La dificultad de imponer sanciones económicas a Rusia

EE UU y Europa quieren aplicar sanciones económicas a Rusia. Fuente: AP

EE UU y Europa quieren aplicar sanciones económicas a Rusia. Fuente: AP

Tras la inestabilidad surgida en Ucrania y la divergencia de posturas entre Rusia y Occidente, EE UU y Europa han comenzado a hablar sobre posibles sanciones a Rusia. Sin embargo, debido al gran volumen y a la dependencia económica mutua resultaría complicado implementarlas realmente.

“Rusia no acepta el lenguaje de las sanciones y las amenazas pero, si se aplican, no quedarán sin respuesta”, afirmó el ministro ruso de Asuntos Exteriores en unas declaraciones públicas que aparecieron el 7 de marzo en su web oficial.

El Ministerio de Asuntos Exteriores ruso explicó que las autoridades de Moscú se quedaron perplejas al enterarse de los resultados de la reunión que se celebró el 6 de marzo en Bruselas, en la que se anunció que se suspenderán las conversaciones bilaterales sobre la flexibilización de la normativa de los visados y también sobre el nuevo acuerdo básico de asociación en cuestiones económicas y energéticas con Moscú.  “Da la impresión de que el oportunismo ha prevalecido sobre el sentido común, que sugeriría que sería necesario escuchar al menos los argumentos de Rusia, la cual es socio estratégico de la UE”, declaró.

El martes 4 de marzo el presidente ruso Vladímir Putin anunció que ambas partes saldrían perjudicadas por las posibles sanciones derivadas de la situación en Ucrania, porque en el mundo actual todo está interconectado y todos dependemos los unos de los otros.

Vladímir Batiuk, un experto del Instituto de Estudios de Canadá y EE UU, cree que los Estados Unidos y Europa tienen posturas diferentes sobre Rusia. “EE UU tienen en mente un amplio abanico de sanciones de gran alcance que podría imponer a Rusia. Sin embargo, la efectividad de estas sanciones es cuestionable. Los socios europeos y los aliados de EE UU, en mi opinión, no tienen ninguna prisa en aplicar estas penalizaciones contra Rusia. Ese es el motivo por el que EE UU han decidido por ahora promulgar únicamente una especie de lista de funcionarios rusos a los que se denegará la entrada a EE UU, lista que ni siquiera se ha completado aún. Formalmente, hay sanciones, pero en la realidad no existen”, comentó Bariuk en una entrevista con el diario Kommersant.

La UE no tratará de presionar a Rusia con sanciones económicas, señaló el director del Instituto para Planes y Análisis Estratégicos, Alexander Gusev. En su opinión, recortar el comercio con Rusia podía dañar a Europa en primer lugar.

“Creo que sí habrá sanciones porque ahora mismo, como es obvio, la gente está esperando a ver qué ocurre. En la actualidad, los líderes de la UE y EE UU están buscando medios para presionar a los líderes y funcionarios rusos. Está claro que estas sanciones no traerán nada bueno. Si hablamos de sanciones económicas, está claro que la relación entre Rusia y EE UU es muy diferente de la de Rusia con la UE, cuyo comercio asciende a 630.000 millones de euros. ¿Qué sanciones van a imponer? Lo perderían todo”, avisó Gusev.

El analista político Serguéi Karagánov, comentando las amenazas de imponer sanciones a Moscú, declaró al periódico Vzgliad que Occidente no puede prescindir de la energía rusa ni siquiera temporalmente, o bajar el precio del petróleo y el gas, como se hizo en 1980 cuando las tropas soviéticas invadieron Afganistán.

“Es imposible dejar de consumir energía, y todo el mundo lo sabe. EE UU no tienen modo de hacer que baje el precio del petróleo, porque la situación es radicalmente diferente. Volver a hacer esto requeriría un acuerdo previo con Arabia Saudí, pero dudo de que el país consintiese en una bajada artificial de los precios. En 1980, los saudíes temían que la URSS tratase de abrirse paso para llegar al Índico, pero hoy la situación es claramente diferente”, explicó el experto.

Sin embargo, no descartó que se intentase bajar ligeramente los precios del petróleo. Pero esto perjudicaría precisamente a los mismos que toman la medida: “La bajada de los precios beneficiará en primer lugar a China y a otros competidores directos de Occidente”, afirmó Karagánov.

Las exportaciones rusas en cifras

El conjunto de las exportaciones mundiales rusas se cifra en 529.255 millones de dólares (385.401 millones de euros) en 2012, mientras que sus importaciones se elevaron a 335.446 millones de dólares (244.270 millones de euros), según el último informe de la Organización Mundial del Comercio (OMC), con fecha de septiembre de 2013.

“Podríamos esperar que se trate de amenazar y de hacer bravatas. Pero creo que no se llegará a sanciones económicas importantes, aunque es seguro que se darán algunos pasos simbólicos. Por otra parte, sí que intentarán presionar a algunos individuos en concreto”, indicó el analista. 

Las socios comerciales de Rusia en el mundo

Europa es el principal proveedor ruso, con un tercio del total, seguido de China (15,4%), EE UU y Japón. La oficina estadística de la Unión Europea (Eurostat) refleja por su parte que el comercio de bienes y servicios entre la UE y Rusia alcanzó en 2012 niveles récord, al situarse las exportaciones europeas en alrededor de 120.000 millones de euros (164.794 millones de dólares) y las importaciones, en 213.000 millones de euros (292.510 millones de dólares).

Los combustibles, en especial el gas, constituyen los principales productos importados por la Unión Europea, en tanto que este bloque exporta a Rusia sobre todo tecnología, maquinaria, vehículos y bienes de consumo.

Alemania es el principal socio comercial de Rusia, seguido de lejos por Italia, Francia, Reino Unido y España.

Por su parte, Estados Unidos compra por valor de 13.000 millones de dólares (9.466 millones de euros) y vende por 15.000 millones de dólares (10.922 millones de euros).

Según la OMC, Brasil es el principal socio económico en Latinoamerica. El volumen de importación con este país es de 3.500 millones de dólares (2.548 millones de euros) mientras que la exportqación alcanza un total de 2.300 millones de dólares (1.674 millones de euros).

Venezuela, México, Argentina y Cuba figuran por este orden como los siguientes países latinoamericanos con significativo comercio bilateral con Moscú.

Para realizar este artículo se ha utilizado información de RIA Novosti, Kommersant y Vzgliad y Agencia EFE.

Todos los derechos reservados por Rossiyskaia Gazeta.