Putin afirma que Rusia mantendrá sus principales principios económicos

Fuente: Ria Novosti / Alexéi Druzhinin

Fuente: Ria Novosti / Alexéi Druzhinin

"Rusia seguirá expandiendo su cooperación con los países BRICS, pero también continuará sus relaciones con la Unión Europea”, anunció el presidente ruso Vladímir Putin durante el Foro Russia Calling Investment en Moscú. Los expertos consideran que el principal desafío para Rusia es mantener la inflación bajo control, una inflación motivada en parte por la prohibición de las importaciones de alimentos de la UE y los EE UU.

A principios de octubre, en una charla en el Foro Russia Calling Investment organizado por VTB Capital, el presidente ruso Vladímir Putin comentó las principales directivas en el desarrollo de la economía rusa: “Compartimos los principios de la OMC, a diferencia de algunos de los fundadores de la organización: nos esforzaremos en el desarrollo de Rusia como economía de mercado abierta y superaremos con eficacia los desafíos que se nos presenten. Las restricciones externas solo fortalecen nuestra determinación”.

Según Putin, el objetivo principal del Gobierno será equilibrar la política presupuestaria y los acontecimientos de este año solo han convencido a los líderes del país de que han elegido el camino correcto. En particular, Rusia seguirá fiel al principio presupuestario de que una parte del superávit derivado de la venta de petróleo se dirija a fondos especiales: el Fondo de Reserva y el Fondo Soberano de Inversión. El volumen total de los recursos en estos fondos ya ha superado el 9 % del PIB ruso.

Principales directivas

Sin embargo, Putin admitió por primera vez que la inflación en Rusia ha traspasado los límites planeados y alcanzado un 7,6 %, eminentemente por la subida de precio de los productos alimentarios. Esta subida fue causada por la prohibición de las importaciones como respuesta a las sanciones que los países occidentales impusieron a Rusia.

“No hemos incrementado la carga fiscal y no planeamos introducir restricciones en los movimientos de capital”, anunció el presidente ruso. “Los factores fundamentales que crean estabilidad en la economía rusa son un presupuesto no deficitario, el equilibrio de pagos y también la decisión del Banco de Rusia de colocar el rublo en un régimen de capital flotante”.

Putin afirmó que en un futuro cercano Rusia ampliará sus relaciones con los países de América Latina y los miembros de los BRICS; este fue el marco en el que se firmó en 2014 un contrato para el suministro de gas a China.  La creación de infraestructuras para este cometido se convertirá en uno de los proyectos de construcción más importantes del mundo, según Putin.

Las compañías rusas planean llevar a cabo estos proyectos con sus principales socios usando monedas nacionales. En particular, Gazprom Neft sirvió la primera entrega de petróleo a China y recibió el pago en rublos. Putin explicó que Rusia estimulará la creación de asociaciones regionales integradas, pero que continuará trabajando dentro del marco de la OMC y de su colaboración con su mayor socio comercial, la UE.

Ausencia de fronteras

La directora del Banco Central,  Elvira Nabiúlina, anunció durante el foro que la ralentización económica de Rusia tiene ante todo un carácter estructural, mientras que las predicciones de un aumento de la inflación llevan a la subida de los tipos de interés. Ese es el motivo por el que los principales objetivos del Banco Central para el futuro serán controlar la inflación y reducir la subida de precios. Según  Nabiúlina,  en 2014 la inflación en Rusia alcanzará casi un 8 %; sin embargo, en un futuro cercano el Gobierno ruso planea reducirla al 4 %.

La alta inflación no es el único problema en la economía rusa. “Por una parte, los riesgos geopolíticos han influido sobre las expectativas de inversión; por otra, el precio del petróleo ha empezado a caer”, dice el ministro de Economía ruso Antón Silvanov. “En el primer semestre de 2014, el precio del brent era de 101 dólares por barril; ahora, está a 91”.

En esta situación, según Silvanov, el Gobierno ha decidido no acumular el volumen de gasto y no estimular la economía artificial, ya que eso llevaría a un ulterior aumento de la inflación. “También hemos decidido no subir los impuestos y, en su lugar, empezar a reestructurar el gasto”, dijo el ministro. Silvanov explicó que una parte de los fondos nacionales se dirigirían a las infraestructuras, en particular, al desarrollo de la infraestructura aeroportuaria de Moscú y la realización de proyectos en el Lejano Oriente.

Sin embargo, German Gref, exministro de Desarrollo Económico y actual presidente de Sberbank, el mayor banco de Rusia, está en contra de las decisiones propuestas por el Gobierno. En su opinión, el modo de centrarse en la inflación que tiene el Banco Central no es una medida efectiva y el aumento real de los precios es significativamente mayor.

El exministro cree que los principales problemas de la economía rusa son la baja calidad de las regulaciones gubernamentales y la fuga de capitales. Gref también se manifestó en contra de la prohibición de las importaciones de alimentos producidos en países que impusieron sanciones a Rusia y los planes para su sustitución. “Necesitamos aumentar radicalmente la calidad de las regulaciones y obligar a las compañías privadas a ser más competitivas”, afirmó Gref. “Pero de momento es imposible: la mitad de nuestra economía es un monopolio”.

Lea más: El Banco Mundial reconoce que la economía rusa evitará la recesión en 2014>>>