Aeroflot registra una nueva marca llamada 'Transporte aéreo de bajo coste'

Es una manera de evitar las consecuencias que sufrió la filia 'low cost' de la aerolínea, Dobrolet, por las sanciones. Fuente: Maksim Blinov / Ria Novosti

Es una manera de evitar las consecuencias que sufrió la filia 'low cost' de la aerolínea, Dobrolet, por las sanciones. Fuente: Maksim Blinov / Ria Novosti

Aeroflot ha decidido que no creará una nueva marca en lugar de la sancionada Dobrolet por ofrecer vuelos a Crimea. Mientras las sanciones sigan vigentes, la nueva aerolínea realizará vuelos bajo el sello de ‘Transporte aéreo de bajo coste’ (en ruso Budjetni aviaperevozchik), aunque es posible que se elimine cualquier marca distintiva de los aviones.

La principal aerolínea rusa, Aeroflot, ha decidido no crear una nueva aerolínea de bajo coste. Según las declaraciones de una fuente de la compañía aérea publicadas en el periódico ruso Védomosti, mientras se mantengan las sanciones de la Unión Europea contra Dobrolet la línea low-cost llevará el distintivo de ‘Transporte aéreo de bajo coste’.

“No tiene sentido crear una nueva marca cuando ya disponemos con Dobrolet, la cual no carece de valor”, cita la publicación.

Desde que la Unión Europea anunció en julio de 2014 la imposición de sanciones a la línea de bajo coste por ofrecer vuelos a Crimea, la compañía aérea no puede ofrecer servicios bajo esta marca a sus socios, entre los que se encuentra la alemana Lufthansa Technik. Por esta razón, Aeroflot pensó inicialmente en desarrollar una nueva marca, aunque el consejo de administración de la compañía optó por otra solución.

‘Transporte aéreo de bajo coste’ seguirá un programa de mínimos: su flota de aviones se limitará a cuatro Boeing 737-800 subarrendados a la propia Aeroflot y no se prevé la compra de nuevos aviones. Además, es probable que no se incluya ninguna marca en el fuselaje de los aviones o que se incluya a bordo el distintivo ‘Transporte aéreo de bajo coste’ en letra pequeña.

Una campaña de marketing única

Según los expertos, la falta de una marca no afectará al posicionamiento de la línea de bajo coste. “La marca no tiene tanta importancia para las líneas low-cost, ya que la venta de billetes en estos casos se basa principalmente en la oferta de precios reducidos. La campaña de marketing no se verá afectada por ello”, declaró a RBTH el director general de Brand Lab, Alexander Yeremenko.

Según sus palabras, las aerolíneas de bajo coste en Rusia no necesitan desarrollar una imagen comercial, ya que carecen de competencia en este mercado, por lo que toda su estrategia de venta se basa en la publicación directa del precio de los billetes. “Antes de la crisis del año 2008 teníamos dos compañías de bajo coste—Avianova y Sky Express (posteriormente cerradas)—, pero incluso entonces estas dos aerolíneas apenas competían entre sí, puesto que no compartía los destinos”, comenta el experto. Es más, en opinión de Alexánder Yeremenko, la entidad jurídica ‘Transporte aéreo de bajo coste’ también podría utilizar a bordo la marca Dobrolet.

“No veo ningún riesgo de encontrar dificultades adicionales en el posicionamiento de esta ‘marca anónima’”, afirma también la directora de publicidad y relaciones públicas de la empresa Finexpertiza, Irina Zelenkova. Según sus aclaraciones, Aeroflot se puede permitir dar un paso similar gracias a que el reconocimiento y el peso de su marca, especialmente en el territorio de Rusia, no levanta ninguna duda.

“Por esta razón, también el proyecto de bajo coste de Aeroflot obtendrá el reconocimiento de sus destinatarios potenciales, que con bastante seguridad lo asociarán a la marca central”, comenta Zelenklova.

Asimismo afirma que en realidad la aerolínea de bajo coste de Aeroflot carece prácticamente de competencia en Rusia, lo que significa que podría sobrevivir sin necesidad de crearse una marca llamativa y apoyándose únicamente en su ‘procedencia’ para captar al usuario.

De cara al futuro

Mientras se mantengan las sanciones impuestas a Dobroliot, la aerolínea no podrá usar esta marca para trabajar con socios extranjeros. Por esta razón, se registró en septiembre de 2014 la entidad jurídica ‘Budjetni perevozchik’ (‘Transporte aéreo de bajo coste’, en su traducción al español), 100 % propiedad de Aeroflot.

Esta la nueva aerolínea estará dirigida por el exdirector general de Dobrolet, Andréi Kalmíkov. La nueva compañía ha entregado ya la solicitud a Rosaviatsia (la Agencia Federal para el Transporte Aéreo de Rusia) para obtener el certificado de explotación, necesario para empezar a operar vuelos. Una vez conseguido el certificado, ‘Transporte aéreo de bajo coste’ podrá obtener la licencia para empezar a vender billetes.

“Aeroflot no tiene ninguna duda de que las sanciones impuestas a Dobroliot tienen un carácter temporal y de que la demanda de servicios de la compañía se mantendrá gracias a la singularidad de sus ofertas, sin necesidad de una publicidad adicional”, afirma el analista de Ivestcafé Timur Nigmatulin. Según sus palabras, la ausencia de gastos de publicidad podría ejercer un impacto positivo en el interés de los usuarios. “Con la reducción de costes la empresa podrá reducir el precio de los billetes, lo que constituirá la principal ventaja competitiva de la nueva aerolínea”, añade.

La compañía low-cost también tenía previsto comenzar a ofrecer vuelos al extranjero —entre otros destinos a España e Israel—, aunque de momento ha pospuesto esta decisión a causa de las sanciones.

Según cómo evolucione la situación de Ucrania, se podría plantear la puesta en marcha de un proceso de retirada gradual de las sanciones durante la cumbre de la Unión Europea que se celebrará el 23-24 de octubre, de acuerdo con las declaraciones obtenidas por la agencia de noticias TASS de una fuente diplomática de un país de Europa oriental. 

Lea más: Las sanciones de la UE provocan el cierre de la única aerolínea 'lowcost' de Rusia>>>