Deutsche Bank prevé un crecimiento del 3,3 % en Rusia durante el 2014

Fuente: Reuters

Fuente: Reuters

Las reformas que se están llevando a cabo y la mejor de la coyuntura económica mundial serán algunas de las principales causas para realizar estas estimaciones.

Yaroslav Lisovoni, economista principal del Deutsche Bank en Rusia, declaró a finales de noviembre que el crecimiento del PIB ruso en 2013 será del 2 % y en el 2014, del 3,3 %. Este pronóstico contradice la “tradición” de los expertos independientes, más duros en sus predicciones que los funcionarios estatales.

Según el economista, la mejora de la coyuntura económica global será una de las mayores contribuciones. El banco alemán espera un crecimiento global de un 2,7 % de media este año y del 3,7 % en el 2014. En centros económicos como EE UU y Japón el crecimiento del PIB este año será del 1,8 % mientras que en en 2014 será del 3,2 % y del 1 %, respectivamente.

Según explicó el economista de Deutsche Bank lo más importante para Rusia será la situación en Europa y China. Además, los factores de la política interna también desempeñarán un papel sustancial a la hora de poder cumplir esta predicción optimista.

Previsiones de crecimiento de la economía rusa para el periodo 2014-2017

FMI: 3,4 %

OCDE: 3,6 % 

Ministerio de Desarrollo Económico de Rusia: 3,3 %

Los expertos también se refirieron al descenso del ritmo de la inflación, a la congelación de algunas tarifas de los monopolios estatales, a la mejora del pago de dividendos y al apoyo del Banco Central para mejorar los créditos a las empresas. Lisovolik declaró que estas cuestiones serán factores clave en las reformas y la restructuración. 

Según el economista de Deutsche Bank, “el crecimiento debería favorecer la ampliación de la economía financiera y también las iniciativas gubernamentales para promover el aumento de la inversión en proyectos clave de infraestructura”.

Recientemente el Ministerio de Desarrollo Económico y Comercio declaró que para apoyar la aceleración de las inversiones, el Estado debe invertir los ingresos derivados del petróleo en proyectos de infraestructuras clave: tren de alta velocidad Moscú-Kazán, la línea Baikal-Amur Maguistral (BAM), la red ferroviaria del Transiberiano y la carretera de circunvalación central (TsKAD) en la región de Moscú.

El Ministerio reconoce que la inversión ha descendido según los planes previos. Se contempla un crecimiento de la inversión hasta el 3,9-6 % (menos 1,3 % para el periodo enero-agosto de 2013, el pronóstico al cierre del año es del 2,5 %).

La caída de las inversiones este año también obedece a causas técnicas, explica el Ministerio. Gazprom, que representa aproximadamente el 10% de toda la inversión de capital en la economía rusa, ha concluido la construcción del gasoducto Nord Stream, que une Alemania y Rusia, reduciendo su programa de inversión aproximadamente un tercio.

A pesar de ello, según el índice del Banco Mundial Doing Business, el clima de negocios en Rusia ha mejorado. Este año ha escalado 20 puestos y se sitúa en el 95º de 185 países. Una de las principales causas ha sido las reformas realizadas para mejorar el acceso a la electricidad.

Sin embargo, recientemente el ex ministro de Finanzas, Alexéi Kudirn, hizo un análisis crítico de la situación. Declaró que el principal problema de la economía rusa es un modelo basado en los precios del petróleo. “Para que el anterior modelo de crecimiento económico ruso pueda funcionar necesitamos que los precios mundiales del petróleo crezcan anualmente entre 20 y 30 dólares”, declara Kudrin a Moskovski Komsomólets.

Además de la dependencia del petróleo, economistas rusos han señalado que una de las causas de la situación económica es el desequilibrio en la distribución de la riqueza. Un estudio de  Credit Suisse Research Institute, publicado a principios de octubre, señalaba que Rusia es uno de los países con una mayor desigualdad en salarios y distribución de la propiedad.