Kaláshnikov vende el 49 % de su capital social a inversores privados

El vice primer ministro ruso, Dmitri Rogozin (a la derecha) junto con Mijaíl Kaláshnikov. Fuente: Ruslán Krivobok / Ria Novosti

El vice primer ministro ruso, Dmitri Rogozin (a la derecha) junto con Mijaíl Kaláshnikov. Fuente: Ruslán Krivobok / Ria Novosti

La empresa estatal Tecnologías Rusas —o Rostec, por sus siglas en ruso— confirmó el lunes la venta de un 49 % de participación en el fabricante de armas Kaláshnikov Corporation a inversores privados por 2.500 millones de rublos, 55 millones de euros.

En una declaración a la prensa, Rostec afirmó que los nuevos accionistas son una empresa conjunta propiedad de Andréi Bokarev, copropietario de Transmashinkholding y Kuzbassrazrezugol, y Alexéi Krivoruchko, propietario de Aeroexpress.

El presidente Vladímir Putin ha respaldado la venta a inversores privados, según fuentes gubernamentales. El ejecutivo ha insistido en que los compradores sean ciudadanos rusos.

El Transmashholding de Bokárev es un contratista del Ministerio de Defensa, además de sus operaciones de material rodante. En 2006, Krivoruchko era consultor del exportador estatal de armas Rosoboronexport.

El jefe de Rostec, Serguéi Chemezov, describió la colaboración público-privada como un “modelo efectivo para reformar compañías industriales nacionales”.

Rostec mantendrá un 51 % de participación del. Los 55 millones de euros se invertirán en los dos próximos años y se gastarán en proyectos de desarrollo.

El acuerdo ha contado con la aprobación de Vladímir Putin, según una fuente de la industria de defensa citada por el diario ruso Kommersant.

La inversion debería recobrarse en cinco años, según cita el diario a la empresa Krivoruchko.

“Nuestros planes incluyen un aumento significativo de la capacidad de fabricación. En particular, estamos interesados en establecer empresas conjuntas con socios extranjeros para producir pólvora y municiones”, dijo.

La fábrica de armas rusa Izhmash, fabricante del legendario rifle de asalto AK-47, cambió su nombre a Kaláshnikov Corporation a mediados de agosto y pronto integrará algunas otras plantas de defensas a la nueva propiedad. A la aclamada marca Kaláshnikov se unirán Izhmash, Izhmej y otros pequeños fabricantes de armas.

Izhmash produce más de 70 tipos de armas, incluidas armas de fuego, cañones antiaéreos y proyectiles de artillería, así como una variedad de armas deportivas y de caza. La compañía ganó un contrato del gobierno ruso de 300 millones de euros en julio para producir misiles antiblindaje. Izhmej es más conocida por su pistolas Makárov y Yarygin.

Sin embargo, en los últimos tiempos ambas compañías han estado sufriendo dificultades financieras y un serio descenso en el rendimiento de producción. El gobierno espera reactivarlas con la unión y creación de una nueva marca.

Mijaíl Kaláshnikov, de 93 años, y diseñador del rifle de asalto, autorizó personalmente el uso de su nombre para la nueva corporación en febrero. 

Artículo publicado originalmente en RIA Novosti.

El empresario Bokárev dijo que esperaba beneficios de la inversión. “Tenemos experiencia creando compañías con éxitos financieros en el área de la construcción de la máquina-herramienta”, afirmó

Krivoruchko dijo que Kaláshnikov planea crear empresas conjuntas con firmas extranjeras para hacer pólvora y cartuchos.

Kostantin Makiyenko, editor de la publicación industrial Moscow Defense Brief, constató que la decisión del gobierno de permitir la privatización de una participación tan grande en una compañía de defensa lo pilló por sorpresa.

Artículo originalmente publicado en The Moscow Times. 

Todos los derechos reservados por Rossiyskaia Gazeta.