METRO Cash & Carry y Mitsubishi refuerzan su cooperación con el óblast de Yaroslavl

A pesar de las sanciones, el volumen de la inversión en el óblast de Yaroslavl no hace más que crecer. Serguéi Yástrebov cuenta a RBTH en qué sectores participan los inversores de Asia.

Siempre hemos tenido un amplio espectro de inversores. Entre ellos figuran tanto Europa y Estados Unidos como otros países orientales. Naturalmente, hemos comenzado a desarrollar más activamente nuestras relaciones con Asia. En esta región cooperamos desde hace tiempo con Japón.

Serguéi Yástrebov. Fuente: RBTH

Los ámbitos principales de la cooperación son la innovación en medicina y la construcción de maquinaria. Por ejemplo, con la cooperación de la Universidad de Medicina de la ciudad de Kanazawa se ha creado el Centro de Formación en Endoscopía de Rusia.

Durante el periodo de vigencia de este proyecto hemos aumentado la cualificación de más de 500 médicos. Desde 2010, en la región opera la fábrica Komatsu, que se dedica a la producción de camiones basculantes y excavadoras utilizados en la construcción. En 2012 finalizó la construcción de una nueva fábrica farmacéutica de producción de medicamentos que forma parte del grupo Takeda. Y ahora la compañía Mitsubishi contempla la posibilidad de crear una línea de producción de motores de automóvil de fabricación rusa.

Con China tenemos dos importantes ámbitos de cooperación: la energía por un lado y el turismo y la logística por otro. En cuanto a India, siguiendo con el tema de la medicina, hemos firmado con Cadila Pharmaceuticals Ltd un acuerdo para la construcción de una fábrica farmacéutica en la región. Además, existe un acuerdo con nuestros socios indios de la universidad APPTI SD India para la investigación en el ámbito de las tecnologías de la información.

La región también trabaja estrechamente con Vietnam. Yaroslavl exporta a este país una importante cantidad de producción, como equipos de bombeo de gas y plataformas de turbinas de gas o producción de los constructores navales.

El interés por parte de los inversores de los países asiáticos crece constantemente. En principio, esto tiene una explicación. No se trata únicamente de la ubicación geográfica estratégica de nuestra región, de sus posibilidades en infraestructura o del potencial del personal.

El óblast de Yaroslavl se encuentra junto al óblast de Moscú, que posee un importante mercado. Esto nos beneficia mucho. Además, la nueva política de sustitución de la importación nos ha resultado muy útil.

Nosotros tenemos tecnologías y competencias tanto en el ámbito de la construcción de maquinaria como en el complejo agroindustrial, de modo que podemos ocupar los nichos de mercado que han quedado libres. El año pasado, el volumen de la inversión interna y externa ascendió a los 83.000 millones de rublos.

Durante los primeros seis meses de este año hemos obtenido un 30% más, de modo que no hablamos de caída, sino de crecimiento. En lo que respecta a los beneficios para el negocio, estos dependen del tipo de producción al que se dedica una u otra compañía. Ellas son las que organizan el negocio. Por ejemplo, hoy Metro Cash & Carry ha decidido construir una segunda tienda en el óblast de Yaroslavl. A esta compañía no le asusta que en nuestra región haya más superficies comerciales que en cualquier otra región rusa, incluyendo a Moscú y San Petersburgo.