La inversión en infraestructuras será el principal impulso para el crecimiento económico de Rusia

Fuente: ITAR-TASS

Fuente: ITAR-TASS

Para acelerar el crecimiento económico hasta el 3-3,3 % en 2014-2016, se contribuirá con inversiones de ingresos generados del petróleo en infraestructuras, se flexibilizará la política monetaria y crecerá la inversión privada, explica el Ministerio de Desarrollo Económico y Comercio en el macropronóstico actualizado para 2014-2016.

El Ministerio establece que deben coincidir una serie de condiciones para que se produzca la aceleración. La mejora del clima de negocios y la reducción de riesgos externos debería conducir a una disminución de la fuga de capitales y a la reanudación de los flujos de capital a partir de 2016. 

Las empresas, tras evaluar positivamente el crecimiento de la demanda exterior e interior, aumentarán la demanda de crédito. El Banco Central empezará a reducir las tasas de interés que, a su vez, acelerará el crecimiento concediendo préstamos a las empresas del actual 14 % al 16-17 % en 2014.

Finalmente, los fondos de crédito se utilizarán para invertir en la mejora de la competitividad de los productos y en la sustitución de importaciones.

Para apoyar la aceleración de las inversiones, el Estado debe invertir los ingresos derivados del petróleo en proyectos de infraestructuras clave: el tren de alta velocidad Moscú-Kazán, la línea Baikal-Amur Maguistral (BAM), la red ferroviaria del Transiberiano y la carretera de circunvalación central (TsKAD) en la región de Moscú.

El Ministerio reconoce que encierra un riesgo partir de un escenario base en el que se contempla un crecimiento de la inversión hasta el 3,9-6 % (menos 1,3 % para el periodo enero-agosto de 2013, el pronóstico al cierre del año es del 2,5 %). Hay más probabilidades de que el crecimiento económico sea menor de lo previsto que probabilidades de que el crecimiento sea mayor.

Por lo demás, las inversiones pueden estimular el crecimiento económico al menos durante el próximo año, debido a razones técnicas. 

La caída de las inversiones este año también obedece a causas técnicas, explica el Ministerio. Gazprom, que representa aproximadamente el 10% de toda la inversión de capital en la economía rusa, ha concluido la construcción del gasoducto Nord Stream, que une Alemania y Rusia, reduciendo su programa de inversión aproximadamente un tercio. 

El gobierno también ha finalizado la construcción de toda una serie de megaproyectos, y la inversión estatal se ha reducido un 20 % en términos reales. Durante el próximo año, no se producirá otra caída, y el “efecto base”, que tuvo un impacto negativo en los ritmos de crecimiento económico este año, en el siguiente, por el contrario, será un plus.

Se prevé que este efecto, ya en la segunda mitad de 2013, acelerará el crecimiento del PIB hasta el 2,2%, contra el 1,4% del primer semestre.

Mientras tanto, se estima que el crecimiento en la inversión privada (excluyendo las empresas estatales) se desacelerará del 11 % de este año al 5 % en 2014. Por eso, el Ministerio espera un aporte bastante mayor de los proyectos casi presupuestados, como la construcción de carreteras con dinero procedente del Fondo Nacional de Bienestar (FNB).

“Las infraestructuras son una oportunidad para aumentar el potencial de crecimiento, y el gobierno, por lo tanto, debe participar activamente en ello”, declara Oleg Zasov, director departamental del Ministerio. Sin embargo, las normas presupuestarias imponen restricciones y, por consiguiente, los ingresos del petroleo y el gas son la única fuente de financiación disponible.

Se espera que una flexibilización de la política monetaria del Banco Central mantenga las altas tasas de crecimiento en los créditos al consumo, por lo menos un 20 % al año, compensando la desaceleración del crecimiento de ingresos reales: hace sólo un mes, se suponía que, en 2014-2016, sería mayor o estaría al mismo nivel que en 2013.

La desaceleración se producirá no tanto por la decisión de indexar las tarifas residenciales en 2014 (su aporte a la tasa de inflación sólo ascenderá aproximadamente a los 0,2 puntos porcentuales), sino debido a la reforma de las pensiones que se iniciará en 2015.

Se preveía un aumento de las asignaciones para vidas laborales de más de 30 años de antigüedad en el caso de las mujeres y de 35 años, en el caso de los hombres, pero finalmente se decidió no aplicar la medida. Según datos del Fondo de Pensiones, más de 20 millones (aproximadamente la mitad) de los actuales pensionistas cumplen este requisito.

La revisión a la baja de la pensión media para 2015 ha conllevado una tasa reducida de crecimiento en ingresos reales de alrededor del 10 %; el crecimiento se ha rebajado del 3,3 al 3 %. El crecimiento  nominal anual promedio de las pensiones para 2014-2016 será un cuarto menor, del 7,5 %, en lugar del 10 %.

Una parte cada vez más grande de la estructura de consumo se destinará a los productos nacionales, según las previsiones del Ministerio de Desarrollo Económico y Comercio. Influirá tanto el debilitamiento del rublo (a expensas de la reducción de la exportación) como los esfuerzos de las empresas para mejorar la competitividad de sus productos.

Las causas de la desaceleración rusa no son cíclicas sino estructurales, y el crecimiento en términos de PIB es muy poco probable que sea superior al 2 % en los próximos 5-10 años, afirma el analista Iván Chakarov, de Renaissance Capital. Hay dos maneras de mejorar esta tasa.

Según el experto, el Estado y las señales del Gobierno, muestran que no han recurrido a la primera opción, esto es, a las reformas estructurales: la privatización se ha aplazado y la reforma de las pensiones se retrasa. 

Sólo queda la segunda opción, la de aumentar la deuda nacional. Según los cálculos de Renaissance Capital, el crecimiento de la deuda externa del actual 3 % a un 35 % del PIB (que es sólo la mitad del nivel de India o Brasil, señala Chakarov) atraería aproximadamente 1,2 billones de dólares de inversión a la economía.

“En ausencia de reformas, este es el único escenario posible para el Gobierno que tendría un efecto positivo en la economía”, contó Chakarov en el foro Fitch. En cualquier caso, se necesitará dinero, afirmó también el experto, con las elecciones a la Duma Estatal y a la presidencia en el horizonte.

Artículo publicado originalmente en ruso en Védomosti.