Rusia busca una alternativa a Visa y MasterCard

El Banco Central quiere detener la influencia de estas corporaciones. Fuente: Reuters

El Banco Central quiere detener la influencia de estas corporaciones. Fuente: Reuters

En el país hace tiempo que se quiere crear un sistema nacional. El sistema chino Union Pay puede ampliar potencialmente su influencia.

Hace tiempo que se habla en Rusia acerca de los efectos negativos que tiene la hegemonía de Visa y MasterCard en el mercado nacional. Pero el Banco Central de Rusia intenta detener la influencia de estas corporaciones desde antes de los sucesos de Ucrania. "La cuota de mercado de Visa y MasterCard es de entre el 80 y el 90% del total de tarjetas. Y, por lo tanto, el interruptor que se controla con estas tarjetas se encuentra fuera de la zona de control de Rusia".

Los banqueros consideran que el sistema debería estar bajo control estatal. El Banco de Moscú, por ejemplo, apoya la idea de crear un sistema nacional de pagos con tarjeta electrónica que sirva para garantizar la seguridad económica y de datos del país. "Lo más correcto, desde nuestro punto de vista, sería la creación de este sistema sobre la base del Banco Central", declaró Serguéi Mednov, miembro de la dirección del Banco de Moscú.

Según un cable hecho público por Wikileaks en 2010, Estados Unidos presionó a Rusia para que no saliera adelante un proyecto de ley en la Duma según el cual Rusia crearía un sistema de pago de tarjetas nacional y “perjudicaría” a las dos empresas estadounidenses de tarjetas de crédito: Visa y MasterCard. Según el cable supondría unos "4.000 millones de dólares al año" y la funcionarios de la administración Obama presionaron a favor de las empresas estadounidenses.

El Banco Central ya tenía pensado crear antes del 1 de julio de 2014 un centro de desarrollo de procesamiento de transacciones internas. Esto no solo aumentaría la seguridad nacional sino que supondría nuevos ingresos para el Banco Central, ya que los sistemas de pagos tendrían que repartir sus beneficios con esta institución. 

Los pretendientes al título

A día de hoy en Rusia, además de los sistemas de pago internacionales, existen alrededor de unos 20 sistemas locales.  Los más importantes son dos: Union Card, que es uno de los primeros sistemas de pago rusos y fue creado en 1993, y Zolotaya Korona (Corona dorada), que une a más de 500 bancos de Rusia y los países de la CEI.

Sin embargo el sistema de pago que tiene más futuro, según los expertos, es el PRO100 que tiene su centro de pagos en el banco estatal Sberbank. Para empezar, sus tarjetas pueden ser usadas como tarjetas de pago para funcionarios.  

"Su mayor ventaja es que utiliza la tecnología M/Chip, desarrollada por MasterCard. De esta manera los bancos no necesitarán comprar nuevo equipamiento para hacer el cambio, tan solo será necesario modificar el software", comenta Elena Orlova, presidenta de la dirección de la organización PayU.

Para el ciudadano el sistema de pago PRO100 no supondría un coste, para utilizarlo bastaría con obtener una tarjeta electrónica universal. Para el banco, sin embargo, el coste de la entrada en el sistema será de 1,5 millones de rublos (unos 43.000 dólares).

En opinión de la presidenta de la Asociación 'Consejo de pagos nacional', Alma Obayeva, pasará como mínimo medio año hasta que el sistema se desarrolle a nivel nacional, pero para que se sumen clientes y se convierta en algo parecido a Visa y MasterCard, hace falta más de un año.  

Problemas y posibles soluciones

Sin embargo los sistemas de pago rusos tienen una gran carencia. "Los usuarios tendrán problemas cuando quieran utilizar sus tarjetas de pago en el extranjero, donde el sistema ruso no tendrá cobertura. Y dada la situación actual, será problemático sacar a la arena internacional cualquier desarrollo propio", señala la primera vicepresidenta de la organización rusa 'Rossiski klub finansovij diréktorov', Tamara Kasianova.

Las tarjetas PRO100 de momento todavía no dan servicio fuera de Rusia. Elena Orlova considera que esto es tan solo una cuestión de tiempo, como demuestra la experiencia de otros países donde funcionan sistemas de pago nacionales, como por ejemplo China o India.

Hasta que no aparezca un sistema de pago ruso, la UnionPay china, que llegó al mercado ruso en otoño de 2013, podría ser la alternativa a Visa y MasterCard. El sistema de pago chino fue fundado en 2002 y, en tan solo unos años, ha adquirido un estatus internacional.

"En China introdujeron un centro de operaciones nacional y bloquearon todos los pagos con tarjeta, incluidos Visa y MasterCard. Ningún pago sale de los límites de la jurisdicción china. Es mucho más seguro y barato", dice el consejero del presidente de la Federación Rusa, Serguéi Glazev.

La mayoría de los expertos están de acuerdo en que, dada la situación actual, los que saldrían perdiendo serían los sistemas de pago Visa y MasterCard, que se arriesgan a entregar a la competencia de China una gran cuota del mercado como son los bancos rusos. 

Artículo preparado en base a materiales de Vzgliad, RIA Novosti y Kommersant.