Por qué Rusia teme la adhesión de Kazajistán a la OMC

Fuente: Reuters

Fuente: Reuters

Kazajistán pide que se acelere su proceso de entrada a la OMC. Y esto es motivo de preocupación para Rusia. Los expertos consideran que EE UU y la UE podrían desviarse del mercado ruso a través del país centroasiático. Si tienen éxito las negociaciones, todos los logros de Rusia durante el proceso de adhesión a la OMC no habrán servido de nada.

Kazajistán ha solicitado a los líderes de la Unión Europea que trabajen para una rápida conclusión de las negociaciones sobre su adhesión a la OMC. Así lo aseguró el presidente de la República, Nursultán Nazarbáyev, en su reunión con el presidente de la Comisión Europea, José Manuel Barroso.

La Unión Aduanera (UA) es el primer proyecto económico trascendente del territorio postsoviético. Se trata de un modelo de integración económico-comercial entre Rusia, Bielorrusia y Kazajistán. Establece un territorio dentro del cual no se aplican aranceles ni limitaciones de carácter económico al comercio mutuo de bienes, a excepción de algunas medidas especiales de protección, compensatorias y antidumping.

Como resultado de esta coalición, Rusia, Kazajistán y Bielorrusia están capacitados para competir incluso con la economía alemana: el PIB de estos tres países unidos casi equivale al del país germano.

"El volumen de comercio con la Unión Europea supone 50.000 millones de dólares. Actualmente estamos trabajando en una serie de cuestiones, y en particular, el acuerdo sobre la ampliación del grado de asociación y cooperación. En la medida de lo posible, conviene agilizar la firma de este documento. También nos hemos interesado por el tema del régimen de exención de visados con la UE. Sin embargo, lo más relevante ahora es nuestra entrada a la OMC", declaró el presidente kazajo.

Kazajistán tiene como objetivo convertirse en miembro de la OMC desde 1993 y espera unirse a esta organización en 2014. 

Un amenaza para Rusia

Según los expertos, Estados Unidos y la UE estarían tratando de conseguir aranceles inferiores a los vigentes en la Unión Aduanera, a través de la OMC y desde Astaná, después de lo cual entrarían en el mercado ruso vía Kazajistán.

"Esto amenaza directamente a la economía rusa. Especialmente a aquellas industrias que Moscú, en pleno caldeo de las negociaciones con la OMC, siguió defendiendo. Por encima de todo, nuestro país defendió las industrias automovilística, aeronáutica y agrícola. La Federación Rusa consiguió para éstas una reducción gradual de los aranceles a lo largo de un período de transición de unos pocos años”, se dijo en una nota.

En tal caso, “todos los logros de Rusia en las negociaciones con la OMC se reducirían a cero”, opina el director del departamento de análisis de la compañía Alpari, Alexander Razuvaev.

"Si Kazajistán, una vez adherido a la OMC, no pactara los mismos aranceles que Rusia y se rindiera a la reducción de los impuestos que propone la OMC, en Rusia entraría un chorro de coches, aviones, helicópteros y maquinaria agrícola de importación, a través del país centroasiático. Esto destruiría los productos rusos, que simplemente no podrían competir con un producto barato de importación", resumen los autores de la nota.

El vice primer ministro ruso, Ígor Shuválov, cree que el mercado kazajo es importante para Occidente, pero que el mercado ruso lo es aún más: en estimaciones directas, el tamaño de la economía de Rusia es de 2 billones de dólares, mientras que el de Kazajstán es de 200.000 millones.

"Están tratando de utilizar esta situación para entrar en nuestro mercado con exactamente las mismas condiciones que nosotros hemos rechazado”, afirmó Shuválov. Según él, Kazajstán ha estado jugando el papel de "rehén”. 

Desarrollo de los acontecimientos

Para su adhesión a la OMC, Rusia negoció las condiciones arancelarias de manera coordinada con Kazajistán y Bielorrusia. De modo que sería de esperar que Kazajistán actuase de la misma manera.

"Si Kazajistán decide que su entrada a la OMC (con las condiciones que plantean la UE y los EE UU) es más importante que su integración en la Unión Aduanera, entonces podría pasar a cualquier cosa. O bien Kazajistán saldría de la UA; o esta continuaría a nivel formal, pero disolviéndose por falta de integrantes; o bien Rusia, deseando mantener la Unión a cualquier precio, podría aceptar cualquier condición esgrimida por Kazajistán. Hay que entender también que seguramente Bielorrusia estaría en contra. Así que, para mantener la asociación integrada, Rusia tendría que compensar la pérdida de Bielorrusia, y luego de Armenia, que aparentemente se unirá pronto a la UA”, explica el jefe del laboratorio de comercio internacional del Instituto Gaidar, Alexander Knobell.

La situación podría resolverse si Kazajstán consigue, por parte de la OMC, las mismas condiciones en materia de aranceles que Rusia. "Occidente siempre prefiere negociar con los fuertes. Por ello, creo que cuando se enfrenten a una posición unida entre Rusia y Kazajistán se retractarán. Y las condiciones de entrada para Kazajistán se acercarán a las rusas. Esta es la lógica económica",  opina Razuvaev. 

Artículo realizado en base a materiales de Vzgliad y Rosbalt.