El Banco Central de Rusia da luz verde para crear una alternativa a Visa y MasterCard

Visa y Mastercard copan el 90% del mercado de tarjetas de crédito en Rusia. Fuente: ITAR-TASS.

Visa y Mastercard copan el 90% del mercado de tarjetas de crédito en Rusia. Fuente: ITAR-TASS.

Las empresas estadounidenses Visa y Mastercard han suspendido algunas operaciones en territorio ruso tras la adhesión de Crimea. La creación de un sistema propio requerirá tiempo pero hay voluntad política, tal y como explicó Vladímir Putin.

"Hemos tomado la decisión durante una reunión del consejo de administración de fundar una sociedad anónima (para ese objetivo)", anunció hoy la gobernadora del Banco Central, Elvira Nabiúlina, quien precisó que la operadora se llamará NSPK (Sistema Nacional de Pagos con Tarjeta, en ruso).

Además, señaló que para el próximo 1 de julio la empresa ya tendrá decidido qué tipo de tecnologías utilizará para realizar sus operaciones. Nabiúlina agregó que la decisión sobre "la base tecnológica" la tomará una comisión de expertos, entre ellos, diputados y senadores.

La posibilidad de crear un nuevo sistema de pagos se viene barajando desde hace meses, sobre todo tras las tensiones surgidas con Occidente tras la adhesión de Crimea. A finales de marzo, las sanciones impuestas por EE UU obligaron a Visa y a MasterCard a restringir las operaciones en varias entidades financieras rusas como Bank Rossiya, SMP Bank o Sobinbank.

Además de una airada respuesta de Putin, que declaró que iba a abrir una cuenta en Bank Rossiya, se aprobó una ley que obliga a los operadores de tarjetas internacionales a depositar trimestralmente en el Banco Central de Rusia unas reservas de garantía correspondientes al 25% de su facturado diario a partir del próximo 1 de julio, aunque posteriormente la fecha se retrasó hasta el 1 de octubre, informa RIA Novosti. Visa y MasterCard calificaron estas exigencias como desproporcionadas y comenzaron a hablar de la posibilidad de abandonar el mercado ruso. Morgan Stanley estimó que MasterCard y Visa tendrán que pagar 2.900 millones de dólares entre los dos si querían seguir operando en el mercado ruso.

Según un cable hecho público por Wikileaks en 2010, Estados Unidos presionó a Rusia para que no saliera adelante un proyecto de ley en la Duma según el cual Rusia crearía un sistema de pago de tarjetas nacional y “perjudicaría” a las dos empresas estadounidenses de tarjetas de crédito: Visa y MasterCard. Según el cable supondría unos "4.000 millones de dólares al año" y la funcionarios de la administración Obama presionaron a favor de las empresas estadounidenses. . Visa y MasterCard controlan actualmente un 90% del mercado ruso de tarjetas.

Sin embargo, para las autoridades rusas es posible compatibilizar un sistema de pagos nacional con la presencia de entidades extranjeras. Así lo declaró Dmitri Medvédev en una entrevista al canal de televisión Rossiya 1 a finales de mayo: “Su desarrollo no significa la cancelación de los sistemas internacionales pero necesitamos ciertas garantías. En mi opinión, Visa y MasterCard cometieron un error al posicionarse en la vanguardia de procesos políticos”.

En la misma línea se mostró ayer el vice primer ministro ruso Ígor Shuválov que comentó al respecto: “Sería lamentable si acabaran cancelando sus personas jurídicas en Rusia. En principio, estamos haciendo todo lo posible para que se mantengan aquí”. Señaló además que ambas empresas están “completamente preparadas desde el punto de vista técnico para procesar las transacciones (de clientes locales) por medio de empresas rusas. Según tenemos entendido, actualmente lo están negociando”, informó RIA Novosti.

La agencia rusa de noticias comunicó también que MasterCard está buscando una empresa local para subcontratar el procesamiento de las transacciones.

Cómo crear un sistema propio

Vladímir Putin se refirió a la posibilidad de contar con un sistema de pagos propio a finales de marzo. "En países como Japón y China esos sistemas funcionan con éxito. Desde el principio han sido nacionales, orientados hacia su mercado, su territorio, su población y ahora ganan más popularidad", dijo. "¿Por qué no hacer lo mismo? Es necesario hacerlo y sí lo vamos a hacer", resumió Putin.

Aumentaría la seguridad y es posible que a medio plazo reduciría costes para los usuarios. Sin embargo, se trata de una alternativa que requiere tiempo. Actualmente existen alrededor de 20 sistemas locales de pago, aunque con una ínfima cuota de mercado. Según el diario Védomosti el sistema PRO100, controlado por la mayor entidad financiera del país, el estatal Sberbank, es el que cuenta con más posibilidades para desarrollar un nuevo sistema. Cuenta con una ventaja, no se necesitaría un nuevo equipamiento, tan solo un cambio de software. Entre una de las principales trabas están las dificultades para utilizar estos sistemas en el extranjero. 

El número de usuarios de tarjetas de crédito en Rusia ha ido en aumento en los últimos años. En 2012 el volumen de usuarios aumentó en un 74%, según un estudio de la propia MasterCard.

Además, también existe la posibilidad de que mientras se crea un sistema propio, la china UnionPay vaya aumentando su presencia en el país eslavo. Este sistema creado en 2002 tenía en 2013 una cuota del mercado mundial del 7,7 %, por detrás de Visa y MasterCard, según Reuters. El gran volumen de población del país asiático y el aumento del volumen de ingresos ha posibilitado su rápido crecimiento. Su presencia en Rusia data del 2007, cuando se pusieron operativos cajeros automáticos en Moscú, San Petersburgo y algunas ciudades del este de Rusia, sobre todo para satisfacer los servicios a un creciente turismo chino.

Lea más: Los BRICS crearán su propio FMI>>>

 

Para la elaboración de este artículo se ha utilizado información de la Agencia EFE, RIA Novostiwww.rian.ru y fuentes propias.