Las pequeñas y medianas empresas en Rusia tendrán dos años de rebajas fiscales

El primer ministro ruso Dmitri Medvédev (a la izda.) anunció el paquete de medidas en el Foro Económico Gaidar. Fuente: ITAR-TASS

El primer ministro ruso Dmitri Medvédev (a la izda.) anunció el paquete de medidas en el Foro Económico Gaidar. Fuente: ITAR-TASS

El gobierno ruso ha dado un paso en apoyo a las pequeñas y medianas empresas. A los empresarios se les ofrecerán nuevas rebajas fiscales, contrataciones garantizadas y subsidios por un valor que ronda los 430 millones de euros. Las subvenciones también incluyen a los empresarios extranjeros.

El primer ministro ruso, Dmitri Medvédev, anunció las nuevas medidas de apoyo a la pequeña y mediana empresa en el Foro Económico Gaidar, que tuvo lugar en Moscú el pasado mes de enero, en la Academia Rusa de Economía Nacional (RANEPA, por su nombre en inglés).

Una de las noticias más significativas ha sido la moratoria fiscal de dos años para las empresas de nueva creación en la esfera industrial, social y científica. Esta medida, ideada por el gobierno, pretende estimular la aparición de nuevas empresas. 

Este año se destinarán  21.000 millones de rublos (430 millones de euros) en subsidios para a la financiación de programas federales de apoyo a las empresas pequeñas.

Según indican fuentes de Rusia Hoy, el Ministerio de Finanzas se encargará de la elaboración del proyecto de ley correspondiente, que debería tener el documento listo este año. Por otra parte, este año se aprobará también una normativa que permitirá generar unas condiciones especiales para la creación de empresas en el Extremo Oriente del país eslavo y en la parte oriental de Siberia.  

Se trata de la introducción de una moratoria fiscal de cinco años para las empresas que se abran en esa región. La comunidad de expertos cree que estas medidas tendrán un impacto real. “Es especialmente positivo que dicha moratoria se aplique a las empresas regionales. La focalización excesiva de la actividad económica alrededor de Moscú frena el crecimiento económico: en el centro hay un excedente de capital y falta de recursos humanos, mientras que en las regiones ocurre lo contrario”, anunció a Rusia Hoy Dmitri Chijachev, cofundador y socio gerente del fondo de inversión Runa Capital. 

“Los incentivos fiscales se aplicarán a las empresas que se creen en el ámbito industrial, social y científico. Estas son las áreas cuyo crecimiento desea fomentar el Gobierno ruso… y dicho crecimiento llegará. Si el objetivo consiste en alcanzar algún tipo de crecimiento, los medios aportados para ello son los adecuados. Sin embargo, no se descarta que determinadas empresas —actualmente en activo y que ya aportan ingresos a los presupuestos locales— decidan simplemente volver a registrarse para aprovechar el periodo de moratoria”, considera Anatoli Voronin, analista de FIBO Group.  

Una de las novedades de este año será la creación del Fondo de Garantía Federal, gracias al cual el crédito llegará con más facilidad a las empresas. El fondo permitirá ampliar los programas regionales de garantía y apoyará proyectos de inversión mediana, a partir de los 300 millones de rublos (alrededor de 6 millones de euros), según anunció a Rusia Hoy Natalia Lariónova, directora del departamento de competitividad y desarrollo de la pequeña y mediana empresa del Ministerio de Desarrollo Económico.

Actualmente, en Rusia existe un sistema que consta de 80 fondos regionales de garantía. Estos pueden garantizar créditos de hasta 100 millones de rublos (2 millones de euros). El Fondo de Garantía Federal ofrecerá una contragarantía a los fondos regionales. Dicho con otras palabras, operará en calidad de reaseguradora. “Ampliará la capacidad de garantía de los fondos regionales”, anunció Lariónova, señalando que la banca comercial no dejará de ser el elemento clave en la cadena de apoyo financiero. El fondo solo intervendrá en caso de que la banca comercial esté dispuesta a proporcionar el crédito, pero el prestatario no tenga suficientes garantías.

Por otro lado, desde el 1 de enero de 2014 existe en Rusia un sistema de contratación federal que estipula la asignación de al menos un 15% del volumen anual de las contrataciones públicas a empresas pequeñas y a organizaciones sin ánimo de lucro con fines sociales.

La garantía de venta es importante para cualquier negocio, es la base de su existencia. Con la creación de un sistema de comercio especial para la pequeña empresa, se aumenta considerablemente sus posibilidades de formar un sistema de compradores para su producción. A lo largo del año se prevé ampliar el radio de actuación de esta norma a las contrataciones de las empresas estatales y de los monopolios naturales, cuyo volumen de ventas supera los 1.000 millones de rublos (20 millones de euros). Su cuota podría crecer desde un 10% en 2014 hasta un 25% en 2018.

Para los inversores que aporten dinero a proyectos innovadores, se pondrá en marcha un mecanismo para el pago diferido (TIF). Gracias a este mecanismo, el proyecto podrá iniciarse sin una inversión inicial por parte del Estado, y los gastos que afronten los inversores se compensarán por vía de los ingresos tributarios derivados del proyecto.

También los inversores extranjeros podrán optar a estos incentivos fiscales, siempre que hayan establecido su empresa de acuerdo con determinadas reglas. De acuerdo con la legislación rusa, las empresas pequeñas establecidas por personas físicas de nacionalidad extranjera pueden disfrutar de los mismos derechos que las pequeñas y medianas empresas rusas.

Si, por el contrario, los fundadores son personas jurídicas extranjeras, estos tendrán que buscarse uno o varios socios rusos para poder disfrutar de los mismos derechos; la participación de la persona jurídica extranjera no podrá superar el 25%.