El Banco Central de Rusia creará un sistema de pagos propio

Será la alternativa a las estadounidenses Visa y MasterCard. Fuente: Lori / Legion Media

Será la alternativa a las estadounidenses Visa y MasterCard. Fuente: Lori / Legion Media

El Banco Central de Rusia ha decidido crear de cero un sistema nacional de pagos con tarjeta que haga competencia a Visa y MasterCard, sin utilizar los desarrollos ya existentes. El nuevo sistema debería estar en funcionamiento en 2015 y las primeras tarjetas con su símbolo deberían aparecer en año y medio.

El servicio de prensa del Banco Central, declaró el pasado 29 de julio que el sistema nacional de pagos con tarjeta se creará sobre la base de una plataforma propia.

"Finalmente se ha tomado una decisión: la base tecnológica será propia, aunque se tendrán en cuenta los desarrollos de nuestro país y del extranjero" explicó a la agencia ITAR-TASS el vicepresidente del comité del mercado financiero de la Duma estatal, Anatoli Axakov.

Según un cable hecho público por Wikileaks en 2010, Estados Unidos presionó a Rusia para que no saliera adelante un proyecto de ley en la Duma según el cual Rusia crearía un sistema de pago de tarjetas nacional y “perjudicaría” a las dos empresas estadounidenses de tarjetas de crédito: Visa y MasterCard. Según el cable supondría unos "4.000 millones de dólares al año" y la funcionarios de la administración Obama presionaron a favor de las empresas estadounidenses. . Visa y MasterCard controlan actualmente un 90% del mercado ruso de tarjetas.

La decisión de crear este sistema se tomó después de que los servicios de pago internacionales Visa y MasterCard detuvieran,  en mayo de 2014, operaciones con sus tarjetas realizadas por bancos rusos que habían entrado en la lista de las sanciones de los EE UU.

En concreto en esta lista se encontraba el banco Rossiya, de la magnate de la comunicación Yulia Kovalchuka, así como el SMP Bank de los hermanos Arkadi y Borís Rotenberg, a los que se considera amigos cercanos del presidente ruso Vladímir Putin.

En opinión de la directora de investigación y análisis del mercado de deuda del Promsviazbank Elena Fedotkova, ya están definidos los plazos de creación del nuevo sistema de pago: un año para el desarrollo y otro medio año para sacar las tarjetas.

Anteriormente muchos expertos creían que el sistema se crearía sobre la base de los desarrollos ya existentes de Sberbank, banco ruso más importante,  Este banco es el propietario del sistema PRO 100 sobre el que está creado el proyecto de tarjeta electrónica universal que se utiliza también para la obtención del seguro médico obligatorio.

El principal competidor de este sistema es el sistema de pagos Zolotaya Korona,  líder absoluto entre los sistemas rusos en cuanto al número de tarjetas emitidas: 19 millones frente a las 295.000 de PRO 100. Este sistema también es el líder en cantidad de bancos que lo utilizan: 513 frente a los 14 del PRO 100.

Sin embargo detrás del sistema PRO 100 está el banco ruso más importante. "El Banco Central ha tomado la iniciativa, también para que entre las entidades financieras se mantuviese la paridad y que ninguno de ellos se sintiera agraviado", dice el socio del grupo de la empresa vvCube Vadím Tkachenko.

En concreto el principal problema de la utilización del PRO 100 era que esta decisión podría reforzar aún más la posición de Sberbank, que ya de por sí es el líder indiscutible entre los bancos rusos en la mayoría de los parámetros.

Razones para una elección

Como señala el analista del holding de inversión FINAM, Antón Soroko, la elección de un desarrollo propio también se tomó para controlar el proceso de creación de dicho sistema de forma absoluta.

En opinión del analista principal de UFS IC, Iliá Balakirev, crear el sistema de cero puede zanjar de antemano posibles discusiones. "La misma plataforma puede crearse de forma relativamente rápida sobre la base de desarrollos ya existentes o tomando como modelos sistemas ya en vigor. Los plazos de creación finales dependerán de la concentración de recursos, pero como mucho estamos hablando de varios meses", dice Iliá Balakirev.

En su opinión será una tarea mucho mayor expandir esta solución entre los usuarios, llevar el nuevo sistema a un nivel que le permita  competir de tú a tú con VISA y MasterCard aunque sea en el mercado interno. "Para poner a punto la capacidad del sistema y hacer que se unan participantes harán falta entre uno y dos años", dice el presidente de la dirección de sistemas de pago Rapid, Oleg Grishin.

Sea como fuere, en opinión de los expertos el proceso de creación del nuevo sistema ya ha sido puesto en marcha. "La creación de un sistema de pagos permitirá, al mismo tiempo, defender el mercado ruso de posibles situaciones de colapso momentáneo, evitar situaciones arbitrarias en las que la autorización entre dos usuarios rusos  del sistema tenga lugar fuera de las fronteras de Rusia", dice el primer vicepresidente del banco Interkommerc, Denís Jrenov.

De este modo los bancos podrán realizar pagos con tarjeta independientemente de si las empresas están o no incluidas en la lista de sanciones de EE UU. Sin embargo, como señala la vicedirectora general de relaciones  con organizaciones de crédito de FinExpertise, Natalia Borzova, debido al periodo tan corto de tiempo que hay para realizar el proyecto será necesaria una movilización importante por parte del Banco Central.

Lea más: El Banco Central de Rusia da luz verde para crear una alternativa a Visa y MasterCard>>>

Todos los derechos reservados por Rossiyskaia Gazeta.