Cuáles son las peores sanciones para la economía rusa

Debido a la tensión en Crimea, EE UU y la UE han amenazado con medidas de presión. Fuente: AP

Debido a la tensión en Crimea, EE UU y la UE han amenazado con medidas de presión. Fuente: AP

A comienzos de marzo el aislamiento internacional de Rusia, las sanciones o las restricciones no parecían más que especulaciones. En cambio, si en el referéndum del 16 de marzo Crimea toma la decisión entrar a formar parte de la Federación Rusa, estas amenazas pueden hacerse realidad.

"Estamos contemplando toda una serie de medidas económicas y diplomáticas que permitirán aislar a Rusia y que afectarán negativamente a su economía y a su posición en el mundo", declaró el presidente de EE UU, Barack Obama, que ayer recibió al primer ministro ucrania Arseni Yatseniuk en la Casa Blanca.

Fuentes cercanas a John Kerry, secretario de Estado de EE UU, han afirmado que la aplicación de las sanciones es "cuestión de días". La retórica de los líderes europeos es algo más suave, ya que el grado de dependencia es mucho mayor. Pero, por ejemplo, el ministro de Asuntos Exteriores británico, William Heigh ha prometido que Rusia lo "pagará caro" por Crimea.

La diplomacia rusa parece convencida de que el asunto no llegará hasta el punto de que se apliquen sanciones. Entre las medidas más blandas estaría el boicot a los encuentros del G8 en Sochi y la expulsión de la Federación rusa del "club de países desarrollados", así como la interrupción de las reuniones para la firma del acuerdo sobre libre comercio (un acuerdo para la creación, por parte de EE UU y Rusia, de un régimen de comercio interno análogo a la zona de libre comercio que se alcanzó a finales de 2013).El comercio sin aranceles reduciría los costes empresariales, algo que ahora queda en entredicho.

La colaboración militar también se ha interrumpido. EE UU y Canadá han declarado que interrumpen su cooperación con Rusia. El Secretario general de la Alianza, Anders Fogh Ramussen, ha declarado que la OTAN cortará todos los contactos militares con el país eslavo.

Además de eso el jueves, siguiendo instrucciones de Obama, el Departamento de Estado introdujo "limitaciones de visados para los funcionarios y particulares de Rusia y Ucrania, cuyas acciones amenacen la integridad de Ucrania". Los radicales como Tannock proponer retirar y suprimir los visados para todos los funcionarios rusos. A comienzos de marzo el Alto Representante para Asuntos Exteriores de la UE propuso interrumpir las negociaciones con la Federación Rusa para la simplificación de la obtención de visados y deliberar sobre el rechazo de los visados de corta duración. 

Estrangulamiento financiero

Las sanciones económicas previstas para Rusia son todavía más peligrosas. Según comentó el presidente del subcomité para asuntos europeos del Senado de EE UU, Chris Murphy, se están planeando medidas para los bancos rusos, es posible que se congelen los activos de las instituciones estatales y de los inversores privados rusos.

El director del departamento de práctica fiscal y desarrollo internacional del 'Grupo KSK', Dmitri Malishev, opina que "las cuentas bancarias y los activos de los funcionarios rusos, legalizados en estructuras offshore podrían ser objeto de presiones. Lo más probable es que suba la tasa porcentual sobre los préstamos extranjeros para los prestatarios rusos".

Una medida extrema y poco probable sería el bloqueo de los pagos que se realicen a través de bancos filiales estadounidenses donde el pagador sea una empresa con un beneficiario ruso. Los periodistas consultados no creen que se congelen las reservas internacionales del Banco Central. 

El ejemplo de Irán

Para los políticos occidentales más radicales existe una posibilidad más. Se podría repetir el escenario iraní e imponer un embargo sobre la importación de petróleo ruso. Las sanciones de EE UU y la UE sobre Irán hace algunos años paralizaron las relaciones de este país con Occidente.  En el país se desató la inflación (31,5%) y el desempleo (13,4%), el PIB cayó en un 1,9% y un 1,3% en 2012 y 2013 respectivamente. 

Acciones no confirmadas

Occidente dispone de otros mecanismos de presión. Europa no puede cambiar la orientación de su política energética con Rusia de forma instantánea hacia otros suministradores, pero puede adoptar una estrategia a más largo plazo.

Con el nuevo curso de normalización de relaciones con Occidente que ha tomado el presidente Hasán Rouhaní, Irán puede convertirse en una alternativa a Rusia. Irán ocupa el segundo lugar del mundo en cuanto a reservas de gas. Los yacimientos en Irán están más cerca de Europa que Yamal (la distancia entre Parsa Sur y Grecia es de 3.200 kilómetros y de Yamal a Bulgaria de 4.500). Los gastos de construcción de gasoductos desde Irán a la Unión Europea son mucho menores que desde Rusia. Teóricamente la UE podría sustituir a Rusia por Irán en unos diez años.

La segunda posibilidad sería la exportación estadounidense de gas natural licuado (GNL) a Europa. Actualmente la importación de gas norteamericano en la UE está limitada jurídicamente. Sin embargo incluso en caso de que se retirara la prohibición, la construcción de terminales de gas natural licuado no es un proceso rápido, los primeros suministros podrían comenzar como muy pronto en 2015. 

Una respuesta urgente

Todavía no se han aplicado sanciones pero Rusia ya está meditando la respuesta. Uno de los primeros en hablar ha sido el consejero del presidente, Serguéi Glazev: "En caso de que se apliquen sanciones sobre órganos estatales nos veremos obligados a reconocer de facto la imposibilidad de devolver los créditos que los bancos estadounidenses otorgaron a Rusia".

Esto puede afectar negativamente a las condiciones para la obtención de crédito de las empresas rusas y aumentar la tasa de aseguración de riesgos comerciales.

 

Artículo publicado originalmente en ruso en Kommersant.

Todos los derechos reservados por Rossiyskaia Gazeta.