La brusca caída del precio del petróleo amenaza los presupuestos de Rusia

El barril de Brent se ha desplomado un 19,9% desde mediados de junio de este año y se sitúa en 92,2 dólares. Fuente: AFP / East News

El barril de Brent se ha desplomado un 19,9% desde mediados de junio de este año y se sitúa en 92,2 dólares. Fuente: AFP / East News

Con los precios del petróleo Brent desplomándose hasta los 92,2 dólares por barril, el presupuesto federal de la Federación de Rusia está en peligro. Con todo, el presupuesto ruso se equilibrará si vuelve a subir a los 96 dólares. Los expertos atribuyen la bajada del precio del petróleo a las protestas en Hong Kong, al fortalecimiento del dólar, así como al drástico crecimiento de la producción de petróleo en los países de la OPEP y los Estados Unidos.

La caída récord de los precios del petróleo ha puesto bajo amenaza el presupuesto federal ruso: en la cotización del 2 de octubre el precio del petróleo Brent cayó hasta los 92,2 dólares por barril, marcando el mayor descenso desde la crisis de 2008, cuando el precio del petróleo disminuyó hasta los 38,4 dólares por barril. El precio del Brent ha caído en un 19,9% desde mediados de junio de este año.

 “La abundancia de petróleo en el mercado debido al aumento de la producción en Estados Unidos y el escaso consumo están causando la bajada de los precios este año, lo que, como es natural, está suscitando preocupación en Rusia”, dice Iván Kapitonov, adjunto de la cátedra de Regulación estatal de la Economía de la Academia de Ciencias de Rusia y del Consejo Estatal del Presidente. El experto dice también que un nuevo descenso de los precios no es conveniente para Estados Unidos, como mayor consumidor de petróleo, ni para los productores de bienes estadounidenses, pues en este caso los proyectos para producir petróleo de esquisto ya no serían rentables.

Además, los bajos precios del petróleo fortalecerán las posiciones de los competidores de Estados Unidos, China y la Unión Europea, opina Kapitonov.

Según estimaciones de la Administración de Información Energética de Estados Unidos, en 2015 la producción de petróleo estadounidense crecerá en un 14%, pasando de los 8,53 millones de barriles al día en 2014 a 9,53 millones de barriles en 2015. Además, en septiembre de 2014, los países de la OPEP produjeron 30,96 millones de barriles al día.

Influencia negativa

La bajada de los precios del petróleo se refleja negativamente en el equilibrio del presupuesto federal ruso, puesto que su porcentaje de beneficio está vinculado a los precios del petróleo. Según la declaración del Ministerio de Finanzas, el presupuesto se equilibrará sólo en el caso de que los precios del petróleo alcancen el nivel de los 96 dólares por barril de Brent. “Con gran seguridad se puede afirmar que el precio medio del petróleo en 2014 permitirá que el presupuesto ruso no tenga déficit”, dice Alexéi Kozlov, analista principal de la sociedad de inversiones UFS. “Además, no esperamos que el coste del oro negro baje este año del precio mínimo fijado el 2 de septiembre”.

Sin embargo, conforme a un estudio alternativo de Citigroup, para tener un presupuesto equilibrado en 2014 Rusia necesita que el barril suba a 105 dólares, Irán a 130 dólares, y Arabia Saudí y Catar, a 89 y 71, respectivamente.

Kozlov señala que el mercado depende del acuerdo entre el Grupo P5+1 y Teherán con respecto al programa nuclear iraní.

“No podemos excluir el factor de la manipulación de los precios del petróleo y el incremento artificial del suministro con el objetivo de presionar a Rusia”, conjetura. Sin embargo, en opinión de Iván Kapitonov, para conseguirlo, los potenciales enemigos de Rusia tendrían que ponerse de acuerdo con todos los países de la OPEP, que, temiendo una nueva bajada de precios, han comenzado ya a reducir los volúmenes de producción.

La búsqueda de una solución

En este momento, según Iván Kapitonov, en la estructura de producción del petróleo de la OPEP están teniendo lugar cambios importantes que ponen de manifiesto la incomodidad causada por los precios existentes. En particular, Arabia Saudí ha reducido el volumen de la producción y tiene previsto volver a fijar los precios en la barrera de los 100 dólares por barril. “Si los precios siguen cayendo por debajo de los 90 dólares, los miembros de la OPEP pueden expresar la necesidad de reducir las cuotas en bloque”, dice Kapitonov.

Según el experto, la próxima sesión de la OPEP se celebrará el 27 de noviembre en Viena, pero en el caso de que se produzcan nuevos acontecimientos negativos en el mercado, probablemente se convocará una sesión extraordinaria.

Según el analista del holding de inversión FINAM, Antón Soroko, el fortalecimiento del dólar estadounidense también juega en contra del precio del petróleo.

La Reserva Federal de los Estados Unidos está dejando de aplicar su programa de expansión monetaria cuantitativa y en 2015 tiene previsto aumentar las tasas, mientras que el Banco Central Europeo, por su parte, acaba de anunciar una expansión monetaria cuantitativa. “La bajada de precios también afecta al oro, la plata y otros metales no ferrosos, que también está relacionada con el fortalecimiento del dólar”, dice Soroko. “El coste de la moneda estadounidense se encuentra en su máximo valor desde 2010”.

Según Alexéi Kozlov, las protestas en Hong Kong, que pueden influir negativamente en el crecimiento de la economía de China -el mayor consumidor del petróleo en Eurasia-, están ejerciendo una gran presión en el precio del petróleo. Los inversores, previendo una reducción del consumo del petróleo en la segunda economía del mundo, están depositando sus esperanzas en los precios, añade Kozlov.

Lea más: El Banco Mundial reconoce que la economía rusa evitará la recesión en 2014>>>