¿Son imprescindibles los contactos para alcanzar el éxito laboral en Rusia?

Además de ambición y formación conocer a las personas adecuadas puede resultar determinante. Fuente: ITAR-TASS

Además de ambición y formación conocer a las personas adecuadas puede resultar determinante. Fuente: ITAR-TASS

El éxito se alcanza por la senda del conocimiento, los libros y la buena formación. Al menos esto es lo que nos enseñaban en la infancia. En la práctica, sin embargo, parece que estar en posesión de un título y tener ambición resulta insuficiente y a menudo los contactos desempeñan un importante papel en nuestra carrera.

Según un estudio realizado por expertos de la Academia Rusa de Economía Nacional y Administración Pública (RENJiGS, por sus siglas en ruso), la educación sigue siendo uno de los principales factores de éxito en la vida: en el grupo de personas mejor pagadas un 25 % cuenta con educación superior. En comparación, solo un 9,9 % de las personas que no disponen ni siguiera de una formación profesional se incluyen dentro de este grupo.

A pesar de ello, el 46,8 % de los encuestados cree que las aulas desempeñan un papel más bien simbólico en el ascenso profesional, mientras que disponer de los contactos adecuados se considera mucho más importante en este proceso. Las personas evalúan su capacidad de abrirse camino en función de su edad. Entre los 18 y los 29 años los optimistas, que confían en sí mismos y en sus dotes profesionales más que en el ‘enchufe’, suponen un 28,6 %; pasados los cuarenta, este grupo se reduce a un 15-16 %.

“Si hablamos de montar un negocio en Moscú, la mayoría de las personas a las que conozco pudo dar el salto gracias a sus contactos sociales. La influencia de su perseverancia, sus conocimientos o su abnegación fue mucho menor”, comenta Artiom Verbitski, ayudante del director general de Relaciones económicas exteriores de la sociedad limitada GK RVN.

Breve historia de la corrupción en la Rusia imperial

Tal como señala Verbitski, la educación superior sigue siendo un factor importante, puesto que sin un bagaje intelectual suficiente el representante de una empresa no puede llevar a cabo las negociaciones más básicas, pero por desgracia la mayoría de la gente en el negocio de la construcción se abre camino a costa de sus familiares y conocidos.

“Cuando se trata de cargos que traen dinero, todo el mundo intenta siempre colocar a los suyos. Aquí funciona el principio de ‘yo te ayudo ahora y algún día me ayudarás tú a mí’. En el 99,9 % de los casos se prefiere a alguien recomendado desde arriba antes que a un especialista altamente cualificado. Yo personalmente no sé cómo hacer frente a esto”, señala el experto.

“La apuesta por los contactos personales constituye una vieja tradición en Rusia, al igual que el incumplimiento de las leyes”, asegura el jefe de movilidad social de la Facultad de Sociología de la Academia de las Ciencias rusa, Mijaíl Chernish. A su entender, el enchufe se ha aplicado bajo todos los regímenes del país, desde el prerrevolucionario estamental al periodo socialista, y hoy en día sigue vigente.

En un periodo de crisis e inestabilidad, la situación con los cargos ‘productivos’ empeora todavía más. Cada vez hay menos trabajo, lo que aumenta el valor de cada puesto y da lugar a la guerra de ‘recursos’ por un cargo.

Rusia y los contactos

“Una de las razones por las que el apoyo en los contactos personales es más fuerte aquí que, por ejemplo, en los países europeos más avanzados, es el bajo nivel de confianza mutua existente en la sociedad”, señaló el director de laboratorio de la Escuela Superior de Economía y de la Facultad de Sociología de la Academia de las Ciencias rusa, Vladímir Magun.

“Para tener éxito en el mercado ruso hay que conocerlo”

A lo largo de su vida, los rusos se apoyan en un círculo relativamente reducido de personas formado por la familia directa, otros parientes y los amigos. La línea más alejada es la de los amigos de amigos. En una sociedad carente de confianza, los contactos personales se convierten a la fuerza en un mecanismo universal para la obtención de información y la toma de decisiones.

“Pero hay también otros sectores de la vida que han logrado deshacerse de los contactos personales como canal de acceso a los beneficios. Me refiero al sector comercial, donde en tiempos soviéticos el enchufismo era descomunal. Con el paso a la economía de mercado y la desaparición del déficit, todo esta compleja red de contactos personales se devaluó al instante y decenas de listas de nombres con notas al margen como ‘zapatos’, ‘carne’, ‘pescado’, etc. dejaron de ser útiles. Todos los compradores, independientemente de su amistad con el vendedor, pasaron a ocupar la misma posición”, explicó Magun. El paso a la economía de mercado cambió significativamente el estado de las cosas en el país. 

Muchos especialistas extranjeros llegan hoy a Rusia para trabajar. Según Sarah Nair (EE UU), responsable de redacción en la sección internacional de un importante grupo mediático ruso, la principal cualidad que debe tener un extranjero para alcanzar el éxito en Rusia es la calma.

El profesionalismo marcaba y sigue marcando el precio. La cuestión es cómo enseñarlo. “Hay muchas peculiaridades culturales y diferencias en la ética corporativa y en las relaciones internacionales entre Rusia y EE UU. Sin embargo, esto no cambia el hecho de que el contratista realizará una prueba de resistencia, y no está garantizado que las personas que entran ‘por recomendación’ la vayan a superar”, explica la periodista.

¿Es Rusia el único lugar donde esto ocurre?

Las redes informales tienen cabida en cualquier punto del mundo y en cualquier sociedad, pero normalmente estas se equilibran con la ayuda de determinados procedimientos y mediante otros canales de movilidad social.

Los expertos occidentales están convencidos de que todo depende de las raíces histórico-culturales. Un estudio reciente títulado ‘La cultura y las instituciones’ y promovido por la Oficina Nacional de Investigación Económica de los E. UU. (NBER, por sus siglas en inglés) establece que donde más se cree en que el trabajo permite por sí solo alcanzar el éxito es en EE UU, Canadá, India y algunos más. Sin embargo, no son tantos los países que comparten esta opinión.

Lea más: Apuntes para extranjeros sobre la corrupción en Rusia>>>