La bolsa rusa se desploma por la tensión en Crimea

El conflicto entre Moscú y Kiev tiene graves repercusiones económicas. El Banco Central de  Rusia ha incrementado de manera temporal la tasa de interés. Fuente: Maxim Blinov / Ria Novosti

El conflicto entre Moscú y Kiev tiene graves repercusiones económicas. El Banco Central de Rusia ha incrementado de manera temporal la tasa de interés. Fuente: Maxim Blinov / Ria Novosti

La intervención rusa en los asuntos de Ucrania ya ha causado una dramática caída de la bolsa rusa y una ulterior devaluación del rublo. Además hay amenazas de los EE UU y la UE sobre posibles sanciones económicas a Moscú. Los analistas se abstienen de hacer predicciones.

La decisión que el sábado tomó el Consejo de Rusia de autorizar el uso de la fuerza en Ucrania ha afectado gravemente a los mercados de valores mundiales. Los inversores han comprendido que existe la amenaza de que el conflicto se extienda y que gradualmente vaya involucrando a países clave de Occidente. Como resultado, el domingo por la mañana el DAX el Frankfurt cayó un 2,5 %; el Nikkei en Tokio, un 1,27 %. Pero, como es obvio, las mayores caídas se comprueban en la Bolsa rusa: a las 16:30 hora local, el MICEX se había desplomado en un 12,5 % y el RTS, un 14 %.

El rublo subió hoy el 0,16 % frente al dólar estadounidense y el 0,4 % ante el euro. El Banco Central de Rusia (BCR) fijó las cotizaciones oficiales, que entrarán en vigor a partir de mañana, en 36,3208 rublos por dólar y 49,9520 rublos por euro.El pequeño repunte de la moneda rusa ante las principales divisas internacionales se produjo después de que ayer el BCR efectuara una gran intervención en el mercado, que algunos operadores consideraron la mayor de la historia del país y cifraron en más de 10.000 millones de dólares.

Las operaciones en la bolsa extranjera comenzaron con más golpes a la cotización del rublo. Por primera vez, el euro ha subido de los 50 rublos, mientras que la tasa de cambio oficial del dólar, establecida por el Banco Central el 4 de marzo de 2014 ha subido casi 20 kopeks, hasta alcanzar los 36,38 rublos al dólar. La última vez que la tasa de cambio rublo/dólar sobrepasó 36,3 fue el 7 de febrero de 2009.

Una de las primeras medidas paliativas adoptadas por el Banco Central ruso fue un incremento “temporal” de la tasa de interés del Banco Central, de 5,5 % a 7 %, encaminada (según sus propias declaraciones), “a prevenir la inflación y los riesgos para la estabilidad financiera”. Konstantín Bushuyev responsable de la sección de análisis de mercados en la firma de agentes de bolsa Otkritiie, explica que este movimiento “bloquea los mercados para impedir su colapso en el caso de un aumento en la fuga de capitales”.

Sin embargo, es difícil decir cuánto tiempo será capaz de contener los mercados este “escudo” del Banco Central. El pasado fin de semana sucedieron tantas cosas en relación con el asunto de Ucrania que la mayor parte de los analistas consultados no se arriesgaron a hacer ninguna predicción sobre qué rumbo tomarán las dinámicas del mercado durante los próximos días.

Muchos expertos comparan la situación actual con los eventos de agosto de 2008, cuando Rusia comenzó una operación militar en la región separatista georgiana de Osetia del Sur. En aquel momento, la mañana después de que las tropas entrasen en Georgia, el MICEX cayó más de un 5 % y el RTS, un 6,5 %.

Muchos analistas comparan la actual situación en Crimea con la guerra de Georgia. El responsable del Centro de Predicción Militar, Anatoli Tsiganok, declaró a RBC que los costes de una intervención militar en la península serían comparables a los del conflicto de cinco días con Georgia, del 8 al 12 de agosto de 2008. Según los cálculos del Centro de Análisis de Estrategia y Tecnología, la paz en Osetia del Sur costó a Rusia 12.500 millones de rublos (unos 400 millones de dólares a la tasa de cambio del momento).

Sin embargo, estas comparaciones son relevantes solo en el caso de una operación militar a gran escala en Crimea, lo que es altamente improbable. Además de los costes militares, Moscú está preparada para proporcionar ayuda financiera a Crimea, que está sufriendo una escasez de fondos para pagar las pensiones y los sueldos de los funcionarios.

Otro factor que causa preocupación entre los inversores es la presión que sobre Rusia ejercen los EE UU y la UE, que están amenazando a Moscú con sanciones políticas (expulsión del G8) y económicas (restricciones comerciales). Sin embargo, Europa no es tan categórica en sus afirmaciones como Washington, ya que no quiere estropear las relaciones comerciales con uno de sus socios clave. Después de todo, Rusia es el tercer socio comercial más importante de la UE, después de los EE UU y China. Además, Rusia es uno de los mayores proveedores de energía de Europa. La crisis actual ya está preocupando a los europeos, que temen que haya interrupciones en el suministro de gas.

Todos los derechos reservados por Rossiyskaia Gazeta.