencia de las sanciones, así como la probable reducción de la calificación de Rusia y muchas empresas rusas en los rankings internacionales. Como resultado, opina Jestánov, en 2015 podría esperarse una caída del PIB de un 5,8%. “La caída de los precios del petróleo se compensará en parte por la devaluación del rublo”, añade este. 

Una nueva situación

Para los expertos rusos consultados, la economía rusa se topó con una crisis similar durante los años 2008-2009, cuando el precio del petróleo cayó desde los 120 dólares hasta los 40 dólares por barril, aunque en aquel momento la situación económica y política del país era distinta. “Nuestro país no sufría unas duras sanciones económicas, además, en la actualidad el mercado está sobresaturado de petróleo”, comenta Danil Kírikov, socio del grupo de compañías vvCube.

Según Serguéi Jestánov, la dependencia de la economía rusa de los precios del petróleo ha aumentado como consecuencia del llamado “mal holandés”: el dominio de la exportación de materias primas ha provocado que los demás sectores de la economía se vuelvan prácticamente incompetentes. “El proceso de degradación de los sectores no relacionados con las materias primas comenzó a principios de la década de los años 2000 y fue progresando con el tiempo. Por esta razón, la dependencia de la economía rusa de los precios del petróleo creció”, comenta Jestánov.

Para el analista del holding de inversión Finam Antón Sorokó, la actual reducción de los precios del petróleo se produce en el marco del crecimiento de la producción de combustible en EE UU debido a un boom de la extracción en los yacimientos de esquisto, así como en el contexto de una desaceleración del ritmo de consumo de este recurso energético.

“De todos modos, la economía mundial no crece a un ritmo similar al del año 2009, cuando los inversores tenían grandes esperanzas”, comenta el experto. En particular, el aumento de la demanda por parte de China no cubre el nuevo potencial de extracción en EE UU. “En los años 2008-2009 la economía nacional contaba con una adecuada actividad de inversión, especialmente por parte de inversores no residentes. Ahora, en el país prácticamente no queda dinero externo, de modo que la caída del petróleo influye todavía más en el tipo de cambio del rublo”, añade Antón Sorokó.

En palabras de Alexéi Kozlov, la dependencia de la economía de Rusia del coste de los hidrocarburos es considerable, aunque, a diferencia de la situación de los años 2008-2009, actualmente existen factores adicionales, como la presión de las sanciones, el crecimiento de la inflación, el incremento de los riesgos geopolíticos y unas expectativas poco optimistas.

Lea más: Cómo los rusos se adaptan a la crisis económica>>>

Todos los derechos reservados por Rossíiskaia Gazeta.

Más historias fascinantes en la página de Facebook de Russia Beyond.

Esta página web utiliza cookies. Haz click aquí para más información.

Aceptar cookies