El Banco Mundial reconoce una mejoría en el clima de negocios de Rusia

El país escala 20 puestos en el índice 'Doing Business' y supera a China, India o Brasil. Fuente: PhotoXPress

El país escala 20 puestos en el índice 'Doing Business' y supera a China, India o Brasil. Fuente: PhotoXPress

Rusia ha escalado 20 puestos en el índice 'Doing Business' del Banco Mundial, quedando el 92º de 185 países. Esto es resultado de un esfuerzo conjunto para las reformas y de mejoras generales. Entre ellos destaca el acceso a la electricidad, según un nuevo informe del citado organismo.

Los resultados se acercan al objetivo de Vladímir Putin de llevar a Rusia del puesto 120º al 20º en 2018, a través de una serie de “hojas de ruta” diseñadas para reducir la burocracia y los trámites. Los resultados actuales muestran los primeros signos tangibles de éxito, reconocidos por una gran organización internacional.

En el índice, Rusia ha superado a China, que ha obtenido el puesto 96º, y queda mejor situada que todos sus compañeros del grupo BRICS. Brasil ha subido dos plazas, quedando 116º, mientras que India ha perdido 3 posiciones, hasta la 134ª.  

Electricidad y fronteras

Rusia ha realizado mejoras en el acceso a la electricidad, subiendo 71 puestos en esa categoría, según el Banco Mundial. Rusia también avanzó 29 plazas en las facilidades para el registro de propiedades. Sus sectores más débiles siguen siendo los permisos de construcción, donde se queda 178ª, y el comercio transfronterizo, con un 157º puesto.

Oleg Budargin, director de la Compañía Eléctrica Federal subrayó que en fiabilidad eléctrica, medida por el número de apagones, Rusia ya ha superado a muchos países desarrollados. Los apagones en Rusia duran una media de 0,9 horas, comparado con las 1,7 de Europa y las 3,3 horas mundiales.

“Hemos reducido el coste de la conexión a la red eléctrica en un 60 %, de 9.500 rublos en 2009 a unos 3.000 (93 dólares). Esto ha resultado en un aumento de la demanda, de 200.000 en 2009 a 416.000 en 2012”, explicó Budargin.

Por su parte, Ruslán Davídov, subdirector del Servicio Aduanero de Rusia, señaló que los datos del estudio actual se recogieron en marzo y que los indicadores de comercio internacional verán una gran mejora el año próximo.

“Hemos reducido en siete días el tiempo de importación de productos y en seis el de exportación. El año que viene, el 100 % de los documentos aduaneros se procesarán online. Para 2018, nuestra meta es que todo el proceso de importación/ exportación no tarde más de dos horas”

Alexéi Komissarov, responsable del Departamento de Política Industrial y Empresa de Moscú, expresó su gratitud por el progreso en estos ámbitos: “En Moscú hemos establecido un control fronterizo especial para equipos de alta tecnología que permite su importación en seis horas en lugar de varios meses, como antes. Es muy importante para la ciudad atraer empresas de alta tecnología.” 

Unión Euroasiática

Diversos expertos han señalado que el espacio económico común de Rusia, Bielorrusia y Kazajistán, que será una realidad en 2015, podría hacer que las compañías invirtiesen en esos países en lugar de en Rusia, para aprovechar mejor un mercado de 170 millones de consumidores.

Bielorrusia obtuvo el 63º puesto este año y Kazajistán el 50º, lo que hace que la necesidad de reformas sea aún más urgente. Por otra parte, el presidente kazajo, Nursultán Nazarbáyev, ha sugerido que la Unión Euroasiática debería incluir países como Turquía o Armenia.

“No he oído que una sola compañía se traslade a ninguno de esos países desde la Unión Aduanera (predecesora de la Unión Económica Euroasiática)”, recuerda Alexánder Ivlev, mánager delegado de EY en Rusia. “En Rusia hay una floreciente clase media y mejores beneficios. Además, nuestro sistema de impuestos se adecúa a los estándares internacionales que esperan los inversores”.  

Aún queda trabajo por hacer

“Solo hemos hecho la parte más fácil”, dice Andréi Nikitin, responsable de la Agencia de Iniciativas Estratégicas, encargada de desarrollar los planes para cumplir los ambiciosos objetivos de Putin. “Necesitamos estar seguros de que todos estos cambios positivos llegan a las regiones y no solo a Moscú, donde se recogen los datos del Banco Mundial”.

Como consejero de inversiones de los gobernadores de varias regiones rusas, veo grandes mejoras en la reducción de las barreras administrativas locales, lo que es especialmente relevante para las industrias no extractivas”, explica el empresario Román Putin. “Pero a nivel federal, aún no hay un único marco para todos los inversores y la situación es mucho menos transparente”.

“Un estudio de UBS AG y Campden Research de principios de año señaló que el exceso de burocracia y la corrupción no han mejorado desde 2012. Por tanto, es demasiado pronto para celebrarlo.

Pero los inversores extranjeros no serán nuestra salvación. Necesitamos crear un ambiente donde los emprendedores rusos inviertan en producción en lugar de solo recoger dividendos. Al fin y al cabo, tenemos que hacer esto por nosotros mismos”, puntualiza Nikitin.

“Eso sí, el discurso ha cambiado desde el año pasado. Ya no se habla de si tenemos que mejorar o no el clima de negocios, sino que llevamos a cabo políticas específicas para conseguirlo”, añadió.

Budargin lo dice más claro: “Hemos cambiado”.

Acceda a toda la información sobre el índice Doing Business del Banco Mundial. 

Todos los derechos reservados por Rossiyskaia Gazeta.