Empresas rusas que resisten en el mercado ucraniano

La empresa rusa Transneft ha perdido el control de un oleoducto de 1.400 km de longitud. Fuente: TASS

La empresa rusa Transneft ha perdido el control de un oleoducto de 1.400 km de longitud. Fuente: TASS

Un Tribunal ucraniano ha decidido nacionalizar los oleoductos del operador ruso Transneft, de 1.400 km de longitud, que atraviesan el territorio del país. Sobre el trasfondo de este conflicto se ha recrudecido la discusión en torno al suministro de carbón ruso a Ucrania. Los expertos rusos opinan que Ucrania seguirá dependiendo energéticamente de Rusia.

El Tribunal de Arbitraje Económico de Róvnensk ha tomado la decisión de nacionalizar los oleductos del operador ruso Transneft que atraviesan Ucrania, informa la agencia rusa Interfax. Se trata de los tramos de 1.400 km de longitud que, desde Rusia, suministran gasóleo a Hungría y el mercado interno de Ucrania.

“Es una discusión entre nuestros países que viene de lejos y en la que subyacen puntos de vista diferentes sobre la política de explotación de las tuberías que se mantuvo tras la caída de la URSS, y una serie de aspectos legales en las relaciones entre los dos países que no se han regulado”, dice Dmitri Baránov, destacado experto de Finam Management. Según él, “es una discusión económica, por lo que hay que resolverla desde las posiciones económicas”.

Sin embargo, esta cuestión dista de ser la única disputa económica entre Ucrania y Rusia. Concretamente, en el trasfondo de este conflicto, se ha recrudecido la discusión en torno al suministro de carbón ruso a Ucrania.

De acuerdo con un comunicado de la Fiscalía General de Ucrania, Transneft construyó ilegalmente, a través de una empresa filial, los tramos de las tuberías que transportan derivados del petróleo.

Además, en marzo de 2011 el Tribunal de Arbitraje Económico de la región de Róvnensk reconoció el derecho de Ucrania sobre estos oleoductos, pero posteriormente la siguiente instancia judicial impugnó la resolución, con lo que Transneft consiguió retomar el control de los oleoductos.

Aun así, después de que empezara la crisis de Ucrania, la empresa rusa empezó a reducir el volumen de suministros.  Según los datos de Transneft, el suministro de gasóleo a Hungría a través del territorio ucraniano se redujo a la mitad, y, a la propia Ucrania, aproximadamente en diez veces.

“Por lo que sabemos, aún no se ha recurrido a todas las instancias judiciales y el proceso puede prolongarse, es decir, que la empresa rusa aún puede recuperar esos activos”, dice Dmitri Baránov.

Los representantes de Transneft ya habían calificado de ilegal la decisión de la parte ucraniana. De acuerdo con la declaración oficial de la empresa, la sentencia judicial será recurrida ante la siguiente instancia.

Con todo, según los datos de la sociedad de inversiones Finam, la decisión de las autoridades ucranianas no ha tenido repercusión alguna sobre el valor de las acciones de Transneft. Concretamente, el 28 de noviembre en la Bolsa de Moscú las acciones de la empresa se encontraban entre las que más crecían, con un incremento del 6,43%.

Además, en declaraciones al canal de televisión Rossiya, Vladímir Chízhov, representante permanente de Rusia ante la UE, afirmó que Transneft tiene opciones de recurrir con éxito ante las instancias internacionales la decisión de Ucrania de nacionalizar el oleoducto que pertenece a la empresa.

Polémica en torno al carbón

Últimamente, el conflicto en torno a los oleoductos de Transneft no es el único caso en que chocan los intereses de las empresas rusas y ucranianas. A finales de noviembre las autoridades ucranianas, remitiéndose a los datos de la empresa energética DTEK, perteneciente al oligarca ucraniano Renat Ajmétov, y de la empresa estatal Tsentrenergo, anunciaron que a partir del 22 de noviembre habían dejado de recibir el carbón ruso que debe cubrir las necesidades energéticas del país.

No fue hasta el 1 de diciembre cuando el ministro ucraniano de Energía e Industrias del Carbón, Yuri Prodan, declaró a la agencia TASS que Rusia había reanudado parcialmente el suministro de carbón energético a Ucrania.

A mediados de noviembre las autoridades ucranianas admitieron que, durante los meses de invierno, el país depende del carbón energético ruso. Esto sucedió después de que el suministro de carbón procedente de Sudáfrica quedara en suspenso debido a su elevado precio. Se estima que el déficit de carbón energético en Ucrania es de un millón de toneladas al mes.

“La situación del suministro de carbón se ha embrollado tanto que resulta imposible sacar conclusiones unívocas”, dice Dmitri Baránov. Además, según datos del periódico ruso Kommersant, las empresas energéticas ucranianas siguen negociando la compra de carbón en las repúblicas no reconocidas de Donetsk y Lugansk.

Ucrania chocó con el déficit de recursos energéticos cuando Rusia cesó el suministro de gas el 16 de junio y muchas minas del Donbass paralizaron su actividad debido al conflicto bélico. Solo después de que a finales de octubre la parte ucraniana llegara a un acuerdo con la rusa Gazprom para liquidar parte de su deuda, surgió la posibilidad de realizar nuevas compras de gas.

Lea más: Rusia obliga a la UE a depender de Turquía>>>

Todos los derechos reservados por Rossiyskaia Gazeta.