Rusia potencia la cultura del emprendimiento

Los países del G20 hacen progresos en las áreas de cooperación fiscal por encima de las fronteras. Fuente: Reuters

Los países del G20 hacen progresos en las áreas de cooperación fiscal por encima de las fronteras. Fuente: Reuters

Existe un reconocimiento cada vez más extendido entre los países del G20 respecto del importante papel que juegan los emprendedores en el desarrollo de la economía y, de hecho, muchos países han introducido una diversidad de programas diseñados con el fin de incentivar el autoempleo.

Aquí en Ernst & Young, aprovechamos la cumbre del G20 en San Petersburgo para analizar el avance de estos esfuerzos. Observamos veinte países en cinco categorías diferentes: acceso a la financiación, cultura del emprendedor, impuestos y reglamentaciones, educación y capacitación, y apoyo coordinado.

Quisiera dedicar un momento a compartir algunas de nuestras reflexiones respecto del país anfitrión de la cumbre del G20: Rusia.

En comparación con años anteriores, vemos que la comunidad emprendedora de Rusia muestra más energía. Se están creando nuevas asociaciones y se observa una mayor actividad en organizaciones regionales.

En resumen, las cosas están mejorando. Este avance se ve representado por indicadores como el tiempo para iniciar un negocio y la cantidad de horas dedicadas a asuntos administrativos e impositivos. También hemos visto avances en la legislación de la gerencia corporativa y de inmigraciones.

Rusia se desempeña especialmente bien en la categoría que denominamos ‘apoyo coordinado’, ubicándose sobre cualquier otro país del G20 en el área. Es importante destacar que esto no implica que Rusia ofrezca el apoyo a los emprendedores de mayor calidad dentro del G20, sino que estos en Rusia fueron quienes más probablemente dieron cuenta de una mejora en el respaldo de los últimos tres años.

¿Es fácil emprender en Rusia?

Rusia cuenta con tres importantes instituciones de desarrollo que se encuentran involucradas de forma activa en la inversión de fondos estatales para el desarrollo de emprendimientos: Russian Venture Company (RVC), Rusnano y la Fundación Skólkovo. RVC realiza inversiones a través de fondos privados de capitales de riesgo conformados conjuntamente con inversores privados. Ahora esos fondos son doce, incluidos dos establecidos en una jurisdicción extranjera, valuados en un total de 850 millones de dólares. El capital de RVC excede los 500 millones de dólares. A principios del  2013, 139 empresas innovadoras fueron financiadas por los fondos de capital de riesgo de RVC.

Rusnano fue creada en 2007 y ha realizado inversiones por más de 4.000 millones en más de 90 empresas. El referente es la recaudación por ventas de 10.000 millones de dólares provenientes de estas empresas de proyectos que utilizan tecnologías de avanzada. La Fundación Skólkovo, financiada por el Estado y creada tres años atrás con el objetivo de respaldar los proyectos innovadores más sobresalientes, ya ha brindado tratamiento impositivo preferencial y becas a cientos de nuevos emprendimientos. Desde el año 2010, la Fundación Skólkovo ha recibido cerca de mil millones de dólares en fondos estatales. 184 de los 832 residentes de Skólkovo han recibido becas de la fundación por un total de 300 millones de dólares.

Los parques industriales se encuentran entre las iniciativas de desarrollo comercial más efectivas de Rusia. Hacia finales de 2012, existían en suma 303 parques industriales, en todo el país. Esta cifra sin dudas se incrementará considerablemente tras el anuncio de 50 nuevos proyectos solo en el año 2012. Cerca de uno de cada cuatro emprendedores afirma que el acceso a comerciales ha mejorado muchísimo en los últimos tres años.

El capital semilla ha tenido menor disponibilidad, si bien el Gobierno acaba de anunciar su apoyo de 200 millones de dólares a un fondo de inversión en startups de Internet (FRII ). Este fondo prestará mucha atención a las empresas en sus etapas más iniciales de desarrollo. Su objetivo no es sólo otorgarles dinero, sino también construir toda la infraestructura necesaria para el desarrollo exitoso de la industria de Internet en Rusia.
Otra área en donde Rusia demuestra significativos avances es la gestión tributaria. Un ejemplo de ello es el tiempo que les lleva a las empresas lidiar con los impuestos: el promedio ruso durante tres años fue de 262 horas, pero a partir de 2012, dicha cifra se redujo a 177 horas. Durante más de diez años, Rusia ha contado con un impuesto fijo del 13% sobre los ingresos (de los más bajos del mundo). 

En la actualidad, se pueden adjudicar a las pequeñas y medianas empresas (PyMEs) cerca de un 20% de los nuevos puestos de trabajo en Rusia. El presidente ha expresado con claridad su expectativa de que el Gobierno desarrolle políticas en pos de incrementar el porcentaje del PBI correspondiente a las PyMEs hasta alcanzar un 50%. En pos de alcanzar dicha meta, deben darse los pasos adecuados en diversas áreas, a fin de mejorar el marco normativo y el ambiente emprendedor en Rusia.
Resulta de extrema importancia que el Gobierno escuche lo que las empresas tienen para decir.

Alexander Ivlev es socio director de Ernst & Young en Rusia.