¿Quiénes son los que más se benefician con la bajada del rublo?

La economía rusa se encuentra en una situación atípica: la moneda nacional se abarata y suben los precios del petróleo. Fuente: ITAR-TASS

La economía rusa se encuentra en una situación atípica: la moneda nacional se abarata y suben los precios del petróleo. Fuente: ITAR-TASS

Rusia se encuentra en una situación atípica que combina el abaratamiento del rublo con el alto precio del petróleo. Para el sector petrolero esto se ha convertido en un sueño hecho realidad. El crecimiento de sus beneficios también favorecerá al presupuesto. Aunque los consumidores se enfrentan a una subida del precio de varios productos, entre ellos los automóviles y las vacaciones en el extranjero.

Hace tan solo un mes, la combinación rublo barato-petróleo caro parecía imposible, y es que el curso del rublo y el precio del petróleo siempre habían ido al unísono. Si la cotización del petróleo caía, a continuación se derrumbaba también el rublo y viceversa. 

Cotización según el Banco Central

4 de febrero

Rublo-USD: 35,2347  - 35,4502

Rublo-EUR: 47,5351 - 47,9535

Pero desde hace algunos meses no existe correlación entre las fluctuaciones de la moneda rusa y los precios del oro negro: el abaratamiento del rublo se ha producido a más velocidad que la caída de la cotización del petróleo, según advierten en Bank of America Merrill Lynch.

En realidad, los economistas del banco están considerando el riesgo de que los precios del petróleo caigan ligeramente en el segundo trimestre. Mientras que, durante el cuarto trimestre del año pasado y el primero de este, las empresas petroleras rusas han estado trabajando en un entorno con los precios al alza.

Esta situación única no es propia de las crisis de 1998 y 2008–2009, según señala el director del departamento analítico de United Traders, Mijaíl Krylov. Por ejemplo, en 1998 se registró el mayor encarecimiento del dólar con respecto al rublo —en un 247 %—, mientras que el precio medio del petróleo Brent cayó en un 33 %, hasta los 12,76 dólares el barril. En 2009 ocurrió algo parecido. Krylov señala que, en medio de una caída del 36 % en el precio del petróleo, el dólar registró su mayor cotización con una denominación de 36,73 rublos en 2009.

En general, un rublo débil resulta más rentable a los exportadores, pero en un contexto en el que la materia prima se encarece, el sector petrolero vive un cuento de hadas.

“Para el sector petrolero esta situación es ventajosa, puesto que todos sus ingresos están en dólares y la divisa en la que pagan sus impuestos es la rusa. La caída del rublo ha sido directamente proporcional al incremento de ingresos en el sector petrolero, porque la mayor parte de los impuestos y aranceles se calcula en base al tonelaje y no a un tipo porcentual. Nosotros prevemos un aumento de los ingresos del sector petrolífero y una caída del rublo de un 12,7 % aproximadamente”, explica Mijaíl Krylov. 

Quién está en números positivos

Entre los empresarios del petróleo, la compañía Surgutneftegaz se encuentra en una situación especialmente ventajosa. “Hace tiempo que Surgutneftegaz se parece más a un fondo de inversión —con una posición de cambio equivalente a 30.000 millones de dólares— que a una compañía petrolífera. La revalorización de la posición de cambio aumenta automáticamente los beneficios netos y el volumen de dividendos de acciones preferentes para el 2014”, dice el director de la empresa analítica Alpari, Alexander Razuváev.

“La combinación de rublo barato y petróleo caro parece la excusa perfecta para adquirir una pequeña porción de Lukoil o de Surguneftegaz”, consideran en Bank of America Merrill Lynch.

Por otro lado, Lukoil y Rosneft están ganando un poco menos con la devaluación del rublo, según señalan los expertos. En particular, Rosneft tiene una deuda externa, lo que significa que la compañía está obligada a adquirir cada pocos meses una gran cantidad de divisas a cualquier precio.

Mientras tanto, el alto volumen de exportaciones de Gazprom le garantiza la entrada en números positivos. Sin embargo, Bank of America señala que la congelación de las tarifas podría frenar el efecto de esta situación única. 

Ingresos para el presupuesto, precios más caros para los consumidores

Mijaíl Krylov considera que, gracias a esta situación, los ingresos del sector petrolero y gasístico alcanzarán este año los 862.000 millones de rublos o el 1,2 % del PIB estimado, pero solo el 0,95 % constituirán ingresos adicionales.

“Gracias a la entrada de nuevos ingresos en el presupuesto, resultará más fácil solucionar los problemas de déficit que este plantea y presentar una imagen más positiva del desarrollo progresivo del sistema financiero del país”, explica el analista financiero de Lionstone Investment Services Ltd, Andréi Zion.

“No obstante, la situación actual no ayudará a un presupuesto deficitario mientras esté vigente la ley presupuestaria que decreta la sustracción de superbeneficios a las empresas petroleras para ingresarlo en el Fondo de Reserva hasta que este alcance el 7 % del PIB”, señala Krylov. El Fondo de Reserva no superaba el 4,3 % del PIB a principios de año.

Los únicos que no verán ninguna ventaja en la bajada del rublo son los consumidores. El precio de todas las importaciones subirá. Los líderes del sector automovilístico ya esperan un aumento del precio de los vehículos cercano al 10 %. Y aunque hace tiempo que el montaje de un buen número de marcas extranjeras se realiza en territorio ruso y con piezas fabricadas en Rusia, algunas de las piezas más caras siguen importándose.

 Los comerciantes de electrónica de consumo y de alcohol también esperan una subida de precios. Las compañías turísticas han sido de las primeras en reaccionar a la subida del curso del dólar y del euro, de modo que las vacaciones en el extranjeroserán ahora más caras para los rusos. 

Artículo abreviado. Publicado originalmente en ruso en Vzgliad.