¿En qué condiciones presta dinero Rusia?

El país ha condonado las deudas de la época soviética a Cuba y Corea del Norte, aunque continúa prestando a otros países. Fuente: Konstantín Zavrazhin / RG

El país ha condonado las deudas de la época soviética a Cuba y Corea del Norte, aunque continúa prestando a otros países. Fuente: Konstantín Zavrazhin / RG

Rusia ha condonado una deuda a Corea del Norte de 11.000 millones de dólares. Anteriormente ya lo hizo con Cuba. En la actualidad, Rusia continúa prestando dinero a otros países, aunque en unas condiciones muy distintas de las de la URSS.

El gobierno de Rusia ha introducido en la Duma Estatal un proyecto de ley para ratificar el Acuerdo entre la Federación Rusa y la República Popular Democrática de Corea sobre la regulación de una deuda por unos créditos soviéticos.

La deuda, que estaba expresada en rublos soviéticos, se ha traducido a dólares estadounidenses según el tipo de cambio oficial del Banco Estatal de la URSS (0,6 rublos por 1 dólar). El importe obtenido ha sido de 10.960 millones de dólares, que se ha rebajado el 90%. El resto de la deuda, 1.090 millones de dólares, será pagado en un plazo de 20 años mediante ingresos semestrales a una cuenta de Vnesheconombank en el Banco de Comercio Exterior de la RPDC.

Sin embargo, este dinero no llegará al presupuesto ruso. Según explica el Gobierno, el acuerdo firmado prevé que este dinero sea destinado “a la financiación de proyectos de sanidad, educación y energía en territorio de Corea del Norte”. 

Unas condiciones favorables para el perdón de la deuda

Según cálculos aproximados, durante los últimos 13 años Rusia ha condonado a los antiguos países del bloque socialista un importe total de más de 100.000 millones de dólares, indica Elena Plájova, miembro de dirección de Corum Group. Corea del Norte es la última de las grandes deudas de esos países.

“La regulación de las deudas es prácticamente el último paso para deshacerse de las conflictivas prácticas en inversión exterior heredadas de la URSS”, - comenta Timur Nigmatullin, analista de Investcafé.

La mayor deuda perdonada por Rusia fue la de Cuba: 29.000 millones de dólares.

Esta restructuración se llevó a cabo el año pasado, empleando prácticamente la misma fórmula: el 90% de la deuda fue perdonado, y los 3.200 millones de dólares restantes deberán pagarse en un plazo de 10 años.

Entre los deudores de Rusia se encontraban también Afganistán e Irán, a los que se les han perdonado 12.000 millones de dólares cada uno. Otros 11.000 millones de dólares fueron perdonados a Mongolia. A Siria y a Vietnam Rusia les condonó deudas de 9.800 millones y 9.400 millones, respectivamente.

A Etiopía, Argelia, Libia, Nicaragua y Angola se les han perdonado deudas que van desde los 3.500 millones hasta los 4.800 millones de dólares.

“Este tipo de créditos se concedían durante la época soviética, generalmente por razones políticas, en unas condiciones muy beneficiosas y sin tener en cuenta las posibilidades de que el deudor devolviera la deuda por entero y en el plazo previsto. Precisamente por esto se ha dado la necesidad de reestructurar estas deudas en la actualidad”, comenta Antón Shabánov, experto del banco BCS Premier. Por lo general, estos préstamos se concedían en forma de armamento, mercancías o directamente en divisa para apoyar al régimen, señala Nigmatullin.

Es importante comprender que no se trata de una condonación absoluta de la deuda, sino de una reformulación de esta para obtener un reembolso, aunque sea parcial, señala Antón Shabánov. Además, la pérdida de ingresos siempre se compensa mediante otros acuerdos económicos.

“Además de la propia condonación, siempre se firman acuerdos paralelos que benefician a quien perdona la deuda. Por ejemplo, cuando Rusia perdonó la deuda de Cuba entró en su mercado, cerrado hasta el momento, de extracción de petróleo”, señala el experto.

A Libia en su momento le fue perdonada su deuda a cambio de contratos de construcción de carreteras, extracción de petróleo y suministro de armamento.

Y Corea del Norte es un mercado perfecto para el suministro de distintos tipos de armamento y componentes. Además de que si no se hubiera reestructurado la deuda jamás se habría recuperado un céntimo. De los dos males posibles ha habido que escoger el menor, opina Shabánov. 

A quién presta dinero Rusia ahora

Mientras tanto, Rusia sigue concediendo préstamos a otros países, generalmente a los más cercanos. Por ejemplo, entre los principales deudores de Rusia se encuentran Ucrania (15.000 millones de dólares concedidos), Bielorrusia (2.000 millones de dólares), Chipre (5.000 millones de dólares), Vietnam (8,000 millones de dólares), Venezuela (4.000 millones de dólares), Islandia (4.000 millones de euros) y muchos otros.

“Incluso Estados Unidos debe dinero a Rusia. La deuda de este país a Rusia asciende aproximadamente a un 3% de toda la deuda pública de Estados Unidos, unos 150.000 millones de dólares. Esta deuda se ha ido formando del mismo modo que en Ucrania: mediante la compra de bonos del Tesoro. Rusia ocupa la octava posición en la lista general de acreedores de Estados Unidos”, comenta el experto del banco BCS Premier.

Sin embargo, en el mundo contemporáneo el mercado de deuda pública posee unos sólidos mecanismos de protección. La compra de los bonos ucranianos no es una ayuda gratuita, sino un crédito con unas condiciones concretas de pago, aunque la tasa del préstamo esté definida en unas condiciones externas al mercado.

Debido a que Ucrania depende en gran medida del suministro de gas de la Federación Rusa, está claro que no le interesa en absoluto romper las condiciones del préstamo, señala Nigmatullin. E incluso en el caso de que Ucrania, debido a la crisis política y económica, se vea obligada al impago de sus obligaciones, esto no conllevaría la pérdida total de la inversión rusa.

“Por lo general, cuando un país se ve obligado al impago, los bonos se aplazan con un interés más alto, de modo que Rusia no debe preocuparse por la recuperación de esta inversión”, explica Shabánov.  

Artículo publicado originalmente en ruso en Vzgliad.