La reacción de los rusos a la caída del rublo

Fuente: Serguéi Kuznetsov / Ria Novosti

Fuente: Serguéi Kuznetsov / Ria Novosti

La caída del tipo de cambio del rublo conlleva una reducción del poder adquisitivo de la población, según los pronósticos del Ministerio de Desarrollo Económico ruso. Además, la tasa de pobreza alcanzará su punto máximo durante los últimos cuatro años. Según las encuestas de opinión pública, los ciudadanos rusos cada vez gastan más dinero en comida y prefieren viajar dentro del país.

La caída del tipo de cambio del rublo conllevará una reducción del poder adquisitivo de la población, según informa el Ministerio de Desarrollo Económico de la Federación Rusa. Durante los últimos dos meses, el rublo ha caído en un 50% respecto al dólar y el euro. Como resultado, según el ministerio, el número de personas que se encuentran por debajo del umbral de la pobreza alcanzará sus cotas máximas durante los últimos cuatro años y ascenderá a un 11,7%.

“En el contexto de una debilitación del rublo muchas personas intentan protegerse de la devaluación de la divisa comprando productos de alto coste y larga duración, sobre todo si estos productos no tienen una alternativa de fabricación rusa. En este sentido, se observa un crecimiento de la actividad adquisitiva”, - comenta Alexéi Kozlov, analista principal de UFS IC. Sin embargo, según el experto, este es un fenómeno de corta duración y la caída del rublo conlleva posteriormente una serie de consecuencias, como el aumento de la inflación, el estrechamiento del mercado de consumo y el aumento del coste de los créditos, lo cual a su vez provoca una desaceleración del crecimiento económico. De hecho, según las encuestas, los ciudadanos rusos ya han comenzado a gastar cada vez más dinero en comida y prefieren viajar dentro del país.

Primeras consecuencias

“El sector del consumo sigue encontrándose bajo una fuerte presión y el nivel de vida se reduce. Los consumidores reducen sus gastos en compras más importantes, como viviendas, automóviles, así como en productos y servicios no esenciales”, - comenta el analista de Finam Management Maksim Kliaguin.

Según el experto, en septiembre se registró por primera vez desde la crisis de 2008-2009 una reducción de los salarios de un 1% anual. Además, durante el primer semestre, según datos del servicio federal de estadísticas Rosstat, el crecimiento de la venta minorista total en Rusia se ha desacelerado en sus precios comparables de un 3,9% hasta un 2,7%. A finales del año el crecimiento alcanzará su mínimo durante los últimos cinco años, asegura Kliaguin.

En este contexto aumentan también los atrasos en los créditos de la población. Según información publicada por el Banco Central el 3 de diciembre, el día 1 de diciembre de 2014 la proporción de los créditos otorgados a ciudadanos y personas físicas no residentes con atrasos de más de 90 días ascendía a un 7,9%. Un índice análogo se registró en 1 de febrero de 2011.

Según el comunicado oficial del Banco Central, el crecimiento de los atrasos en las deudas se debe al agravamiento de la situación económica de la población, y entre las causas más frecuentes destacan los retrasos en el pago de los salarios, la reducción de los ingresos y la pérdida del puesto de trabajo. La mayoría de los créditos están denominados en rublos. Según la agencia Fitch, a finales de septiembre en Rusia un 17% de todos los créditos otorgados por los bancos estaban denominados en divisas extranjeras, y la mayoría de ellos eran créditos corporativos.

La preocupación crece

A pesar de la caída del tipo de cambio del rublo y de la subida del descontento, la población mantiene sus ahorros en rublos. Según una investigación del Centro Ruso de Estudio de la Opinión Pública, dos tercios de la población sigue de cerca los tipos de cambio de las divisas (un 65%) y más de la mitad de los rusos (un 53%) se muestran preocupados por la caída del rublo. Sin embargo, únicamente un 7% de los rusos han cambiado rublos por divisas durante los últimos dos meses.

Según otro instituto de estadística, el Centro Levada, un 80% de los participantes en su última encuesta señalan que los precios están subiendo y el nivel de vida está bajando. Según los encuestados, las principales causas de la situación económica son la caída de los precios del petróleo (según un 45%), las sanciones de Occidente contra Rusia (33%) y la anexión de Crimea (30%).

Según señala en su investigación la compañía Romir, el número de ciudadanos que han comenzado a ahorrar y han dejado de comprar algunos productos de alimentación se ha incrementado de un 8 a un 20%. De hecho, uno de cada tres hogares se ha visto obligado a redistribuir el presupuesto familiar a favor de las compras de comida y productos de primera necesidad. Según los pronósticos de VTB Capital, el número de gastos en comida del presupuesto de los rusos podría aumentar de un 31 a un 40%.

Según Dmitri Bedenkov, director de la sección analítica de Russ Invest, “la confianza en la divisa nacional es un importante componente del proceso de inversión, que estabiliza la economía y garantiza un ciclo normal de producción y un funcionamiento correcto de los mecanismos del mercado”. En particular, según la Agencia Federal de Turismo, el número de rusos que viajan por el país debido a la subida del dólar y a las sanciones se ha incrementado ya en un 30%.

Lea más: La economía rusa se ahoga en petróleo y sanciones>>>