Equiparan los analistas independientes con agentes extranjeros

Los centros de análisis independientes en Rusia que se dedican a la investigación de política exterior y cuentan con financiación desde el extranjero, del mismo modo que las organizaciones de defensa de los derechos humanos, podrán acabar en el registro de agentes extranjeros del Ministerio de Justicia. Los expertos entrevistados por RBTH aseguran que el análisis independiente y la protección de los derechos humanos son necesarios en Rusia, aunque lo importante es crear unas condiciones óptimas para su funcionamiento.

Cinco ONG, la asociación Ágora, la fundación Veredicto Público, el centro de protección de los derechos humanos Memorial, la organización social Ecodefensa: Consejo de mujeres y la ONG autónoma Abogados por los derechos constitucionales y la libertad, fueron obligadas en julio de 2014 a inscribirse en la lista de agentes extranjeros del Ministerio de Justicia.

El pasado mes de septiembre el centro PIR de investigaciones políticas, que lleva muchos años dedicándose a la investigación en el ámbito de la política exterior, entró en el registro del Ministerio. Esta decisión fue del todo inesperada tanto para los empleados del centro como para los politólogos rusos que conocían su actividad.

Anteriormente, en mayo de 2014, el centro PIR había enviado al Ministerio de Asuntos Exteriores de Rusia una propuesta para la creación de una fundación de apoyo a las investigaciones en política exterior. La idea consistía en sustituir la financiación extranjera de las ONG que operan este ámbito por la de otras organizaciones rusas.

En Rusia ya existe la Fundación de Apoyo a la Diplomacia Pública Gorchakov, subordinada al Ministerio de Asuntos Exteriores de la Federación Rusa. Esta fundación promueve los intereses de Rusia en política exterior, lleva a cabo programas sociales, culturales, educativos y científicos en el ámbito de las relaciones internacionales y otorga subvenciones para su realización a distintas ONG. La actividad de esta fundación suele recibir críticas por la influencia de los intereses estatales en su actividad.

Vladímir Orlov, director del centro PIR, opina que “la Fundación Gorchakov y otros mecanismos existentes llevan a cabo proyectos dirigidos a fines concretos y no apoyan a todos los centros de investigación independientes por igual. No se lleva a cabo ningún seguimiento de los resultados de uno u otro evento en materia de política exterior financiado por esta fundación”.

La idea del centro PIR sobre la creación de una fundación de apoyo a las investigaciones en política exterior ha recibido el apoyo de otras ONG analíticas y de muchos politólogos rusos.

Fiódor Lukiánov, presidente del Consejo de Política Exterior y de Defensa, opina que la fuente de financiación de los centros de investigación científica independientes podría ser el propio estado: “Para poder creas unas relaciones de confianza entre los centros independientes, el estado y los donantes extranjeros pueden llevar a cabo proyectos conjuntos de investigación que respondan a los intereses de ambas partes”.

Teoría y práctica en la defensa de los derechos humanos

Las ONG rusas de defensa de los derechos humanos, que fueron el primer tipo de organización reconocida por el Ministerio de Justicia como agente extranjero, llevan desde noviembre de 2012, momento en que entró en vigor la ley sobre ONG, intentando demostrar en los tribunales que no son agentes extranjeros y que no planean ingresar voluntariamente en este registro.

“Nosotros, en igualdad de condiciones con las ONG de otros países, nos presentamos a concursos para recibir subvenciones extranjeras. Esta es una práctica habitual en todo el mundo que de ningún modo implica que, por el hecho de obtener dinero del extranjero, estemos obligados a trabajar para un estado extranjero. Entre las organizaciones sociales existe un principio tácito: no recibir de una sola fuente más del 30% de la financiación total, para mantener de este modo nuestra independencia”, comenta Natalia Taubina, directora de la fundación de defensa de los derechos humanos Veredicto Público, que en julio de 2014 entró en el registro de agentes extranjeros del Ministerio de Justicia.

En septiembre de 2014, el Tribunal de la Ciudad de Moscú dictaminó que la asociación Golos, que se dedica al seguimiento de las elecciones en los sujetos de la Federación Rusa y figura en el registro del Ministerio de Justicia, no es un agente extranjero: “El procedimiento para la exclusión del registro de agentes extranjeros no está previsto en ninguna ley, por lo que, a pesar del veredicto del tribunal, nosotros seguimos en la lista”, - comenta Grigori Melkoniants, copresidente del consejo del Movimiento para la defensa de los derechos de los votantes Golos.

El 10 de octubre el Ministerio de Justicia dirigió al Tribunal Superior una demanda para clausurar el centro de protección de los derechos humanos Memorial. El Ministerio no ha aclarado cuáles son sus razones para ello. Aleksander Cherkásov, presidente del consejo del centro (la organización también figura en la lista de agentes extranjeros), ha comentado a RBTH que, según su opinión, se trata de una “decisión motivada políticamente”. Cherkásov considera que “el Estado no debería entrometerse en la actividad de las organizaciones sociales ni dirigirlas mediante subvenciones estatales”.

Los extranjeros no se arriesgan a dar dinero

Los empleados de los centros analíticos y defensores de los derechos humanos entrevistados por RBTH coinciden en la opinión de que la ley sobre ONG ha provocado que los donantes extranjeros dejen de financiar proyectos rusos: “Los extranjeros creen que tarde o temprano todas las ONG en Rusia dejarán de existir, por lo que no hay necesidad de malgastar el dinero en ellas”, - comenta Aleksander Cherkásov.

Natalia Taubina comenta a RBTH que la fundación Veredicto Público cada vez lo tiene más difícil para trabajar no tanto con donantes extranjeros como con las estructuras estatales rusas: “Llevamos mucho tiempo organizando formación de investigadores en las regiones de la Federación Rusa y ahora, de pronto, ya no nos permiten seguir haciéndolo”.

La Fiscalía General de Rusia llevó a cabo en mayo de 2013 una inspección del centro sociológico independiente Levada y descubrió la existencia de financiación extranjera. El centro Levada por ahora no ha sido incluido oficialmente en el registro del Ministerio de Justicia. La categoría de “agente extranjero” podría ser concedida también al Centro Carnegie de Moscú, la Asociación Rusa de Ciencias Políticas, la fundación Nueva Eurasia, la Asociación Rusa de Investigaciones Internacionales, la Escuela Económica Rusa y el Instituto de Sociología de la Academia Rusa de Ciencias. 

La ONG Asociación para la defensa de los derechos de los votantes Golos se dedica al seguimiento de las elecciones. Fue fundada en el año 2000. En julio de 2013, Golos fue incluida en la lista de agentes extranjeros; sus miembros fundaron una nueva organización, el Movimiento para la defensa de los derechos de los votantes Golos.

La ONG Sociedad internacional de ilustración histórica, benéfica y para la defensa de los derechos humanos Memorial se dedica a la investigación de las represiones políticas en la URSS, así como a la actividad educativa y a la defensa de los derechos humanos. Fue fundada en 1989. En julio de 2013, el Ministerio de Justicia incluyó a Memorial en el registro de agentes extranjeros.

La ONG Veredicto Público ofrece asistencia legal para la defensa de los derechos humanos de los ciudadanos víctimas de abusos de autoridad por parte de las fuerzas del orden rusas. Fue fundada en 2004. Incluida en el registro de agentes extranjeros en julio de 2014.

El centro Levada es la mayor organización no gubernamental rusa que lleva a cabo investigaciones sociológicas y de marketing independientes propias y por encargo. Fue fundada en 1987. El centro lleva el nombre del sociólogo ruso Yuri Levada (1930-2006).

La ley sobre ONG, aprobada en 2012, obliga a las ONG que se dedican a actividad política y reciben financiación del extranjero a recibir el estatus de agente extranjero y a ser incluidas en un registro especial. Las ONG clasificadas como agentes extranjeros están obligadas a indicar su estatus al publicar contenidos en internet y en los medios de comunicación.