Las autopistas de peaje llegan a Rusia de mano de empresas extranjeras

Las inversiones francesas e italianas participan en la construcción de la nueva carretera que unirá Moscú y San Petersburgo. Fuente: ITAR-TASS

Las inversiones francesas e italianas participan en la construcción de la nueva carretera que unirá Moscú y San Petersburgo. Fuente: ITAR-TASS

Las autoridades rusas planean solucionar el problema del transporte en Rusia con ayuda de la experiencia extranjera en la construcción de autopistas de peaje. De este modo, empresas austríacas, francesas, italianas y turcas participarán en el proceso de construcción de nuevas carreteras en Rusia.

Actualmente en Rusia hay dos grandes proyectos en marcha para la construcción de varias autopistas: en primer lugar, la carretera Moscú–San Petersburgo y, en segundo lugar, la carretera del ‘Don’, que comunica Moscú con el principal puerto ruso en el mar Negro, el de Novorosiisk. En esta segunda carretera, por ejemplo, se instalarán cinco tramos de peaje a lo largo de una extensión aproximada de 560 km, de un total de 1.543,7 km.

Los proyectos se adjudican a las constructoras mediante concurso abierto y ya se conoce quienes serán los contratistas de algunos tramos. En particular, el tramo que va del kilómetro 15 al 58 lo construirán expertos franceses. El proyecto ha sido adjudicado a la empresa ‘Severo-Zapadnaya kontsessionnaya kompaniya’, una consorcio formado por la rusa Mostotrest y el grupo francés Vinci.

La compañía, de la que cada socio posee el 50 % de las acciones, se ha hecho con los derechos de construcción y explotación de la carretera durante un periodo de 31 años. Según ha aclarado Mostotrest a RBTH, la participación de un socio extranjero en el proyecto era una de las condiciones para la firma del acuerdo de concesión por parte del Estado.

“El principal objetivo de este requisito es el de captar la atención de los grandes inversores internacionales, quienes ya cuentan con un importante bagaje en la construcción de nuevas autopistas equipadas con la última tecnología, además de que disponen de experiencia en la explotación efectiva de carreteras en régimen de pago”, aclaró la compañía.

A su vez, para la empresa francesa este proyecto supone su salida al mercado ruso de las infraestructuras, lo que entre otras cosas le aportará experiencia en la explotación de carreteras en condiciones climáticas extremas. Según explica el representante de ‘Severo-Zapadnaya kontsessionnaya kompaniya’, el contrato establece un plazo de tres años para la finalización del tramo, después de lo cual la empresa tendrá derecho a su explotación durante otros 28 años.

“Por cada rublo del presupuesto estatal se invertirán dos de capital comercial”, aclaró a RBTH el secretario de prensa de ‘Severo-Zapadnaya kontsessionnaya kompaniya’, Serguéi Ilinski.

Según sus palabras, el volumen total de inversión en el proyecto asciende a 60.000 millones de rublos (1.700 millones de dólares), de los que 22.900 millones de rublos (660 millones de dólares) corresponden a la inversión estatal, 9.000 millones de rublos (260 millones de dólares) corresponden a los fondos aportados por los accionistas y el resto proviene de créditos.

Por otro lado, el consorcio ‘Maguistral dvuj stolits’ (en ruso ‘Autopista de las dos capitales’) —integrado por el banco estatal ruso VTB y la empresa francesa Vinci— se encargará de la construcción de otros dos tramos de la carretera Moscú-San Petersburgo (del kilómetro 543 al 646 y del 646 al 684). El trabajo conjunto de la compañía ruso-francesa les ha permitido ganar una de las mayores licitaciones en materia de carreteras, cuya inversión asciende a 83.100 millones de rublos (cerca de 2.400 millones de dólares).

De acuerdo con las condiciones del contrato, la inversión privada deberá constituir al menos el 25 % del total, mientras que el 75 % provendrá de los fondos estatales. Asimismo, el inversor deberá finalizar su tramo en un plazo de dos años para después explotarlo durante otros 25.

Cruzar Rusia haciendo autoestop

Durante este tiempo, la empresa cobrará un peaje a los conductores que luego transferirá a la empresa estatal Avtodor. Por otra parte, ‘Maguistral Dvuj Stolits’ recibirá del Estado una suma fija: 33.410 millones de rublos (cerca de 1.000 millones de dólares) para el mantenimiento de la carretera y 59.400 millones de rublos (1.700 millones de dólares) en concepto de retorno de la inversión. Además, Vinci y ВТБ incorporarán a la empresa italiana Astaldi, así como a las turcas Ictas Insaat y Mega Yapi, en calidad de subcontratistas durante la construcción de la carretera. 

El principio de cooperación

La legislación rusa no permite la participación directa de las empresas extranjeras en las licitaciones públicas. Según aclara el servicio de prensa de la empresa estatal Avtodor, responsable de la construcción de autopistas de peaje en Rusia, la captación de socios extranjeros permitirá también reforzar la competencia en este mercado.

“Además las empresas extranjeras disponen de una amplia experiencia en la colaboración entre el sector público y el privado para la construcción, entre otras cosas, de autopistas de peaje”, declaran en Avtodor. Aunque el interés entre los inversores extranjeros por las contrataciones públicas en Rusia es alto, Avtodor afirma que de momento hay pocos proyectos en marcha.

De acuerdo con Serguéi Ilinski, la amortización en proyectos de infraestructuras de esta magnitud no suele ser muy rápida. “El plazo de amortización de este tipo de proyectos en todo el mundo es bastante largo, ronda los 25-30 años”, aclaró el servicio de prensa de Avtodor a RBTH.

Según los datos aportados por la compañía, en las carreteras financiadas con fondos estatales el precio del peaje para los turismos rondará entre 1 y 1,5 rublos por kilómetro. En el caso de los tramos construidos con inversión privada, el precio del peaje se fijará de manera independiente para cada proyecto. Por ejemplo, en el tramo dirigido por el consorcio ‘Severo-Zapadnaya kontsessionnaya kompaniya’, el peaje ascenderá a 7,1 rublos por kilómetro, es decir, siete veces más caro que en los tramos estatales.

Lea más: El futuro de la economía rusa en un mundo en crisis>>>

Todos los derechos reservados por Rossiyskaia Gazeta.