Invierten 200 millones de dólares en un nuevo purificador del aire

El empresario ruso Marat Zaguidúllov pretende lanzar al mercado global una tecnología utilizada por los astronautas de la Estación Espacial  Internacional. Fuente: NASA

El empresario ruso Marat Zaguidúllov pretende lanzar al mercado global una tecnología utilizada por los astronautas de la Estación Espacial Internacional. Fuente: NASA

Un importante empresario ruso está invirtiendo cientos de millones de dólares en una nueva tecnología de purificación del aire y planea llevar su producción al mercado global. Por ahora esta tecnología la utilizan los cosmonautas rusos y los astronautas de la NASA en la EEI.

El exdiputado de la Duma Estatal Marat Zaguidúllov ha adquirido el 50% de un fabricante de equipos de purificación de aire. El dispositivo “Potok 150-M-01” no tiene análogo en el mundo. Se creó hace 20 años y está patentado en Rusia, en Ucrania, en Japón, en Europa y en Estados Unidos. A diferencia de los demás dispositivos de purificación del aire, Potok destruye todo tipo de microorganismos, tiene una batería de gran autonomía y es completamente inocuo. 

Marat Zaguidúllov, antiguo diputado de la Duma Estatal de la Federación Rusa, miembro de la administración de la ciudad de Kazán y propietario del consorcio automovilístico Motovilijinskie zavody, es en la actualidad uno de los inversores del sistema de pagos instantáneos Qiwi India, del que posee el 25% de las acciones.

Según comenta el director general y copropietario de Potok Inter, Alexander Nagolkin, el dispositivo elimina la gripe aviar, por ejemplo, en un 99,9%. Es capaz de eliminar incluso el Staphylococcus aureus resistente. En principio, al pasar por su campo eléctrico, cualquier microorganismo es destruido en décimas de segundo”, aclara Nagolkin.  

Según información publicada en la página web de la compañía, el dispositivo Potok también goza de cierta demanda entre los médicos. Entre los clientes de la compañía figuran las principales clínicas de las ciudades rusas, entre ellas el Hospital General Clínico Militar Burdenko, así como algunos centros de natalidad y maternidad.

El director del Centro de Economía Social, David Melik-Guseinov, conoce los dispositivos Potok y opina que se trata de una tecnología con prometedoras perspectivas para los centros de salud, especialmente para unidades de terapia intensiva y reanimación. “El efecto del tratamiento en los centros que posean esta tecnología podría mejorar. Esto está demostrado científica y prácticamente. Pero por ahora el sistema ruso de sanidad no dispone de recursos suficientes para obtener estas tecnologías”, - comenta Melik-Guseinov.

Según Zaguidúllov, uno de los pasos planeados para el desarrollo de la compañía es la entrada en el mercado internacional. “No sólo actúo como inversor, participaré también en la promoción del producto en el extranjero”, comenta Zaguidúllov. El servicio de prensa de la compañía comenta a RBTH que países como China, Arabia Saudí y los Emiratos Árabes, donde existe un grave problema para purificar el aire en los rascacielos, ya han mostrado interés por esta tecnología. Sin embargo, no ha podido aportar ninguna información concreta sobre ello, ya que los acuerdos definitivos están todavía por firmar.

Marat Zaguidúllov estima que la inversión aproximada en el negocio durante los próximos tres años será de unos 200 millones de dólares. 

Cómo funciona el dispositivo

La tecnología está basada en el fenómeno de la electroporación de la membrana celular. Bajo la influencia del campo eléctrico, en la membrana celular se crean poros. Como resultado, la célula se destruye. La magnitud del campo eléctrico está calculada para destruir cualquier microorganismo y virus, independientemente de su especie.

Potok ya se utiliza con bastante éxito en la industria espacial. El dispositivo es parte del equipamiento del módulo ruso en la EEI y en el Centro de Pruebas para la Preparación de Cosmonautas Yuri Gagarin. En 2009 la NASA también instaló una unidad en su módulo de la estación para solucionar un problema de aparición de hongos.

 

Lea más: Las sanciones llegan al espacio>>>

 

Texto basado en material del diario Kommersant. 

Todos los derechos reservados por Rossiyskaia Gazeta.