Rusia modifica su política de comercio exterior

Se planea ampliar la exportación de productos elaborados y en la estructura comercial crecerá la participación de las economías emergentes. Fuente: Ria Novosti / Ekaterina Shútkina

Se planea ampliar la exportación de productos elaborados y en la estructura comercial crecerá la participación de las economías emergentes. Fuente: Ria Novosti / Ekaterina Shútkina

Rusia sigue interesada en mantener una colaboración mutuamente beneficios con Europa, que a su vez seguirá siendo el principal socio comercial de Rusia a pesar de los acontecimientos de Ucrania, según declaraba el miércoles el primer ministro ruso, Dmitri Medvédev, en un encuentro con los representantes del sector empresarial de Rusia. Sin embargo, tanto el primer ministro como el ministro de Desarrollo Económico de Rusia, Alexéi Uliukáyev, dieron a entender que las sanciones impuestas por Occidente no podrán no influir en la política de comercio exterior de Rusia.

Medvédev puso de manifiesto ante los representantes del ámbito comercial ruso el reforzamiento proteccionista que se enmascara tras las sanciones. Poco antes de la reunión, Estados Unidos anunció una nueva ampliación de la lista de sanciones en la que figuran algunas grandes empresas del sector industrial militar. En aquel momento se produjo un escándalo alrededor del rechazo de Gran Bretaña a conceder visados a la mayor parte de las delegaciones que acudían al salón de aviación en Farnborough. El primer ministro instó a los asistentes de la reunión a que aprendieran a trabajar en las nuevas circunstancias, a tener iniciativa y a prever la influencia de los factores políticos para proteger las relaciones comerciales. Medvédev propuso a los representantes del mundo ruso de los negocios tres tareas principales: ampliar la exportación de los productos industriales, proteger los intereses de las compañías rusas e incrementar los esfuerzos para atraer inversión extranjera en la economía del país.

Uliukáyev, que intervino después del primer ministro, propuso ampliar la exportación de productos elaborados rusos en base a la cooperación con los países emergentes con mercados en auge, así como con países desarrollados y estados en los que existe un alto nivel de influencia administrativa en la economía.

En lo que respecta a los países desarrollados, a los empresarios rusos se les ordenó promover la transferencia de tecnologías, la atracción de inversión y la localización en Rusia de la producción de altas tecnologías.

“Evidentemente, la política de comercio exterior de Rusia no puede permanecer inalterable (en unas condiciones de sanciones por parte de Occidente)”, aclaraba a RBTH Alexéi Lijachov, viceministro de Desarrollo Económico de Rusia. Según Lijachov, en estos momentos está teniendo lugar un cambio de intereses de los exportadores rusos hacia otros mercados. “Esto está sucediendo realmente, como demuestran las estadísticas, especialmente en la exportación de productos elaborados. Con los países de los BRICS y ANSA podemos observar unos mayores ritmos de crecimiento del comercio bilateral, especialmente en nuestra exportación para este año”, señala Lijachov. Además, el primer ministro ruso hizo hincapié durante su intervención en el desarrollo de la cooperación con los países de la región Asia-Pacífico. “En estos momentos es una prioridad para nosotros. Necesitamos avanzar en esta región”, declaraba Medvédev.

La importancia del mercado latinoamericano

Dmitri Medvédev subrayó la creciente importancia de la región Asia-Pacífico, África y Latinoamérica. En Latinoamérica uno de los principales socios comerciales de Rusia es Argentina.

"En nuestras relaciones económicas y comerciales existe un importante potencial para incrementar el suministro de producción de maquinaria para el sector energético y distintos tipos de maquinaria para el transporte, así como para comenzar una cooperación en la producción de trolebuses, vehículos KAMAZ y otros productos".

Una importante herramienta para poder aprovechar este potencial es el apoyo financiero de la exportación rusa y el seguro de los riesgos de los inversores rusos.

Según nuestras estadísticas, el comercio bilateral se incrementó durante los primeros cinco meses de 2014 en un 3,6%. Además, el ritmo de crecimiento de la exportación rusa asciende a casi un 25%.

Argentina nunca se ha sumado a ningún tipo de sanciones contra Rusia. Uno de los mejores ejemplos tuvo lugar a principios de los años 80, cuando se impuso un bloqueo a la exportación de grano a la URSS. Argentina no se sumó al bloqueo y salió ganando gracias al incremento de la exportación de su trigo a la Unión Soviética.

El actual enfriamiento de las relaciones con Occidente también creará nuevas posibilidades para la producción agrícola argentina. Este país será la alternativa para remplazar algunos productos de los países de la Unión Europea, como por ejemplo manzanas y otras frutas o productos lácteos. Lamentablemente, los consumidores rusos están poco familiarizados con la calidad del vino argentino, que no tiene nada que envidiar al italiano o al español.

En otras palabras, se están creando nuevas posibilidades para el desarrollo de las relaciones bilaterales, libres de las fluctuaciones de la coyuntura política internacional.

La influencia de las sanciones

Tras los primeros cinco meses, el comercio exterior de Rusia se redujo en un 0,7%. Esto tuvo lugar principalmente debido a una drástica reducción de la importación (en un 5,1%). Por el contrario, la exportación de productos rusos creció en un 2% (según Rosstat). Alexéi Uliukáyev asegura que este crecimiento se debió precisamente a la exportación de productos elaborados. Sin embargo, la contribución de Rusia al comercio mundial de productos elaborados sigue siendo prácticamente imperceptible (un 1,5%). El gobierno se ha propuesto la ambiciosa tarea de incrementar este índice como mínimo hasta un 6%. La reforma del sistema comercial ruso comenzó hace casi dos años.

 El principal criterio de éxito fue la ampliación del número de proyectos de cooperación comercial y económica realizados. Ahora se llevan a cabo varias decenas de proyectos con el apoyo de los representantes del sector comercial. Este año se ha añadido soporte financiero a la exportación rusa. Vneshekonombank, a través de dos filiales, está creando un instituto de seguros y créditos para apoyar la exportación que comenzará a operar el 1 de noviembre de 2014.  Muchos productos se están elaborando teniendo en cuenta las necesidades de la pequeña y la mediana empresa. “Esperamos que estos elementos puedan contribuir en cierto modo a compensar las pérdidas de financiación (debido a las sanciones, nota de redacción)”, - informa Lijachov a RBTH.

Rusia tiene ciertas esperanzas depositadas también en el banco conjunto de los BRICS,que se convertirá en el principal elemento de financiación de las mayores transacciones comerciales. En estos momentos Rusia figura muy por detrás de los líderes del comercio mundial en número de representantes comerciales y se encuentra al nivel de Corea del Sur. En el futuro Rusia planea crear nuevos centros de representación comercial y optimizar los ya existentes. En particular, se planea crear centros en Emiratos Árabes Unidos, Singapur, Venezuela, Perú, Ecuador, Letonia, Birmania, Mongolia, Etiopía y Nigeria, así como llevar a cabo una mejora de los centros de los países escandinavos y los de la unión de Benelux.

Lea más: Rusia prohíbe las importaciones de leche y productos lácteos desde Ucrania>>>

Todos los derechos reservados por Rossiyskaia Gazeta.