Las discrepancias entre los BRICS y el G7 marcan la cumbre del G20

Las economías emergentes ofrecen una alternativa al FMI. Fuente: Ria Novosti / Alekséi Druzhinin

Las economías emergentes ofrecen una alternativa al FMI. Fuente: Ria Novosti / Alekséi Druzhinin

Tras llegar a la cumbre del G20, el presidente de Rusia Vladímir Putin, mantuvo cordiales encuentros de los líderes de los BRICS (Brasil, Rusia, la India, China y Sudáfrica), al contrario de las críticas que vertieron los mandatarios occidentales. El presidente ruso encontró en el seno de los BRICS apoyo con respecto a las sanciones. Además, los miembros del grupo volvieron a insistir en las reformas que necesitan las instituciones financieras globales como el FMI.

Según anunció Yuri Ushakov, asesor del presidente ruso, los dirigentes de los BRICS sugirieron en el encuentro mantenido el pasado 15 de noviembre que las sanciones impuestas por Occidente a Rusia son ilegales. “Todos ellos declararon que las sanciones son ilegales, ya que violan la Carta de las Naciones Unidas y dificultan la recuperación económica”, señaló Ushakov.

“En Brisbane, Putin ha sido objeto de varias puntadas: desde su recepción en el aeropuerto por funcionarios de menor rango, hasta las duras declaraciones del primer ministro canadiense Stephen Harper. Solo los socios del grupo BRICS trataron al presidente ruso con consideración”, señaló el presidente del Centro de Ingeniería Política, Igor Bunin.

No obstante, el tema más consultado en la cumbre ha sido la reforma del FMI y el desarrollo de otras instituciones financieras. El comunicado de prensa publicado después del encuentro señala también que los líderes de los BRICS expresaron su decepción por el incumplimiento de las reformas del Fondo Monetario Internacional y propusieron discutir los pasos a seguir si EE UU no valida la decisión de revisar las cuotas hasta finales de 2014. 

El G20 se divide

Hace ya tiempo que se percibe una división entre los BRICS y el FMI. En la cumbre del G20 celebrada en San Petersburgo en septiembre de 2013, los dirigentes de los países emergentes expresaron su deseo de que el FMI finalizara su decimoquinta revisión de las cuotas —que debía fijar un aumento de la participación de los miembros del ‘quinteto’ en el capital del Fondo Monetario Internacional— para enero de 2014.

Tras la revisión, China aportaría la tercera mayor cuota después EE UU y Japón, mientras que la India ocuparía el octavo puesto y Brasil el décimo. Esto implica una reducción de la participación de los Estados Unidos en la organización internacional, motivo por el cual su Congreso aún no ha dado el visto bueno a la revisión de las cuotas.

Dadas las circunstancias, los dirigentes de los BRICS han declarado que una demora excesiva en la validación de las reformas contradice el compromiso conjunto de los líderes del G20 aprobado en 2009.

“El encuentro de los BRICS en Brisbane ha confirmado que dentro del G20 existe un G7, que representa a Occidente, y un G5, formado por los BRICS. De modo que el trabajo desarrollado en esta cumbre ha rondado en torno a las discusiones entre Occidente y los BRICS, sobre todo en temas relacionados con la reforma de la arquitectura financiera internacional”, declaró a RBTH Vladímir Davídov, vicepresidente del consejo de investigación del Comité Nacional de Investigación de los BRICS y director del Instituto de América Latina de la Academia de las Ciencias rusa. “EE UU —en su línea habitual de unipolaridad— está saboteando la resolución de las nuevas cuotas del FMI, pero este comportamiento no le traerá beneficios”.

Los BRICS crearán un sustituto del FMI

Los dirigentes de los BRICS han remarcado en Brisbane que la firma en julio (durante la quinta cumbre de la organización) de un acuerdo para la creación de un Banco de Desarrollo y un Fondo de Reservas “llevó la colaboración de los BRICS a un nuevo nivel”. Ya se ha anunciado la formación de un Consejo de Dirección provisional para el nuevo Banco de Desarrollo, cuyo presidente será nombrado antes de la celebración en Rusia de la próxima y sexta cumbre del grupo”.

Esta cumbre, según anunció Putin, tendrá lugar los días 8 y 9 de julio de 2015 en la ciudad de Ufá, capital de Bashkotarstán y a 1.200 km al sureste de Moscú. Según sus palabras, Rusia está preparando para la cumbre “proyectos estratégicos de asociación económica y una hoja de ruta de colaboración a través de la inversión”.

Vladímir Davídov señaló que, en este momento, los BRICS están tratando de establecer un régimen de colaboración más profundo. “Cabe destacar varios proyectos de carácter meramente práctico, empezando por el nuevo Banco de Desarrollo y el Fondo de Reserva. El capital total de estas entidades es considerable: 200.000 millones de dólares. Las nuevas posibilidades de crédito conjunto permitirán aumentar los lazos comerciales y de inversión entre los miembros del quinteto”, opina Davídov.

La interacción entre los BRICS se está fortaleciendo también en otras áreas. De acuerdo con Putin, la cooperación industrial y tecnológica entre ellos es cada vez más efectiva: están surgiendo nuevos proyectos conjuntos en materia energética, minería, agroindustria y alta tecnología.

“Tenemos una postura común en cuestiones relacionadas con la seguridad informática internacional y compartimos nuestras experiencias en la resolución de problemas sociales para el desarrollo de la sanidad pública, la educación y la ciencia”, añadió Putin.

Lea más: El desafío financiero al FMI toma cuerpo>>>

Todos los derechos reservados por Rossiyskaia Gazeta.