Rusia intercede por Lukoil en Irak

El precio de coste de la extracción de petróleo en Irak es uno de los más bajos del mundo: alrededor de 1,5 euros el barril. En Rusia es de entre 2,26 y 5,3 de media. Fuente: Flickr/Mondayne

El precio de coste de la extracción de petróleo en Irak es uno de los más bajos del mundo: alrededor de 1,5 euros el barril. En Rusia es de entre 2,26 y 5,3 de media. Fuente: Flickr/Mondayne

El Ministerio de Asuntos Exteriores y el Ministerio de Energía de Rusia han comunicado al primer ministro irakí el interés de Lukoil por el yacimiento de Kirkuk.

El Primer ministro irakí Nuri al-Maliki ha recibido una carta del gobierno de Rusia en la que le comunica el interés de la principal petrolera privada rusa, la empresa Lukoil, por el yacimiento de Kirkuk, según comunica IraqiNews. Según dice la agencia "el gobierno de Rusia envió un mensaje al Primer ministro Maliki, comunicándole que Lukoil estaba interesada en Kirkuk, sin añadir más detalles".

Alia Samigullina, representante del vicepresidente Arkadi Dvorkovich, supervisor de la industria energética, confirmó a Védomosti que se había enviado esa misiva. "La iniciativa proviene del Ministerio de Energía y del Ministerio de Asuntos Exteriores. Trataba un amplio espectro de cuestiones. Se recordaban los intereses de diferentes empresas, entre otras Lukoil", dijo Samigullina. El representante de Lukoil no pudo responder a la pregunta de si la empresa había enviado al gobierno irakí su petición y cual había sido la respuesta.

En abril el presidente de Lukoil, Vaguit Alekperov comunicó que Lukoil había propuesto al gobierno irakí transformar el petroleo en la refinería de ISAB. "En Irak hay un gran déficit de productos petrolíferos. Descartando la construcción de la nueva refinería, ofrecemos la participación de nuestra planta en Sicilia (ISAB) mediante el suministro de petróleo a nuestra refinería a cambio de productos elaborados al país", declaró Alekperov. Pero según él, "Irak sigue queriendo construir su propia refinería". El representante de Lukoil no pudo responder a la pregunta de si la empresa había enviado al gobierno irakí su petición y cual había sido la respuesta.

Lukoil se convirtió en copropietario de ISAB (con una capacidad de 16 millones de toneladas al año) en 2008, llegando a un acuerdo para crear una joint venture con la italiana ERG: por el 49% de la joint venture pagó 1.378 millones de euros y después aumentó su participación hasta el 80% por 605 millones de euros.

Ahora Kirkuk (con unas reservas de 2.200 millones de toneladas) es explotada por la irakí Empresa petrolífera estatal del norte (en nombre del Ministerio del petróleo de Irak). "Sin embargo se están llevando a cabo negociaciones con BP para que los británicos ayuden a aumentar la extracción del yacimiento hasta los 600.000 barriles al día desde los actuales 260.000 (en los mejores años de inicios de los 2000 la producción alcanzó los 900.000)", recuerda el analista de la empresa de inversión financiera "Solid", Artur Ajmetov.

Por eso el entrevistado considera que el actual volumen de extracción del yacimiento  (de no firmarse el contrato con BP) es teóricamente suficiente para suplir el 80% de la capacidad de la empresa. Sin embargo el petróleo debería llegar a la fábrica con un descuento del 15-20% sobre el precio de mercado. En este caso se podría alcanzar una rentabilidad de 7,5-11,2 euros por barril y poner a la empresa en beneficios.

 

 

Según declaró en abril a Védomosti el director técnico de la refinería, Oleg Vedernikov, ahora la rentabilidad de la fábrica ISAB de Sicilia, bajo control de Lukoil, es prácticamente nula, aunque cuando fue comprada por la compañía este indicador era de 9 euros por barril. Según él, Lukoil planea optimizar la capacidad de la fábrica y renunciará a algunas reservas. En un futuro cercano la empresa deberá subir a una rentabilidad de 3,8 euros por barril prometió.

El analista del Raiffesenbank, Andréi Polischuk, recuerda que el precio de coste de la extracción de petróleo en Irak es uno de los más bajos del mundo: alrededor de 1,5 euros el barril. En Rusia es de entre 2,26 y 5,3 de media.

Artículo original en ruso