Los BRICS crearán su propio FMI

El Fondo de Reservas Monetarias cuenta con capital de los cinco miembros del grupo y estará opertivo en 2015. Fuente: servicio de prensa

El Fondo de Reservas Monetarias cuenta con capital de los cinco miembros del grupo y estará opertivo en 2015. Fuente: servicio de prensa

El FMI pronto dejará de ser la única organización del mundo con capacidad para proporcionar ayuda financiera a nivel internacional. Los miembros del grupo de los BRICS crearán una institución alternativa.

Los BRICS han avanzado mucho en el proceso de creación de unas estructuras alternativas al Fondo Monetario Internacional y al Banco Mundial, instituciones lideradas por EE UU y la Unión Europea. El Fondo de Reservas Monetarias (en sustitución del FMI) y el Banco de Desarrollo (en sustitución del Banco Mundial) de los BRICS iniciarán su actividad ya en 2015. Así lo aseguró el embajador especial del Ministerio de Asuntos Exteriores ruso Vadim Lúkov.

Brasil ya ha desarrollado el acta constitutiva del Banco de Desarrollo, mientras que Rusia se está encargando de la preparación de los acuerdos interestatales para la fundación del banco, según cuenta el diplomático.

Por otra parte, los BRICS ya han acordado la cuantía correspondiente al capital social de estas dos nuevas estructuras, que ascenderá a 100.000 millones de dólares para cada una.

“En este momento se está negociando la distribución de 50.000 millones de dólares de capital social entre los socios, así como el lugar en el que se emplazarán las sedes”, comentó el diplomático. “Todos los miembros de los BRICS han mostrado interés en que estas se establezcan en su territorio”.

Se prevé que China aportará 41.000 millones de dólares al Fondo de Reservas Monetarias, mientras que Brasil, India y Rusia contribuirán con 18.000 millones cada uno, y Sudáfrica con 5.000 millones de dólares. El volumen de estas aportaciones está directamente relacionado con el volumen de la economía de cada país.

En lo que a las reservas se refiere, si lo comparamos con el FMI —el cual se rige por los Derechos Especiales de Giro (SDR por sus siglas en inglés)—, cuyos fondos ascienden actualmente a 238.400 millones de euros o 369.520 millones de dólares, no hay duda de que el Fondo de Reservas Monetarias está muy por detrás de este. Sin embargo, 100.000 millones de dólares son más que suficientes para los cinco países, mientras que el FMI está integrado por 188 países que podrían requerir ayuda financiera en cualquier momento. 

El Banco de Desarrollo de los BRICS

La creación por parte de los BRICS del Banco del Desarrollo como alternativa al Banco Mundial tiene la finalidad de proporcionar crédito a proyectos que no solo beneficien a Estados Unidos o a la Unión Europea, sino principalmente a los países emergentes.

El objetivo principal de este banco será financiar proyectos externos, puesto que los internos pueden desarrollarse dentro del marco nacional. Por ejemplo, Rusia cuenta con un Fondo de Bienestar Social propio para ello.

“Los créditos del Banco de Desarrollo se destinarán no tanto a los propios BRICS, como a la inversión en proyectos de infraestructuras en otros países, incluidos otros países africanos. La concesión de un crédito a un país africano para la puesta en marcha de un programa de desarrollo hidroeléctrico, por ejemplo, beneficiaría a los BRICS, ya que estos se encargarían de suministrar los equipos necesarios o de aportar la mano de obra cualificada”, explica Iliá Prilepski, miembro del Grupo de Expertos en Economía. Si el crédito lo concediera el FMI, esos mismos equipos los suministrarían los países occidentales que están al mando del proyecto.

La creación del Bando de Desarrollo tiene también connotaciones políticas, puesto que permitirá a los BRICS promover sus intereses en el extranjero. “Se trata de un movimiento político que permitirá destacar el fortalecimiento a nivel internacional de aquellos países, cuya opinión es ignorada con frecuencia por sus colegas estadounidenses y europeos. Cuanto más fuerte sea esta alianza y su posición en el escenario internacional, más sencillo resultará defender los intereses particulares de sus miembros”, comenta la directora del departamento analítico del fondo de inversión Golden Hills-Capital AM, Natalia Samoilova.

“Por otra parte, la creación de estas estructuras alternativas no quiere decir que los BRICS vayan a abandonar el Banco Mundial o el FMI, al menos en un primer momento”, añade Prilepski. 

El Fondo de Reservas Monetarias

Por otro lado, el Fondo de Reservas Monetarias de los BRICS constituirá un seguro o garantía en caso de que uno de los miembros de este grupo experimente problemas financieros o déficit presupuestario. En la época soviética esto se conocía como ‘caja mutua de ahorros’, comenta el vicedirector general de la consultora HEADS, Nikita Kulikov. Los países que conforman el fondo se avalan unos a otros.

La necesidad de este tipo de avales se hace evidente ante los acontecimientos más recientes: las divisas de los países emergentes, incluido el rublo ruso, están experimentando una fuerte caída.

El Fondo de Reservas Monetarias permitirá aliviar la falta de liquidez en moneda extranjera de los países miembros cuando estos experimenten problemas en su balanza pagos. En caso de sufrir una devaluación repentina no deseada de la moneda nacional o ante una salida brusca de capital inspirada por una moderación de la política monetaria de la Reserva Federal de los EE UU, los miembros podrán recibir esta ayuda, evitando así problemas internos como una posible crisis de sus sistemas bancarios. El Fondo de Reservas Monetarias permitirá a los bancos que no sean capaces de hacer frente a sus préstamos saldar deudas con sus acreedores extranjeros.

Esta estructura promete convertirse en una buena alternativa al FMI, que tradicionalmente se ha dedicado a apoyar a las economías que se encuentran en una situación presupuestaria grave.

“La mayor parte de los fondos se destina al rescate del euro o de las moneda nacionales de los países desarrollados. Si tenemos en cuenta que la dirección del FMI está en manos de los países occidentales, hay pocas esperanzas de que podamos recibir una ayuda. Por esta razón, la creación del Fondo de Reservas Monetarias no está de más”, explica el embajador del Ministerio de Asuntos Exteriores de Rusia.

Natalia Samoilova cree también que el Fondo de Reservas Monetarias ayudará a los BRICS a abandonar gradualmente la intermediación del dólar en sus intercambios; aunque para esto hará falta tiempo.

De momento, el capital social del Banco de Desarrollo y del Fondo de Reservas Monetarias de los BRICS se establecerá en dólares estadounidenses, lo que supone a su vez un apoyo al sistema monetario de EE UU. Sin embargo, no se puede descartar que en un futuro próximo (contando con las amenazas de EE UU y la UE de imponer sanciones económicas a Rusia) el dólar sustituya al rublo y a las otras monedas nacionales de los BRICS. 

Artículo abreviado. Publicado originalmente en ruso en Vzgliad.